> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Familias Católicas | sección
Familia | categoría
En la sociedad | tema
Autor: Juan Ángel Brage | Fuente: http://www.sontushijos.org
El trabajo en el hogar
Un hogar sólido produce una sociedad sólida
 
El trabajo en el hogar
El trabajo en el hogar
En una ocasión le preguntaron al rector de la Universidad de Harvard si ese centro académico era el mejor del mundo. El rector, a pesar de que muchos premios Nobel trabajan en el campus, declinó elegantemente la respuesta, diciendo que era imposible señalar a uno como el de mayor calidad. Sin embargo, añadió, estoy seguro de que está entre los tres mejores. Cabría afirmar lo mismo de los trabajos del hogar: no se puede decir que sea el mejor trabajo del mundo, pero sin duda está entre los tres primeros.

La familia: nuestro refugio

Las personas recuperan en su hogar, como en ningún otro sitio, la energía que han consumido a lo largo del día. Allí se resuelven todos los problemas ordinarios y extraordinarios, que son muchos. Allí podemos volver cuando fracasamos, nos quedamos en paro o caemos enfermos, porque sabemos que somos acogidos sin ninguna duda o vacilación. Son muchas las personas que valoran el inmenso esfuerzo que requiere la buena coordinación familiar: horas de escucha, de comprensión, de atención personal, de exigencia amable, etc. No en balde todas las encuestas presentan a la familia como la institución más valorada en nuestro país.

Por otro lado para materializar con perfección las diferentes tareas domésticas se requiere poner en juego todas las capacidades disponibles, lo que nos impulsa a sacar lo mejor de nosotros mismos.

Como el trabajo es la realización más plenamente humana, y la que más fielmente refleja a la persona, todos los trabajos son igualmente dignos (tienen la dignidad de la persona), independientemente de la cotización social de la que gocen en una época determinada. Es más, lo que la sociedad entera espera de cada persona singular, y que cada una está obligada a aportar, es un trabajo bien hecho. Se entiende así que, para una persona con sentido de la trascendencia, el trabajo -éticamente realizado- se pueda ofrecer a Dios como una acción de gracias que se prolonga a lo largo de la vida.

En la cadena de hoteles Carlton tienen un lema aplicable a los empleados de la institución: "Somos damas y caballeros que servimos a damas y caballeros". Para atender a las personas se necesita la máxima cualificación y, por supuesto, no es menos el que sirve que el que es servido. Si este planteamiento se aplica a la hostelería, cuánto más se puede predicar de la vida en el hogar en donde existen fuertes vínculos afectivos.

Un trabajo cualificado

Es difícil y francamente meritorio realizar bien las tareas del hogar por su amplísima variedad de funciones. Se requieren unos conocimientos de cocina y nutrición muy cualificados, porque la alimentación es un factor básico para la buena marcha de los miembros de la familia. (…)

Se necesita un conocimiento avanzado de psicología que ayude a enfocar acertadamente las pequeñas crisis que surgen casi a diario. Es preciso un mínimo de capacidad de administración para plantear el futuro inmediato y el no tan inmediato, adelantándose al momento de decidir. La elección de carrera, por ejemplo, le corresponde a cada uno de los hijos en su etapa de bachillerato, pero es preciso reforzar u orientar esa decisión con el sentido común y el hondo conocimiento que unos padres tienen de sus hijos. No resulta nada fácil salir airoso de estas tareas, pero es posible y es un reto en el que hay que empeñarse con los cinco sentidos. Por eso hemos de valorar y hacer valorar este trabajo.


Ordinariamente la mayor parte del peso de este trabajo ha recaído sobre la mujer, y hemos de reconocer que merece una alta calificación. La única objeción que pondría es que, en algunos casos, no han sabido delegar sus funciones o repartir su trabajo entre los miembros de la familia, casi siempre por una visión algo exagerada de lo que significa realmente servir.

La mujer de hoy

Hoy, para facilitar a las mujeres el acceso al mercado laboral, se las invita a que abandonen las tareas del hogar. Van teniendo una mayor presencia en otras profesiones distintas a las de ama de casa, porque abren así las puertas a un mayor desarrollo personal y contribuyen a la creación de una sociedad más humana. Es lógico, sin embargo, que haya mujeres que deseen llevar a cabo su desarrollo profesional en el hogar y no lo hacen por la falta de valoración social y económica que tiene este trabajo. En la rica cultura actual podemos dibujar con miles de colores, no sólo en blanco y negro; por eso cabe que las mujeres que lo deseen se sigan dedicando a su hogar total o parcialmente, según decidan. Y el Estado y la sociedad tendrían que hacer lo posible para que su dedicación esté bien considerada, porque resuelve muchos problemas que alivian al erario público de numerosas cargas.

Es frecuente que el trabajo que una persona realiza no se adecúe a sus capacidades y se vea dedicada a cometidos de menor responsabilidad. Con la compleja estructura social moderna es casi imposible encontrar el lugar adecuado para cada uno. Solo con los años uno se va aproximando a sus deseos. Ocurre que el que no ha realizado estudios asume de pronto grandes responsabilidades, y otros que cuentan con una formación mayúscula pasan años realizando tareas mecánicas. También esto puede pasar en las tareas del hogar, pero con la ventaja de que al asumir las responsabilidades se puede ir creciendo en formación y experiencia. Con unos buenos cursos de gestión y con la nueva generación de electrodomésticos se puede simplificar mucho todo el trabajo. Con capacidad de mando se puede distribuir funciones, de manera que todos los miembros contribuyan eficazmente. Pero creo conveniente que siempre haya alguien en casa para acoger a los hijos y resolver los problemas que se presenten.

Me contaba una profesora de un instituto de las afueras de Nueva York, que el fracaso de la mayoría de los alumnos se debía a que, cuando llegan a casa no encuentran a nadie y se vuelven a la calle para formar allí sus pandillas. Se comprende que el coste social de este desarraigo juvenil es mucho más elevado que los pequeños salarios que pueden obtener los padres. En resumen, podemos afirmar que una persona puede alcanzar un alto grado de desarrollo humano e intelectual en el ejercicio de las labores del hogar, con la seguridad de que cada día se le presentarán nuevos retos para los que tiene que ir preparándose.

Conciliar familia y trabajo

Al escribir estas líneas estoy pensando en los matrimonios jóvenes. A ellos les corresponde acertar en su dedicación profesional, aprendiendo a conciliar los dos trabajos, el del hogar y el externo. A veces por una malentendida eficacia los cónyuges dedican a su trabajo externo jornadas excesivamente largas. El resultado es un hogar frío, desatendido, al que no apetece regresar; y el miedo a los hijos. Aparecen las familias sin hijos o con una pareja, como máximo. Espero que pronto, desde el Estado y desde la empresa, se vaya facilitando la dedicación parcial, porque de ese modo todo será posible.

Nos queda ahora detenernos en la dimensión social, juzgar el beneficio que puede producir en las personas y en la sociedad. Me parece que en un momento de crisis como el actual, en el que la ruptura matrimonial resulta ser frecuente, se entiende claramente las ventajas de una buena armonía en el hogar. Todos hemos conocido personas que viven solas a raíz de la ruptura de su matrimonio, palpando la amargura de la soledad. También hemos tocado el desconcierto de unos chicos que ven que su familia se rompe y que no saben en quién depositar su confianza. Así podríamos continuar hablando de fracasos económicos, profesionales y humanos, pero creo que no es necesario.

No todo se podrá evitar con unos hogares sólidos, pero sí la gran mayoría de estos desastres. Un hogar sólido produce una sociedad sólida. O dicho de otro modo, la sociedad se consolida en los hogares.

Es necesario que el hombre asuma su responsabilidad en estas tareas. Por qué no potenciar las cualidades innatas para la organización o la cocina. Además, qué bueno sería que ese ingeniero que llevamos dentro aplicase su talento para crear una línea de trabajo que llevase la ropa desde el dormitorio a la lavadora y, pasando por la plancha, la colocase en el armario.

En un hogar resulta muy difícil prescindir de la mujer, especialmente cuando hablamos de los hijos. Una sociedad sin hijos es una sociedad muerta y para cuidar a los hijos, cuando vienen, hace falta tiempo de los padres y, más específicamente, de la madre. Nuestra sociedad ahora vive gracias a la inmigración. Me parece apreciar que la mujer desea tener más hijos, aunque no se atreve por falta de medios. Qué maravillosa medida sería apoyar este buen deseo y cuántos males se evitarían.

Valorar el trabajo del hogar

Si damos a conocer de un modo científico las tareas que se llevan a cabo en una casa, si las valoramos, si las planteamos en primera línea, se reconocerá de nuevo su atractivo y se evitará la huída masiva que se ha dado en estos años. Me llamó la atención que el IESE, una prestigiosa escuela de negocios, tuviera una cátedra dedicada a la conciliación entre la vida laboral fuera y dentro de casa. Es un índice más de la importancia que tienen las tareas del hogar.

A lo largo de los siglos en los diseños arquitectónicos de las viviendas, las cocinas se situaban en el centro, pero no a la vista. En el centro, porque prestaban el servicio vital a toda la casa, pero se ocultaban, considerándolas secundarias. Estamos en el momento en que los cocineros están en la televisión y las cocinas -como símbolo de las tareas del hogar-, deben de traerse a un primer plano, pasando a convertirse en actores principales los que allí realizan su trabajo.

Las nuevas generaciones han de asumir el reto de mantener un alto nivel de calidad de vida en el hogar y de poder disfrutar con el ejercicio de su profesión, libremente elegida, para dar a la sociedad el mejor fruto de sus cualidades personales.
 
 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
 
 
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foro de Familias Católicas
Mapas Mapa de Familias Católicas
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Familias Católicas
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
• Miembros de la Comunidad
• Mujer...feliz de ser mujer
• Matrimonio
• Educar a un hijo
• Familia
• En la sociedad
• Iglesia doméstica
• Familia Numerosa
• Comunidad
• Más testimonios
• Escuela de Virtudes
• Encíclicas y Documentos para la Familia
• Proyecto Familia
• Curso: Catequesis básica para padres
• Biblioteca familia
• Entretenimiento
Lista de correo
El diario caminar de una familia, es todo un reto que merece de nuestra mejor preparación; para ello esta comunidad ofrece una gran variedad de artículos sobre: matrimonio, comunicación familiar, educación de los hijos, y muchos otros temas.

Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores de la comunidad
Consejo y asesoría en tus dudas, problemas y dificultades matrimoniales y familiares en general. Especialistas en el área familiar, educativa, legal y médica
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• Estudios Universitarios sobre la Familia
• Matrimonios Cristianos
• Interrogantes.net
• Del escritorio de Guillermo Urbizu
• Encuentro Matrimonial Argentina

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad

Eventos de la comunidad
Catequesis Familiar
Te invitamos cada semana a experimentar el amor de Dios, a través de juegos y dinámicas que te permiten ir comprendiendo y haciendo tuya la Palabra de Dios.
Ver todos los eventos

Encuesta
¿Cuál de las siguientes definiciones corresponde mejor a tu relación con el Espíritu Santo?
Es sólo la respuesta teórica a una pregunta del catecismo: la tercera Persona de la Sma. Trinidad
Es mi Compañero, mi Abogado, el Huésped de mi alma que me acompaña e ilumina siempre
Es un perfecto desconocido para mí
Es algo simbólico, como una paloma o una llama de fuego
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foro de Familias Católicas
¡Participa!

Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
Publicidad: