.
8. Giovanna
Jóvenes /Noviazgo

Por: P. Horacio Bojorge S.J. | Fuente: Clínica del Buen Amor

8.- GIOVANNA
¡MI NOVIO ES TAN CALLADO!


Mi necesidad de saberme querida y el miedo de perderlo,
mis celos: es un chico muy lindo objetivamente y talentoso
pero con su falta de expresividad se complica todo.
Además tengo terror de equivocarme en la elección
y como usted dice tengo miedo de nunca ser feliz,
he visto a mi madre sufrir demasiado.


1. Querido Padre:

Dios lo colme de bendiciones cada día. Le cuento que le tengo mucho aprecio aun sin conocerlo ya que he leído sus libros y escuchado CDs con sus retiros y para mí fueron una bendición del cielo de manos de la Providencia.

Lamento no haber comprendido las cosas que usted explica muchos años antes, ya que creo que de ser así no hubiera cometido tantos errores, pero Dios sabe por qué y cuándo se dan las cosas y por misericordia Suya no debo lamentar graves consecuencias.

Le cuento que tengo veintiséis años, estudio en Corrientes desde hace ocho años, soy de Santo Tomé y si Dios quiere me recibiré de médica en unos meses.

Lo que quería contarle es que siempre tuve el inmenso deseo en mi alma de tener una familia santa al servicio de Cristo, he anhelado años poder santificarme en las tareas simples de un hogar, tareas que yo encuentro maravillosas, he soñado con tener muchos hijos, todos los que Dios quiera y que mi vida sea un desgaste en el servicio de Dios en la educación de mis hijos y la atención de mi esposo, me llena de gozo pensar, que si es voluntad de Dios algún día podré dar vida a almas para Dios, para el cielo, para que den gloria a Él en esta vida y lo acompañen en la eternidad.

Hace cuatro años que conocí un chico que entre mil vueltas y después de ser amigos mucho tiempo, hemos decidido, no sin oración y viendo la mano del Padre, tomarnos este año para rezar y discernir si es voluntad de Dios que comencemos un noviazgo a fin de año. La idea primera fue terminar de madurar por separado cosas que ambos teníamos aun sin madurar, pero poco a poco y en estos 8 meses hemos compartido más tiempo juntos y vivido muchas cosas por lo que lo único que nos queda es oficializar nuestro noviazgo, Dios mediante el ocho de diciembre, previa preparación para que él se consagre a la Virgen y yo renueve mi consagración a ella ese mismo día.
Pero no todo es tan bonito, nos conocemos mucho, yo podría enunciarle sus defectos al igual que él los míos, y es por esto que quiero consultarle.

En medio de todas nuestras falencias hay dos que me preocupan más: por parte de él, le cuesta horrores comunicarse, creo que ha sido una falencia de su familia. Ninguno de nosotros dos tuvo hogares católicos, sino que fue nuestro Jesús que guio los pasos para que yo me convirtiera a los 16 y el hace aproximadamente hace 5 años y en especial después de conocernos cambio su vida radicalmente. Tiene 27 años, es contador y administrador de empresa, trabaja mucho y es muy inteligente, pero este tema de la comunicación es su mayor problema.

Le cuesta expresarse, le cuesta demostrar su amor a las personas, en estos años de amistad creo que fue la primera vez que dijo te quiero, porque fueron miles de veces las que lo hice yo y la que le dije lo importante que era para las personas que ama que les demuestre lo que siente. Creo que fue una falla de sus padres, en especial su mama, y eso es lo que más me duele porque prácticamente no hay culpabilidad, sino que no sabe dar lo que no recibió. Sus padres están juntos, son unidos, se han dedicado a sus dos hijos con toda el alma, pero intuyo que le dieron muchas cosas materiales, pero no supieron educarlos en sus afectos, quizás con dolor le digo, no les enseñaron a amar, podrá ser así? Él lo reconoce y se esfuerza por ser demostrativo y expresivo, se esfuerza por dedicar tiempo a los que ama, ya que por ahí creo que se encierra en su trabajo donde es sumamente eficiente y deja de lado sus afectos que no sabe cómo manejar.
Tengo miedo de cómo influirá esto el día que sea padre y esposo y quisiera saber como yo, como "maestra de la amistad" puedo ayudarle. De más está decirle que lo amo profundamente y sé que en su vida no ha existido otra mujer desde que me conoció y que nunca quiso tanto a alguien, en verdad esto es lo que me da fuerzas para seguir cuando descubro esta herida en el, que no sabemos cómo curar.

Estamos lejos, hace dos años que vive en San Juan. Le cuento que hablamos (cosa nada fácil por teléfono) y nos vemos una vez por mes. Esto nos ayuda a rezar mucho y dejar las cosas en manos de Dios, que tiene un plan para nuestras vidas desde toda la eternidad y que si nos quiere juntos así será. Pero esto a veces no es visto tan claro por mí, y acá va el segundo punto. Yo tuve padres generosos y abnegados, que se sacrificaron por nosotros y nos dieron lo mejor aunque no mucho material gracias a Dios! Soy la única mujer de tres hermanos y siempre fui muy mimada, hasta que me fui dando cuenta que en la vida hay que sufrir, que es el único camino para crecer humanamente y para llegar al cielo y desde allí le pido a mama que me deje sufrir ( ya que es una gran mujer, pero siempre ejerció la "divinidad ilegalmente"). El tema es que papa ha sido alcohólico desde siempre, tuvo momentos peores y otros no, no llegaba a emborracharse mal, pero tomaba todos los días y a veces era muy violento con mi mama, nunca le pego, pero las palabras a veces son peores que los golpes, además nunca la valoro, siempre fue muy noble, muy buen padre dentro de sus posibilidades, pobrecito, pero lo he visto humillar a mamá delante de otras personas y no valorarla como mujer ni como esposa. Ella, con amor heroico, calló y aceptó grandes injusticias por amor a él y por nosotros, como no permitirle ver a sus padres por diez años con todo lo que eso implicaba, o que muchas veces el no tuviera razón en lo que decía, pero ella debía aceptarlo. Yo tengo cosas de mamá, como la gran capacidad de amor o el sacrificio por los que amo, pero otras cosas no, mi temperamento es diferente y yo hago que la persona que tengo al lado me escuche y aun cuando deba luchar siempre por ser más dulce, hago valer lo que pienso, pero tengo dos cosas, querido padre, mucha inseguridad en mí misma, David, el chico con el que estoy, me pide que me valore más ¡a mí me cuesta horrores!

Además se une mi necesidad de saberme querida y el miedo de perderlo, mis celos (es un chico muy lindo objetivamente y talentoso) y su falta de expresividad y ahí se complica todo. Además tengo terror de equivocarme en la elección y como usted dice tengo miedo de nunca ser feliz, he visto a mi madre sufrir demasiado.

En medio de esto, que le pido me muestre cómo sanar, cada día alzo mis ojos al cielo y rezo y pido, ayer pensaba que Dios Padre conoce la intimidad de mi corazón, mis anhelos y que en medio de estas tormentas que se levantan yo quiero desde mi miseria humana, cumplir su voluntad en mi vida, y sí, también anhelo ser feliz, pero sé que la parte de felicidad posible en esta tierra se logra solo en la compañía de Jesús y que aun cuando ame profundamente a David, y este muy enamorada de él, el único amor que puede llenar mi corazón es el amor de Dios porque nuestro corazón tiene sed de infinito y de eternidad y que en la medida en que ame mas a Dios aprenderé a amar a mi novio a quien Dios me ha prestado dándome mucha alegría y a la vez sufrimiento, y es que creo que el amor va unido a la cruz, no padre? y que la muestra más grande nos la dio Jesús.

Perdón por alargarme tanto. Como verá, a mí no me cuesta expresarme...

Gracias por su tiempo, espero su respuesta, en verdad a los dos nos ha hecho muy bien sus consejos en los libros y el retiro, yo creo que fue providencia. Pido oración por este amor que esperamos sea para la mayor gloria de Dios y para que seamos puros y yo sepa cuidarlo, (que por cierto soy sanguínea de temperamento y muy cariñosa y eso a veces no ayuda) él sabe respetarme, y eso llena mi alma de gozo y yo le pido que me encomiende a la Virgen para que yo sea el "ángel de su pureza".
¡Gracias querido Padre!!! Rezo por su santidad y para que siga haciendo tanto bien a las almas que Dios cruce en su camino. Que la Reina del cielo y Madre nuestra lo cubra con su manto y lo lleve entre sus brazos cada día... con afecto en Jesús:
Giovanna

Mi respuesta

Querida Giovanna
Creo que la respuesta principal es "el matrimonio es un sacramento" y es "un sacramento de sanación". Un sacramento quiere decir, un signo eficaz de la gracia instituido por nuestro Señor Jesucristo, y por lo tanto un signo en el que el mismo Jesucristo está activo como ministro de la Gracia, que toma como ministros mediadores suyos a los esposos, de modo que él es ministro de sanación y santificación para ella, y ella es ministro de sanación y santificación para él. En efecto esa gracia del sacramento es sanadora y santificadora. Por lo tanto, se supone que los ministros, es decir, los esposos, al contraer matrimonio, son seres heridos por las penas del pecado original y que están comenzando un camino de santificación.

Por eso, los defectos o limitaciones que hay en él o en ti, no deben ser obstáculo, sino simplemente motivo para que el amor esponsal se ejercite en la misericordia por lo que en el otro aún hay para compadecer y ayudar a sanar mediante el ministerio medicinal de la gracia matrimonial.

"Si Dios está por nosotros ¿quién contra nosotros?" pueden decir y creer los esposos, confiando en Jesús "Jesús en ti confío".
En cuanto a tus temores, son parte de la "pena" que sufren las hijas de Eva como consecuencia del pecado de la madre de todas. Es el doloroso desgarramiento entre el amor (esponsal y maternal) por un lado y los miedos, iras y tristezas, que esos mismos amores despiertan en su alma, porque los seres amados, bienes amables, tienen algunos males menores adjuntos "pero él te dominará" (o te traicionará o se te morirá) "los darás a luz con dolor" (y te darán trabajos y otros sufrimientos).

Es aleccionador lo que cuenta San Agustín acerca del matrimonio de su madre Mónica y de su figura como esposa.

Creo que esta respuesta global, responde a lo que me planteas en detalle.

Me ha alegrado mucho ver hasta qué punto has asimilado y sabes aplicar lo que he podido decir en "La Casa sobre Roca".
Te recomiendo que las cartas de amor de José y Felicita que publiqué con el título: "José y Felicita. Una Historia de Amor. Cartas 1926-1932" . Yo sólo les hago la introducción, una crónica y anoto este epistolario amoroso auténtico, un verdadero documento histórico que es la correspondencia entre dos novios. Creo que podría ser beneficioso para ambos, pero sobre todo para tu novio, leerlo. Se lee como una novela y mi intención al publicarlo fue ofrecer un testimonio más sobre lo que expuse en La Casa sobre Roca, pero que, por su extensión debía presentarse aparte. Se lee como una novela, te decía, y las chicas encuentran en la lectura el gusto de las "novelas rosa". Pero también los varones encuentran en él un buen modelo de relacionamiento con su novia.

Sólo que esta es una “novela real”, de un amor extraordinario en lo ordinario. Un arquetipo o modelo, en un tiempo en que lo que se propone como modelo son pobres tipos, como los del gran hermano.

Un arquetipo como éste puede ser una escuela para tu novio, para destrabar en él la lectura de sus propios sentimientos y la atención y comprensión de los tuyos; y proporcionarle medios de expresión. Espero que me tengas al tanto de lo que va sucediendo con Ustedes. Los pongo en la Mano del Padre. Donde no has de vacilar en ponerte tú también, con toda confianza, junto con el Esposo que viene de tu Padre celestial. Bendiciones
Padre Horacio

2. Querido padre: Dios lo guarde cada día...

Yo le escribí hace tiempo para consultarle algunas cosas acerca de mi noviazgo y de las preocupaciones que me traía en ese momento. Ahora le escribo nuevamente por lo mismo. Hace un año y tres meses que estamos de novios, él vive en san Tucumán y yo en Corrientes.
Puntualmente lo que me preocupa, querido Padre, es el diálogo. Resulta que es un chico sumamente cerrado, le cuesta muchísimo expresar sus sentimientos, hablar de cosas profundas y hasta hablar de los sucesos de cada día.

Estamos lejos y hablamos ahora dos o tres veces por teléfono al día, pero no durante mucho tiempo, el caso es que yo soy super expresiva y siempre tengo tema de hablar con todo el mundo, pero con él me cuesta tanto, hasta le diría que a veces me fastidia y cansa esto de no poder sacar temas profundos, porque él solo escucha, opina casi nada, y menos por teléfono. Da la impresión que está en su mundo y poco le interesa lo que le pasa al resto, esto se lo he planteado y me asegura que no es así solo que no sabe como mostrarlo. El tema es que nunca en su vida habló con nadie, creo que sus padres no supieron valorar sus opiniones y escuchar lo que le pasaba, siento que es como enseñarle a hablar a un niño. Ha mejorado mucho en este tiempo que llevamos tratándonos, pero a mí a veces se me vuelve muy difícil, me falta virtud.

Estoy segura que nos amamos y es eso lo que me lleva a seguir, además por supuesto del amor a Jesús y la Fe, y la devoción a María Santísima y a San José quien es el patrono de nuestro noviazgo. Pero tengo miedo, y ese miedo es una gran lucha en mi alma, tengo miedo a que esto sea siempre así y tal vez peor, tengo miedo a casarnos y a fracasar, todos dicen que después de casados todo es más difícil y peor y si hoy cuesta tanto desgaste conversar y no siento su contención, que va a ser mañana?

Él es muy exitoso en su trabajo y eso lo absorbe mucho, a veces siento que solo el tiempo que le sobra es para mí y para su familia...

Yo me pregunto qué hacer y pido luces al Señor, sé que tengo un gran amor propio que me lleva a reclamar para mi persona en vez de dar todo, pero tampoco sé si está bien dar todo sin pedir nada a cambio y sufrir en mi interior las faltas de detalles, de atención y de comprensión de quien supuestamente llegará a ser mi esposo... Le aseguro que tiene en el corazón la mayor nobleza del mundo muchísimas virtudes importantes que a mí me faltan, pero quizás sea muy egoísta, y ni siquiera lo culpo a él, creo que sus padres, y el mismo lo ha dicho, lo criaron sin enseñarle a preocuparse de nadie más que de sí mismo, ha sido todo un aprendizaje que me vaya haciendo parte de su vida. Cuando estoy mal, cuando estoy enferma, aun cuando murió uno de mis familiares, no sabe qué hacer o decirme, sé que estamos lejos, pero no encuentra detalles, y me hace sentir muy sola, como si todo fuera bien cuando yo estoy bien, pero cuando yo estoy mal, todo se cae y yo una vez más debo arreglármelas sola con Jesús porque él no está. Quizás eso sería diferente si viviéramos en el mismo lugar, pero en verdad no lo sé.

Perdón si he complicado todo, confió en que su corazón de padre sabrá comprender o al menos aceptar. Yo me pregunto qué querrá Jesús, y no lo sé; lo único que sé es que hoy debo cumplir lo que El me pide hoy, mi deber de estado y aquellas cosas concretas y que debo dejar el mañana en sus manos, pero a veces me cuesta tanto...Tal vez mi "ejercicio ilegal de la divinidad" me lleve a querer conocer el mañana y Dios no lo permita, para que me haga más humilde y viva mi condición de hija en manos de un Padre infinitamente bondadoso...

Nos encomiendo a sus oraciones y espero su ayuda, en medio de las tormentas que a veces pasamos, siempre algo se impone, que aunque uno ame mucho en este mundo la sed del corazón sola podrá ser colmada por el amor de Dios, ninguna criatura podrá llenar nuestro corazón...

Gracias querido padre, Dios lo haga muy fiel hasta la eternidad...
Giovanna

Mi respuesta

Querida Giovanna

No es fácil aconsejarte por mail en un asunto tan complejo. Creo que ya lo hice la vez pasada en la medida en que pude. El problema fundamentalmente es el mismo y mis respuestas posibles no variarían a no ser respecto del único factor que ha variado: que la situación se mantiene en el tiempo.
Si has leído La Casa sobre Roca, recordarás que no se le puede exigir a un varón, y menos aún de entrada, una profundidad de alma que es más propia del alma femenina. El varón está abocado a la acción. El fue creado para ocuparse de cultivar el paraíso. Y después del pecado para luchar con los cardos y espinas y fatigarse para ganarse el pan, comerlo y echarse a dormir.

Es Eva la que fue creada para hacerle compañía al varón, y no el varón para hacerle compañía y remedio de la soledad de Eva. Creo que tienes que asumir tú tu misión de mujer y no exigir que él asuma una misión que no le corresponde.

Y guardarte de los miedos: “tengo miedo a casarnos y a fracasar”. A él le cuesta manifestar su amor y eso te tortura, porque tú hambreas esas manifestaciones. Y cuando faltan o no recibes las que tú esperabas y en la forma en que lo desearías, empiezas a tener miedo de que no te quiera, a dudar de si te quiere, o de si su forma de amarte te hará feliz. Eso es consecuencia de la pena de la hija de Eva, torturada por los miedos y dudas que agusanan sus amores.

Si este planteo no te convence, quizás me esté equivocando en hacértelo.

Bendiciones
Padre Horacio

3. Querido Padre:

Por gracia de Dios su respuesta sí me convence profundamente. Este fin de semana estuve con él, pero antes de verlo pedí a María la gracia de no pedirle nada y no estar dando órdenes y diciendo que vamos a hacer y dominar todo, sino luchar contra mi misma y ser sumisa a lo que el prefiera o decida y complacerlo en todo, dejándolo decidir a cada momento lo que era mejor. Le aseguro que fueron los mejores días, se abrió mucho conversamos de su trabajo, de sus inquietudes, y por una vez deje que fuera Dios quien ordenara todo y no yo. Le aseguro que he descubierto que este es el camino, sé que no será fácil transitarlo, pero tengo la gracia y el amor de Dios. Rezamos mucho juntos, compartimos muchas cosas sencillas y realmente experimentamos muchísima alegría de estar juntos.

La respuesta de Dios es clara ahora que mi alma ha recobrado la paz, se ve con los hechos y con su respuesta querido Padre...
Mil gracias de nuevo, lo tendremos en nuestras oraciones para que Dios lo haga fiel cada día hasta el cielo...donde nos veremos por misericordia de Dios si es que no nos encontramos en esta tierra. Sólo quisiera decirle gracias por sus líneas y pedirle oraciones para que Jesús suscite en nuestras almas verdaderos deseos de santidad, de una familia santa para Jesús. Pronto seré médica, Dios mediante, también por eso pido oraciones. Nuestra Reina y Madre lo cubra con su manto y lo haga muy fiel sacerdote de su Divino Hijo. Los laicos necesitamos sacerdotes santos. Con afecto filial
Giovanna

Mi respuesta

Querida Giovanna

Te envío el capítulo de las Confesiones de San Agustín en el que este gran santo cuenta la vida de su madre Santa Mónica .
Pensé en mandártelo porque allí se ve cómo trata una mujer santa con un marido difícil y... pagano. Además, santa Mónica, te puede servir de intercesora en tu tarea de novia y después, como esposa.

Dice San Pablo en la 1ª Corintios 7 que los que se casan tendrán tribulaciones en la carne... es decir que el matrimonio es un camino de cruces, pero una vocación de Dios. Ese hombre es tu vocación, a Él te llama el Padre, para que lo ayudes, le tengas paciencia, le enseñes con amor, lo sanes con misericordia, lo pastorees responsablemente y lo santifiques...
Bendiciones. Contame si te gustó el capítulo con la vida de Santa Mónica y qué parte te llegó más.
Padre Horacio

El ejemplo de santa Mónica

“Cuando pienso en darme a los demás me lleno de alegría,
cuando pienso en mí y en lo que necesito y lo que merezco,
me hundo en la tristeza, la rabia, el resentimiento...
Viéndola vivir a Sta. Mónica en Dios,
descubrí que el camino para ayudar a mi novio
es esmerarme yo en amar cada día más a Dios
sólo se puede dar lo que se tiene”

4. Querido Padre:

He rumiado el capítulo de las Confesiones y es muy hermoso e hizo mucho bien a mi alma. Lo que más me llegó fue cuando dice que ella servía a su esposo como si fuera su dueño y amo, porque me colma de gozo el alma el pensar que debo amar y servir a mi esposo viendo ahí al mismo Jesús, viendo ahí mi misión y el cumplimiento de la voluntad de Dios. Cuando pienso en darme a los demás me lleno de alegría, cuando pienso en mí y en lo que necesito y lo que merezco, me hundo en la tristeza, la rabia, el resentimiento... sin duda Dios me pide olvido de mí misma y vivir para Él y para los que El ponga en mi camino. Y luego cuando cuenta que ella hacía ver a Patricio sus faltas cuando él estaba tranquilo...yo soy muy impulsiva, no pienso y hago desastres cuando obro sin quietud interior... y por último que dice que Patricio se convierte no tanto por las palabras, sino viéndola vivir a Sta. Mónica en Dios, y con eso descubrí que el camino para ayudar a mi novio es esmerarme yo en amar cada día más a Dios y en ser santa, solo se puede dar lo que se tiene...

Mil gracias Padre por todo, le conté a mi novio que me ha escrito, el lo admira mucho... Rezaremos por usted y dice mi novio que esperamos conocerlo algún día, cuando viaje por estos lados... un abrazo filial en Jesús nuestro Rey, Giovanna

Después de dos años le escribí a Giovanna para saber cómo andaban las cosas.

Querida Giovanna:
Han pasado dos años. Estoy releyendo tus mails y los míos. No recuerdo si hablamos de poder publicar algo de tus mails. Capaz que entretanto ya ha cambiado tu situación. Me gustaría tener noticias tuyas.
Padre Horacio

5. Querido Padre:

¡Qué alegría! parece imposible pero había planificado escribirle esta semana que estoy más desocupada y ahora encuentro su mail!

Padre, nos casamos felizmente el 11 de julio del año pasado, nos vinimos a vivir a Tucumán. ¡Estamos muy felices, somos muy felices! Gracias a Dios y a su Presencia entre nosotros. ¡Mi novio ha crecido muchísimo como hombre y esposo! ¡La paciencia del noviazgo ha dado sus frutos y doy gracias a Dios que me la dio! Ahora es muchísimo más afectivo y expresivo, seguro que aún le cuesta, pero ha mejorado tanto y siempre tiene más deseos de ser mejor. Doy gracias a Dios por la castidad en el noviazgo, ya que la unión matrimonial en Cristo es algo tan maravilloso, que suelo decirle a él, qué pena por aquellos que se pierden tan gran regalo de Dios.

Ahora estamos rezando mucho, porque Jesús no manda bebes, yo muy ansiosa con el tema he tenido momentos de tristeza, ahora estoy mejor, porque aprobé hace varios días el examen de la residencia de psiquiatría que es lo que evidentemente por muchas cosas Dios me pide (hace más de un año que asisto de agregada al hospital psiquiátrico), y mi director espiritual me dice que Jesús necesita mi formación profesional como católica psiquiatra, y quizás por eso, aun no hay bebes...

Pido a Dios conformar mi voluntad con la Suya, ya que ¡a veces me cuesta tanto!

Querido Padre no hay problema en que publique los mails, sabe que siempre recuerdo sus palabras y en los momentos de angustia, recuerdo lo del "ejercicio ilegal de la divinidad", ¡qué sabio! no sabe cuánto me ha ayudado a mí y a tantas mujeres a las que se lo ha comentado.

¡Gracias por todo! María lo cubra con su manto y nos conceda la gracia de conocerlo algún día... Giovanna