> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Jóvenes | sección
Autor: Marcelino de Andrés y Juan Pablo Ledesma
Epitafios
He estado entre las puertas de la muerte y siento en mí una alegría inexplicable
 

A la entrada de la ciudad de Milán uno se topa con un gran jardín. Es un cementerio de guerra inglés. Un parque bien cuidado lo envuelve. El lugar es acogedor e invita a entrar, a pasear. Cualquier visitante, curioso o no, se detiene a leer las inscripciones de las lápidas. Y se prueba una sensación de paz y de tranquilidad. No son lápidas frías que congelan el aliento. Todo lo contrario. En este cementerio se respira paz y optimismo.

No es fácil dictar epitafios y menos en tiempos de guerra. Los que aquí descansan eran soldados, jóvenes militares que empuñaban las armas y los años de su juventud. Es difícil querer condensar en unas palabras de piedra el resumen de una vida, sobre todo en las circunstancias históricas en que fueron pronunciadas.

Muchas de estas frases conmueven por su sencillez y por la serenidad que transparentan. Se pasea con gusto por ese jardín de la muerte. He aquí algunos de estos epitafios. Los fui copiando al caer de la tarde. Espero haberlos entendido y traducido bien. El más cercano al portón de la entrada decía: “La paz seguirá a la batalla y la noche desembocará en el día”. Un poco más adelante, a la misma altura: “Amargo y breve habría sido mi fin, ha sido mejor así, Señor”.

En otra tumba, los padres del recién nacido cadete, quisieron escribir. “Llamado a un servicio más elevado”. Me fijo que las fechas de este grupo más o menos coincide. Cayeron el mismo día, quizás en el mismo frente, a la misma hora. “Sus penas han pasado, sus amarguras han terminado para siempre, una vida de pleno gozo acaba de iniciar”.

Prosiguiendo el camino, me obligo a detener la vista. No quiero perderme ninguna. Apunto. Pienso. Sonrío. “Duerme -se lee en otra inscripción- bajo la vigilante custodia de Dios”. Algunas no logro descifrarlas, quizás no las entiendo: “Llegará un tiempo en el que comprenderemos”. “No todo se ha perdido”. “El enemigo te arrebató la vida, pero no pudo con tu alma”.

Y me vienen a la mente lejanas poesías. El sentimiento y el recuerdo se disparan. No lo puedo remediar. ¿Qué le vamos a hacer? El paisaje, la tarde, el momento, todo me empuja. Y repito para mis adentros aquellos versos de Bécquer:

“Luz que en cercos, temblorosos,
brilla, próxima a expirar;
ignorándose cuál de ellos,
el último brillará.

Eso soy yo, que al ocaso,
cruzo el mundo, sin pensar:
de dónde vengo, ni adónde
mis pasos me llevarán...”

Queda poco tiempo. Aún me quedan algunas filas por recorrer. “No llorar por aquel que Dios ha bendecido y tomado en el descanso del Paraíso”. “Su alma está en perfecto descanso, en el lugar que Dios ha ordenado: ¡No más penas, no más dolor!”.

Y en la última de la hilera, antes de un fondo de arbustos: “Duerme, querido Raimon, descansa, Dios te ha llamado de nuevo a casa, ha creído que es lo mejor”. “Descansa en paz, nosotros damos gracias a Dios cada vez que nos acordamos de ti”.

Están a punto de cerrar. Apenas puedo ver. He doblado mi página. Las últimas frases me parecen garabatos. Tengo que salir y volver. He estado entre las puertas de la muerte y siento en mí una alegría inexplicable. Uno sale sereno y victorioso de aquel cementerio inglés en suelo italiano. Aquí desfila la muerte sin máscaras. Al volver atrás, al regresar al reino de los vivos, he recordado aquellas palabras de Martín Descalzo: “¡Benditos los que saben adónde van, para qué viven y qué es lo que quieren, aunque lo que quieran sea pequeño. De ellos es el reino de estar vivos!”.

Me siento orgulloso, tranquilo. Tengo ganas de respirar, de escuchar el grito de los niños, de reír. Me encuentro lleno de vida, más que antes, aunque haya paseado con la muerte, desde la misma muerte. Me ha dicho que hay Resurrección. ¡Hurra! ¡Viva!

 
 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
 
 
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto

Servicios por email Servicios por email
Foros Foro de Jóvenes católicos
Mapas Mapa de Jóvenes
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Jóvenes
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
• Mi encuentro con Dios
• Conócete a ti mismo
• Mi vocación
• Mi tiempo libre
• Actualidad
• Encuentros juveniles
• Noviazgo y matrimonio
• La sexualidad en los jóvenes
• Grupos de jóvenes
• Otros artículos
• Los Testimonios
• Sí para jóvenes. Revista mensual
Lista de correo
Temas actuales e interesantes para ti, que aclararán tus dudas, y te ayudarán a defender tu fe en un ambiente cada día más adverso. ¡Además puedes compartirlos con tus amigos!

Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores de la comunidad
Consejo y asesoría espiritual, psicológica y médica especializada para jóvenes. Dudas de cuestiones sexuales y adicciones
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• FOC, Movimiento Apostólico de los colegios Pureza de María
• Fundación Universitaria Católica del Norte
• Asociación Católica de la Juventud Mexicana
• Chavales
• Chicos perdidos.org

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad

Eventos de la comunidad
METODO DE OVULACION BILLINGS "BASICO"
Es un método totalmente natural, preciso, fácil de administrar, científico y ecológico, para planificar la familia y fortalecer los lazos conyugales.
Ver todos los eventos

Encuesta
¿Te gustaría mejorar tu comunicación con Dios?
Sí, lo necesito, pero no sé cómo ni tengo quién me enseñe
Sí, hago un poco de oración al día, pero quiero mejorar
Realmente me urge, llevo tiempo buscando eso
Sí, pero creo que no soy capaz
Creo que eso es para sacerdotes y monjas, no para mí
Sé que lo necesito, pero no estaría dispuesto a ir a un curso de oración
Lo he intentado muchas veces y no lo logro, no es para mí
Estoy satisfecho con mi vida de oración
No lo considero importante en mi vida, hay cosas prioritarias
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foro de Jóvenes católicos
¡Participa!

Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
Publicidad: