Vía Crucis para niños (y no tan niños)
Escritores Actuales /Urbizu Guillermo

Por: Guillermo Urbizu | Fuente: http://www.guillermourbizu.com/

Hay quien considera que la importancia de los libros estriba en la cantidad de sus pginas o en la fama de su autor. Nada ms lejos de la realidad. En el caso del Va Crucis para nios (y no tan nios) que acabo de publicar, la importancia radica en su personaje central, en Jess, en el amor de Dios hecho hombre por cada uno de nosotros. Desde luego muy poco es mi mrito.

Quiero destacar que no estamos ante una obra escrita slo para nios, o exclusivamente para leer durante la Semana Santa. Este librito es para releer durante cualquier poca del ao. Para llevarlo en el bolso o en la cartera, y de vez en cuando abismarnos en el amor divino, dejndonos llevar por la ternura y el dolor que atraviesan toda la historia del hombre, y que alcanzan su cumbre en aquel montculo de eterno perdn -el don ms perfecto- llamado Glgota. Porque no hay amor ms grande que el que da la vida por sus amigos.

Pero en nuestra oracin de nios cada uno puede ir descubriendo la personal fisura por la que nos llega esa Luz infinita que es la Resurreccin de Cristo. Y para acompaar ese rato de intimidad con Jess, nio lector, si quieres puedes servirte de este texto. Puedo decir que est escrito con el alma, sin mayores pretensiones que la de ayudaros a seguir al Maestro ms de cerca. Mis palabras son lo de menos, lo que verdaderamente importa es la mirada de Cristo, que nos consuela siempre, pero que tambin nos exige.

Al leer este Va Crucis el nio lector se siente muy cercano a esos otros nios de ficcin (Benjamn y Cayo) que nos ayudan a aproximarnos con un poquito ms de valenta al Cuerpo de Cristo. Hoy los nios (y no tan nios) debemos aprender a dar la cara ms decididamente por el Maestro, por nuestro Jess, que sigue sangrando y sufriendo por cada pecado, por cada desobediencia o trastada. Nuestro cario le importa mucho.

Va Crucis para nios (y no tan nios) es un libro de amor, donde todas las palabras me parecen pocas, consumidas en un silencio que dice mucho ms. Ah tenis al Crucificado. Miradle. No creis que ya es hora de que nosotros demos la vida por l?

Si quieres adquirir el libro, pulsa aqu