> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Escritores actuales | sección
Schwizer Nicolás | categoría
Fiestas y Solemnidades | tema
Autor: Padre Nicolás Schwizer | Fuente: Homilías del Padre Nicolás Schwizer
El Rosario
Virgen del Rosario - 7 de octubre / Lucas 1, 26-38. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo
 
El Rosario
El Rosario
Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo». Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin». María respondió al ángel: «¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?» El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios. Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios». Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra». Y el ángel dejándola se fue.

Reflexión
1. Celebramos hoy con toda la Iglesia, la fiesta de la Virgen del Rosario. Es el aniversario de la victoria obtenida por los cristianos en la batalla naval de Lepanto, en 1571. Esta victoria se atribuye a la Sma. Virgen, invocada especialmente por la oración del Rosario.

Me parece que esta fiesta y este mes del Rosario quisieran animarnos a rezar más frecuentemente el Rosario. Nosotros como hijos predilectos de María, seguramente seremos amigos también de esta oración tan eficaz y experimentada durante los siglos. Y tal vez no haya una oración que da más alegría a nuestra Madre celestial que la del Rosario.

Cuando pertenecemos al ejercito de los que rezan el Rosario, estamos entre buena gente. Evocando el pasado podemos juntar una multitud inmensa de grandes hombres y mujeres que fueron ejemplares en esto. O pensando en este tiempo moderno, podríamos recordar p.ej. lo que profesó el Papa Juan XXIII: desde su infancia había rezado el Rosario cada día y nunca lo había dejado.

Por todo eso, vamos a reflexionar un poco, ahora, sobre el Rosario, su sentido y su riqueza para nuestra vida cristiana.

2. Cuando contemplamos los misterios del Rosario, vemos que en ellos van unidos los hitos de nuestra historia de salvación. Se dice que Santo Domingo inventó el Rosario. Quiso dar al pueblo un compendio de todo el Evangelio, un medio para meditar los misterios centrales de nuestra salvación.
Estos misterios nos muestran a María como Compañera y Ayudante de Cristo a lo largo de su vida.

En la hora de la Anunciación, María da su asentimiento para la encarnación de Jesucristo, y así queda unida con Él para siempre. Le acompaña y cuida durante toda su infancia y su vida oculta. Es lo que contemplamos en los misterios gozosos del Rosario.

Pero María es también su compañera en los tres años de su vida pública, aunque se mantenga más escondida. Finalmente lo acompaña hasta el pie de la cruz, sufriendo junto con Él. Lo meditamos en los misterios dolorosos del Rosario.

Por su gran fidelidad, María permanece también compañera de Jesús en su Resurrección, Ascensión y Glorificación en el cielo. Participa en el Reino de Cristo y de la Sma. Trinidad siendo la más poderosa abogada del cielo. Lo vemos en los misterios gloriosos del Rosario.

Esta profunda unidad entre Jesús y María resuena, cuando contemplamos los misterios del Rosario. Y rezándolo nos sentimos también enredados en esta vinculación perfecta entre Madre e Hijo. Y sabemos que es el gran anhelo de nuestra Madre celestial, conducirnos y llevarnos de la mano hacia su Hijo Jesucristo y el Dios Trino.

3. Rezar el Rosario así, es signo de nuestro amor a María, signo de nuestra vinculación con Ella y, por medio de Ella, con su Hijo Jesús. Meditando el Rosario, unimos los hechos agradables y tristes de nuestra propia vida con los misterios gozosos y dolorosos de la vida de Jesús y María.

Miguel Angel, el famoso artista, pintó un cuadro famoso, llamado “el juicio final”. Allí los bienaventurados son llevados hacia el cielo por medio de un Rosario. Mediante este símbolo, el pintor quiere decirnos que un amor fiel a la Sma. Virgen, tal como se manifiesta en el rezo del Rosario, nos garantiza la salvación eterna. En la vinculación profunda con Ella estamos siempre en camino hacia la Casa del Padre.

4. Rezar el Rosario no solo es signo de nuestro amor a María, sino también manifestación de nuestra confianza en Ella. Es la confianza de los hijos en su Madre. Conocemos el lema de San Bernardo inscrito en los Santuarios de Schoenstatt: “Un hijo de María no puede perderse nunca”.

Meditando los misterios dolorosos del Rosario, nos acordamos de nuestro sufrimiento y cruz personal y familiar. Y porque nosotros mismos no encontramos solución a nuestros problemas, los ponemos en manos de María y pedimos su ayuda poderosa. Y Ella, como Madre nuestra, no puede negarse a nuestros ruegos insistentes.

5. Rezar el Rosario quiere ser, por último, expresión de nuestra gratitud. En general estamos mucho más prontos para pedir que para agradecer. Porque somos egoístas también en nuestro orar.
Meditar el Rosario nos inspira a dar las gracias por estos misterios de salvación, por nuestra vocación cristiana, por todos los regalos que Dios y María nos hacen en nuestra vida, día tras día.

Queridos hermanos, me parece que la Virgen nos invita a todos a rezar más frecuentemente, esta oración tan rica y profunda que es el Santo Rosario - expresión y signo de nuestro amor, nuestra confianza y nuestra gratitud, frente a la Sma. Virgen y a Dios.

¡Qué así sea!
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Padre Nicolás Schwizer
Instituto de los Padres de Schoenstatt

• Comentarios al autor
 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
Descargarlo a tu Palm
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foros de discusión
Mapas Mapa de Escritores actuales
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Escritores actuales
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
• Dirección Editorial de Catholic.net
• Dr. Guzmán Carriquiry
• P. José Antonio Medina
• Editoriales
• Conferencias episcopales
• Abdala Alberto
• Aguer Héctor, Mons.
• Aguiló Alfonso
• Álvarez Rodríguez Máximo
• Benedicto XVI, Joseph Ratzinger
• Bojorge Horacio S.J.
• Buela Carlos Miguel, Sacerdote del VE
• Burggraf Jutta
• Cabellos Llorente Pablo
• Caro, Gustavo
• Cases Enrique
• Casadevall Salvador
• Cipriani Thorne Juan Luis, Card.
• Chesterton G K
• Córdova Sergio
• Corcuera Álvaro LC
• Cuevas Aníbal
• Dennis Doren, L.C.
• DApice Gustavo Daniel
• De Ariño María Esther
• De Blas Mariano
• De Castro Claudio
• De Andrés Marcelino
• De Wohl Louis
• De las Heras Muela Jesús
• Dib Alberto Miguel
• Esquivel Juan Pablo
• Equipo de Buenas Noticias
• Escritores de Yo influyo
• Ferrán Juan José, L.C.
• Fernández Texeira Nunes Álvaro
• Mauricio I. Pérez
• Montiu José María
• García Olivas José Guillermo
• García Pedro Misionero Claretiano
• García Pimentel Luis
• Garza Medina Luis
• García José
• Ortega Trillo Alejandro L.C.
• Gómez Navarro Eusebio
• Guardini Romano
• Grupo Esfera Educativa
• Iraburu José María
• Irure Martín
• Jil Portilla José
• Juan Pablo II
• Larumbe Sergio, IVE
• Llera Vázquez Pedro Luis
• Lira Rugarcía Eugenio
• López Quintás Alfonso
• Loring Jorge
• Martín Descalzo José Luis
• Martín Rincón Estanislao
• Martínez Abad Eduardo
• Martí Ballester Jesús
• Mena Hernandez Víctor Hugo
• Munilla José Ignacio, Mons.
• Mújica Jorge Enrique
• Obispos de España
• Obispos de Latinoamérica
• Ortega Ruiz Pedro
• Palencia Ramírez de Arellano Jorge, Monseñor
• Pascual, Fernando, L.C.
• Parga Limón Ernesto
• López Pedraz, Juan SJ
• Pérez Gallego, José Luis
• Pérez Lozano José María
• Peña Ángel O.A.R.
• Pou Sabaté Llucià
• Quevedo Paulino
• Ramírez Mozqueda Alberto
• Ratero María Susana
• Rego de Planas, Lucrecia
• Rivilla San Martín Miguel
• Rivas Sánchez, Marcelo
• Rivero Antonio LC
• Ryan Michael
• Santos Felipe
• Sánchez Griese Germán
• Schooyans Michel
• Sánchez Sebastián
• Schmidt Oscar
• Schwizer Nicolás
• Matrimonio y familia
• Fiestas y Solemnidades
• Homilías. Ciclo A.
• Autoeducación
• Adviento y Navidad
• Homilías. Ciclo B.
• Valores y Autoeducación
• Homilías. Ciclo C.
• María
• Reflexiones
• Cuaresma y Pascua
• Tagle Moreno Hugo, padre de Schöenstatt
• Urbizu Guillermo
• Vélez Gustavo
• Volpacchio Eduardo María
• Zavala, Martín
Lista de correo


Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores en línea
Consulta a nuestro grupo de consultores, son más de 300 disponibles para responder todas tus dudas
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• Pontificio Consejo para los Laicos
• Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales
• Periodismo Católico
• Revista Arbil, apostando por los valores
• Web de Filosofía Ética, Javier Borrego

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad

Eventos de la comunidad
ORAR - LEER - TRABAJAR, del Monje Trapense Ceferino Leardi OCSO
Presentación del Libro: ORAR LEER TRABAJAR, del Monje Trapense Ceferino Leardi OCSO
Ver todos los eventos

Encuesta
¿Te gustaría mejorar tu comunicación con Dios?
Sí, lo necesito, pero no sé cómo ni tengo quién me enseñe
Sí, hago un poco de oración al día, pero quiero mejorar
Realmente me urge, llevo tiempo buscando eso
Sí, pero creo que no soy capaz
Creo que eso es para sacerdotes y monjas, no para mí
Sé que lo necesito, pero no estaría dispuesto a ir a un curso de oración
Lo he intentado muchas veces y no lo logro, no es para mí
Estoy satisfecho con mi vida de oración
No lo considero importante en mi vida, hay cosas prioritarias
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foros de discusión
¡Participa!
Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red