> English
> Français
> Italiano
El lugar de encuentro de los catlicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Pgina de Inicio   |   Recomindanos   |   Opiniones   |   Suscrbete
La Iglesia hoy | sección
Untitled Document

"El el espíritu del mal se opone a nuestra santificación"

En el primer domingo de Cuaresma, el santo padre Benedicto XVI rezó el tradicional Ángelus con los miles de fieles y peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro. Estas fueron las palabras del papa al introducir la oración mariana a pocos días de culminar su pontificado.


******

¡Queridos hermanos y hermanas! 

El miércoles pasado, con el tradicional Rito de las Cenizas, entramos en la Cuaresma, un tiempo de conversión y penitencia en preparación para la Pascua. La Iglesia, que es madre y maestra, llama a todos sus miembros a renovarse en el espíritu, a reorientarse de modo decisivo hacia Dios, renegando del orgullo y del egoísmo para vivir en el amor.

En este Año de la fe, la Cuaresma es un tiempo favorable para redescubrir la fe en Dios como criterio-base de nuestra vida y de la vida de la Iglesia. Esto siempre implica una batalla, una batalla espiritual, porque el espíritu del mal, naturalmente, se opone a nuestra santificación y trata de hacer que nos desviemos del camino de Dios. Por esto, en el primer domingo de Cuaresma, es proclamado cada año el evangelio de las tentaciones de Jesús en el desierto.

Jesús, de hecho, después de recibir la "investidura" como el Mesías --"ungido" por el Espíritu Santo--, en el Bautismo del Jordán, fue llevado por el mismo Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. Al comenzar su ministerio público, Jesús tuvo que desenmascarar y rechazar las falsas imágenes del Mesías que el tentador le proponía. Pero estas tentaciones son también imágenes falsas del hombre, que en todo tiempo socavan la conciencia, disfrazándose de propuestas convenientes y eficaces, incluso buenas.

Los evangelistas Mateo y Lucas presentan tres tentaciones de Jesús, separándolas en partes por un orden. Su núcleo central consiste siempre en instrumentalizar a Dios para los propios intereses, dando más importancia al éxito o a los bienes materiales. El tentador es astuto: no empuja directamente al mal, sino a un falso bién, haciendo creer que la verdadera realidad es el poder y aquello que satisfaga las necesidades básicas. De esta manera, Dios se vuelve secundario, se reduce a un medio, al final se convierte en irreal, ya no importa, se desvanece. En última instancia, lo que está en juego en las tentaciones es la fe, porque está en juego Dios. En los momentos decisivos de la vida, aún en retrospectiva, en cualquier momento, nos encontramos en una encrucijada: ¿o bien queremos seguir el yo o a Dios? ¿El interés individual o el verdadero Bien, aquello que es realmente bueno?

Como nos enseñan los Padres de la Iglesia, las tentaciones son parte del "descender" de Jesús a nuestra condición humana, en el abismo del pecado y de sus consecuencias. Un "descenso" que Jesús ha recorrido hasta el final, hasta la muerte en cruz y a los infiernos del extremo alejamiento de Dios. De esta manera, Él es la mano que Dios ha tendido al hombre, a la oveja perdida, para que vuelva a salvo. Como enseña San Agustín, Jesús tomó de nosotros la tentación para darnos su victoria. Por lo tanto no tengamos miedo de afrontar también nosotros la lucha contra el espíritu del mal: lo importante es lo que lo hacemos con Él, con Cristo, el vencedor.

Y para estar con Él dirijámonos a la Madre, María: invoquémosla con confianza filial en los momentos de prueba, y ella nos hará sentir la presencia poderosa de su divino Hijo, para rechazar las tentaciones con la Palabra de Cristo, y así poner a Dios en el centro de nuestras vidas.

Traducción del original italiano por José Antonio Varela V.



Servicios por email Servicios por email
Foros Foros de discusin
Mapas Mapa de
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta seccin
Biblioteca Documentos de apoyo de
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
 
Lista de correo


Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores en lnea
Consulta a nuestro grupo de consultores, son ms de 300 disponibles para responder todas tus dudas
Ver todos los consultores
Apoyan a la sección
Buscadores del Reino
Facultad de Derecho de Cceres, Espaa, Biblioteca
Ediciones Ana B
Radio Mara Argentina
Medioscatolicos.org

Ver todas las alianzas que apoyan a la sección
Encuesta
Catholic.net te ayuda de alguna manera a la conversin, es decir, a un cambio de vida fruto de un encuentro con Jesucristo?
S me ha ayudado a llegar al arrepentimiento y al sacramento de la confesin
Sobre todo a la conversin del corazn concretado en obras
Me recuerda la reconciliacin con Dios y la ruptura con el pecado.
Encuentro motivacin y razones para ser fiel a la gracia de Dios
Me ayuda a convertirme constantemente a Jesucristo
Favorece a la comunin ntima de vida con Dios
No, slo encuentro recursos pastorales y artculos interesantes
No, pues pienso que la conversin no llega a travs de un portal.
Otros (escribe a participa@catholic.net)
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foros de discusin
¡Participa!
 |   Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Política de privacidad   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
2014 Zenit.org. Todos los derechos reservados.
Para conocer las condiciones de uso, puede visitar el sitio www.zenit.org o contactar a infospanish@zenit.org