> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Mujer | sección
Misión de la mujer | categoría
Educadora | tema
Autor: Gloria Conde | Fuente: Mujer Nueva, editorial Trillas
Mujer como educadora
Las mujeres podrán influir muy positivamente en el ámbito educativo.
 
Mujer como educadora
Mujer como educadora


Su ser educadora

La madre es la primera educadora del hijo


La mujer es madre en todas las dimensiones de su persona, no solamente en el plano biológico. Así que su misión materna no se reduce a gestar, dar a luz y alimentar a su hijo sino que consiste en «darle la vida» en el sentido humano y pleno, como corresponde al hijo en su condición de persona. De ahí que la madre es la educadora, la primera «formadora» del hijo y, por extensión, de toda la humanidad. Ella «da forma» a ese ser a imagen y semejanza de Dios y lleva al hijo a su plenitud humana. La mujer realiza esta misión no en un nivel meramente intelectual, ofreciendo una serie de enseñanzas, normas, conocimientos a su hijo, sino que le da toda su persona para que el hijo llegue a ser persona en plenitud.

Esto lo comunica la madre con la entrega de todo su ser: su cuerpo, su energía, su atención, su psicología, su imaginación, su sensibilidad, su goce y su sufrimiento en el don. Todo lo recibe el hijo y llega a imprimirse en su ser de forma indeleble. Sobre todo en los primeros años de vida del niño, desde su nacimiento hasta los cinco años, se da una unión física y psicológica muy fuerte entre madre e hijo a través de la cual la madre imprime en el niño los códigos de conducta que lo marcarán de forma definitiva para el resto de su vida. Esta experiencia es tan profunda en el niño que difícilmente otros «códigos» llegarán a borrar lo asimilado en esta etapa de su desarrollo. Aunque en etapas posteriores, el niño absorba códigos contrarios, tarde o temprano, sobre todo en su edad adulta, saldrá a la luz en sus reacciones y comportamientos lo que vivió en su primera infancia.

La educación: tarea recíproca del padre y de la madre

La mujer, con el apoyo del hombre, forma en sus hijos, el corazón del hombre y de la mujer. Esta misión dará todo su fruto en los hijos y en la comunidad familiar en la medida que tanto el padre como la madre se entreguen a su educación y acompañamiento. En esta misión, juega un papel importante la entrega recíproca que manifiesten los padres. Su amor esponsal ofrece al niño un clima indispensable para crecer con serenidad y madurez emocional. De ahí la necesidad mutua de cuidar y crecer en el amor por el bien de los hijos. Para esto la misma tarea educativa ayudará a que los lazos del amor se fortalezcan en el cumplimiento de su primer deber como padres. La tarea educativa implica no poco sacrificio, comunicación constante, compenetración de la pareja, flexibilidad y adaptación del uno al otro y de ambos a los hijos.

Los padres que aman de verdad, acogen a su hijo desde el momento de la concepción con una actitud incondicional, amándolo por sí mismo, independientemente de sus rasgos, cualidades, salud, personalidad. Ellos están llamados a ser instrumentos para que su hijo se desarrolle y florezca sobre todo en el amor, y de esta manera dé fruto llegando a ser un don para la humanidad.

Por otro lado, es importante que la función educativa no recaiga únicamente en uno de los cónyuges. Tanto el padre como la madre dejan en el niño una huella y unos códigos de conducta a través de la presencia cercana, solícita, atenta, activa de cada uno según su feminidad y según su masculinidad. Si falta la figura del padre como educador, difícilmente la madre podrá llenar su espacio y transmitir al hijo su influjo educativo. Igualmente en el caso de que sea la madre la que falte. Los padres, ambos, deberán cuidar, por tanto, que sus tiempos en el hogar sean realmente educativos. Aún viviendo la familia en la misma casa, los hijos pueden crecer con la ausencia de su influjo si las relaciones de familia han sido escasas, distantes y superficiales.

Por el contrario, la presencia equilibrada, no avasalladora ni posesiva, constante, natural, cordial, dentro del ritmo sencillo de la vida cotidiana, de los dos esposos unidos, aporta a los hijos unas bases de solidez emocional y afectiva, autoestima y equilibrio humano que asegurará su futuro de personas integralmente preparadas y formadas para cumplir con éxito su misión en la vida.

Al mismo tiempo, los padres reciben también de sus hijos auténticas lecciones de humanidad. Ellos podrán beneficiarse grandemente del don de sus hijos si mantienen ante ellos una actitud de apertura y disponibilidad. Cuando los niños manifiestan a los padres su amor por el bien y la verdad, se convierten para ellos en verdaderos testigos y mensajeros de Dios para la familia.

La mujer en las instituciones educativas

La mujer puede, así mismo, prolongar su misión educadora más allá de los límites de su propia familia, dedicándose a la formación de la infancia y la juventud en una institución educativa.

Todos aquellos que se dedican a la educación, se encuentran en una situación privilegiada para moldear las mentes de las personas que les son confiadas. Su labor como codificadores de conducta será trascendente para el futuro de los alumnos, siempre que en su trabajo no se reduzcan a «informar» sino que transmitan actitudes y principios de vida, convirtiéndose en auténticos testigos de la verdad.

Los educadores, en este caso la mujer educadora, se convierte para los educandos en modelos de comportamiento. Ellos llegan a moldear lo que será el conjunto de opiniones, ideas, actitudes, conductas, modos de reaccionar del grupo humano sobre el que influyan. Es necesario tomar conciencia del alcance que tiene la educación como un medio que forma las mentalidades. Un niño o un adolescente entra en profundo conflicto cuando hay un enfrentamiento entre lo que le enseñan en casa sus padres y lo que oye en el colegio de sus profesores. Padres y formadores son para el niño una verdadera seguridad, un punto de referencia de todas sus facultades, particularmente un punto de referencia afectivo. Este tipo de antagonismos supone para él profundas rupturas que tendrán sus consecuencias en años posteriores: individualismo, relativismo, falta de confianza en sí mismo y en los demás, rebeldía contra toda autoridad.

Por lo tanto, las mujeres, que son, al mismo tiempo, madres y educadoras, conscientes de esta realidad, podrán influir muy positivamente en el ámbito educativo entablando relación con los padres de los alumnos para lograr que eduquen al niño de forma armónica de modo que no sienta división entre lo que aprende en casa y en el colegio. Al mismo tiempo, las educadoras pueden extender su influjo a los mismos padres de familia dándoles a conocer los principios que se enseñan a sus hijos para que sea toda la familia la que se enriquezca con el conocimiento de la verdad. Así la escuela se convierte en una fuente de irradiación de la verdad en las familias.


 
 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
Descargarlo a tu Palm
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foros de discusión
Mapas Mapa de Mujer
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Mujer
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
• Femineidad
• Misión de la mujer
• Persona
• Trascendencia
• Madre
• Esposa
• Educadora
• Consagrada
• Espiritualidad de la mujer
• Etapas de la vida
• Salud de la mujer
• Trabajo y mujer
• Sociedad y mujer
Lista de correo


Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores en línea
Consulta a nuestro grupo de consultores, son más de 300 disponibles para responder todas tus dudas
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• Red Católica
• Asociación nacional pro superación personal ANSPAC
• Mujer Nueva
• Sacramentos.org

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad
Encuesta
¿Te gustaría mejorar tu comunicación con Dios?
Sí, lo necesito, pero no sé cómo ni tengo quién me enseñe
Sí, hago un poco de oración al día, pero quiero mejorar
Realmente me urge, llevo tiempo buscando eso
Sí, pero creo que no soy capaz
Creo que eso es para sacerdotes y monjas, no para mí
Sé que lo necesito, pero no estaría dispuesto a ir a un curso de oración
Lo he intentado muchas veces y no lo logro, no es para mí
Estoy satisfecho con mi vida de oración
No lo considero importante en mi vida, hay cosas prioritarias
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
 
Foros de discusión
¡Participa!

Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
Publicidad: