.
Éste es para ti: Bebé que estás en la pancita de mamá
Familias Católicas /Familia y Sociedad

Por: Lulú y Adrián González | Fuente: Catoliscopio.com

Éste artículo es para ti, bebé, porque queremos festejar tu existencia. Porque estamos sumamente agradecidos con Dios porque en Sus planes tan perfectos te encuentras tú con toda tu delicadeza, habitando todavía en la pancita de mamá.

Eres sumamente importante

Porque eres sumamente importante para quienes te rodeamos. Porque el hecho de que estés aquí nos hace muy felices, y nos llena de mucha fe, una gran esperanza, y un Amor indescriptible. Porque queremos entregarte todos nuestros cuidados y todas nuestras atenciones desde antes de que ya llegues, para que no te falte nada.

Tienes un corazón que late con fuerza

¡Te esperábamos con tanta emoción, y por fin ya estás aquí! Formando desde la unión de dos células, un corazón que late con fuerza, todos los órganos y tejidos que necesitarás para hacer cada una de tus funciones, un esqueleto lleno de huesitos y cartílagos que te darán mucho movimiento. Muchos sistemas y aparatos que serán controlados por tu cerebro, y junto con tu cuerpo, tu personalidad que ya está empezando a formarse también, la cual no dejará de formarse hasta que regreses de nuevo a los Brazos del Creador algún día.

Este artículo es para ti

Para ti es también nuestra oración diaria, nuestras Alabanzas al Dios de Bondad que quiso mandarte a nosotros. A Él le agradecemos que te haya enviado a éste mundo, que es aún algo desconocido para ti, pero verás que te encantará. Rogamos a Él que no te falte nada en la pancita de Mamá, que estés ahí feliz, jugando con tu cordón umbilical como si lo trajeras amarrado a un globo, que estés creciendo mucho en estatura y en peso, que patees todo lo que quieras a mamá con tal de fortalecer más tus huesos e ir practicando tu movilidad, que aprendas el movimiento motor de tragar poco a poquito del líquido amniótico en donde estás formándote, y tus órganos funcionen de maravilla. Y que cuando ya llegues, que seas un ser humano de bien, con muchos valores que nosotros nos encargaremos de inculcarte, pero principalmente una persona llena de Dios.

Que aprendamos juntos a ser

Y a Dios también pedimos por tu papá y tu mamá. Para que aprendan rápido a adaptarse a tu existencia, aún estando en el vientre, y cuando ya salgas de él. Para que dé a tus papás el acierto de saber cómo educarte, y que aprendan juntos a ser los papás que Dios destinó para ti desde que te imaginó. A que reconozcan sus errores y los corrijan a tiempo, para que aprendas de ellos sobre humildad, caridad, y a darte a los demás sin esperar nada a cambio.

Te espera una gran vida

Tus papás te aman, tenlo por seguro. Cada cosa que hacen y que harán en delante, será poniéndote antes que a ellos mismos. ¡Te espera una gran vida a su lado! ¡Nada te hará falta, confía en ellos, que Dios les encomendó la mejor tarea de todas, prepararte para que seas una gran persona! Sigue creciendo con bien. Acá te esperamos con ansias los de afuera, para próximamente que ya llegues. ¡TE AMAMOS!