> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Familias Católicas | sección
Familia | categoría
Más testimonios | tema
Autor: Marcelino de Andrés
Mi felicidad es Dios
Testimonio de Esmeralda, madre de familia de 32 años. España, febrero de 1994.
 
Mi felicidad es Dios
Mi felicidad es Dios

Me piden que hable sobre la felicidad y lo primero que debo decir, porque es verdad, es que yo sí soy feliz. A primera vista, esto parece apoyarse en una vida de familia en la que me siento querida, en un trabajo que desempeño con interés (ya que me gusta), en el poder sentir que tengo el dinero suficiente y en el gozar de buena salud.

En mi vida hay, como creo que en la de todos, aguijonazos de dolor y preocupación: un familiar permanentemente incapacitado, el saber que mi trabajo es algo inestable,... etc. Por supuesto, no faltan los contratiempos: un día el coche no arranca, otro te hieren las palabras de una persona, o el trabajo se hace estresante, o no te entiendes a ti mismo y, además, el niño no para de llorar y te ha hecho levantarte un montón de veces por la noche.

Sin embargo, todas estas situaciones no hacen que me sienta, en absoluto, algo menos feliz, porque mi felicidad es otra cosa.

De hecho, si miramos a nuestro alrededor, encontramos muchas personas con problemas familiares (referidos a sus hijos, a sus padres o a su cónyuge), o que no van muy bien económicamente, o con su salud resquebrajada por un lado u otro, etc. Y, viviendo situaciones parecidas, unos siguen siendo felices, otros se sienten desgraciados y algunos consideran que no merece la pena vivir así.

Por tanto, la felicidad no depende de las cosas en sí, sino de la persona misma; de algo mucho más profundo que un conjunto de situaciones más o menos placenteras.

Así, no soy feliz por tener cosas, ni por triunfar socialmente, ni por disfrutar de tantas cosas que entran por los sentidos y que la publicidad nos presenta como fuentes indispensables de placer. Me siento feliz por algo que está dentro de mí, que procuro cultivar día a día: es la presencia de Dios en mi camino lo que me hace feliz.

De este modo, intento ver a Dios a mi lado en todos los acontecimientos de mi vida, porque he sido yo quien quiere dejar abiertas de par en par las puertas de mi ser a Cristo, como nos aconseja el Papa. Y si las cosas van bien, sé que es un regalo de Dios, que debo agradecer (¡qué bien sabemos que nuestro matrimonio es un maravilloso regalo de Dios, por el que intentamos corresponder!). Si las cosas no salen bien, intento no perder la paz y recordar que se me brinda una ocasión estupenda para demostrar con obras mi desprendimiento del falso paraíso del confort, en el que a veces uno desea sumergirse; o para demostrar que quiero a las personas que me rodean (es muy fácil querer a los demás cuando no te necesitan ni te piden nada); o que ha llegado el momento de ver si de veras acepto la voluntad de Dios respecto a mi vida; o digo como San Agustín antes de su conversión: "¡Señor, ayúdame a vivir las virtudes... pero, no ahora...!"

Por todo esto, y puesto que sé que a lo largo de mi vida pasaré por altibajos de situaciones laborales, económicas y afectivas (probablemente veré morir a mis padres, envejeceré y la buena salud que ahora tengo, no se mantendrá indefinidamente), sería absurdo que pusiera mis esperanzas de felicidad en estas cosas.

Afortunadamente estoy segura de que Dios no se olvida de mí. "¿Puede una madre olvidarse de su hijo? Pues, aunque ella se olvide, yo no me olvidaré de ti", nos dice el mismo Dios en la Biblia. Eso sí que me da una felicidad que nada ni nadie es capaz de quitarme.


Reflexión:

El camino de la vida está tejido de subidas y bajadas, rectas y curvas, terracería y asfalto. Pero todo eso junto no es capaz de influir en aquellos que han puesto su felicidad en lo profundo de su corazón. Ahí es donde Dios se transforma en paz, satisfacción, triunfo auténtico, felicidad verdadera.


 
 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
 
 
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foro de Familias Católicas
Mapas Mapa de Familias Católicas
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Familias Católicas
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
• Miembros de la Comunidad
• Mujer...feliz de ser mujer
• Matrimonio
• Familia
• En la sociedad
• Iglesia doméstica
• Familia Numerosa
• Comunidad
• Más testimonios
• Escuela de Virtudes
• Educar a un hijo
• Encíclicas y Documentos para la Familia
• Biblioteca familia
• Proyecto Familia
• Curso: Catequesis básica para padres
• Entretenimiento
Lista de correo
El diario caminar de una familia, es todo un reto que merece de nuestra mejor preparación; para ello esta comunidad ofrece una gran variedad de artículos sobre: matrimonio, comunicación familiar, educación de los hijos, y muchos otros temas.

Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores de la comunidad
Consejo y asesoría en tus dudas, problemas y dificultades matrimoniales y familiares en general. Especialistas en el área familiar, educativa, legal y médica
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• Estudios Universitarios sobre la Familia
• Matrimonios Cristianos
• Interrogantes.net
• Del escritorio de Guillermo Urbizu
• Encuentro Matrimonial Argentina

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad

Eventos de la comunidad
Catequesis Familiar
Te invitamos cada semana a experimentar el amor de Dios, a través de juegos y dinámicas que te permiten ir comprendiendo y haciendo tuya la Palabra de Dios.
Ver todos los eventos

Encuesta
¿Cuál de las siguientes definiciones corresponde mejor a tu relación con el Espíritu Santo?
Es sólo la respuesta teórica a una pregunta del catecismo: la tercera Persona de la Sma. Trinidad
Es mi Compañero, mi Abogado, el Huésped de mi alma que me acompaña e ilumina siempre
Es un perfecto desconocido para mí
Es algo simbólico, como una paloma o una llama de fuego
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foro de Familias Católicas
¡Participa!

Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
Publicidad: