> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Escritores actuales | sección
Martí Ballester Jesús | categoría
Homilía dominical | tema
Autor: P. Jesús Martí Ballester | Fuente: Catholic.net
El mandamiento nuevo, aunque antiguo
5º Domingo de Pascua. Ciclo C. El amor debe distinguir al cristiano.
 
El mandamiento nuevo, aunque antiguo
El mandamiento nuevo, aunque antiguo
5º Domingo de Pascua. Ciclo C.

6 de mayo de 2007


Pablo con Bernabé, llegan a Antioquía, en donde habían recibido la misión del Espíritu mediante la oración, el ayuno y el envío de la comunidad. En las familias recientes han ido dejando el mensaje de "que hay que pasar mucho para entrar en el reino de los cielos". Aparte de las luchas interiores para mantener la relación con el Señor, convertido ya en Señor de sus vidas, comunes a todos los fieles, ellos, como miembros y comunidades nuevas sin arraigo todavía, serán más zarandeados. Pero la fuerza del Espíritu también será mayor. El niño recién nacido, precisa más cuidados de la madre, y los recibe. Todos han orado en las comunidades, y han ayunado juntos y les han dejado una elemental organización.

2. Pablo y Bernabé se presentan a los ojos de los nuevos retoños de la Iglesia, primicia de la gentilidad, como modelos de la magnanimidad, paciencia y valentía cristianas, por su arriesgado vivir y entusiasmo emprendedor, tan alejado, a veces, de la pusilanimidad de los cristianos instalados confortablemente, puntillosos y susceptibles, incapaces de emprender cualquier actividad o destino que les suponga tener que renunciar a sus manías de perder la salud, o temerosos de acortar su vida, que les empequeñece las capacidades creativas y de iniciativa. La intrepidez de la fe de aquellos, debe ser un acicate para la enfermiza fe de los actuales, que parece ignorar que nuestras vidas están en las manos de Dios.

3. Reunida la comunidad de Antioquía, recibe a los misioneros, que cuentan sus experiencias y cómo han palpado la acción del Espíritu Santo con su providencia en aquella primera misión extramuros del judaísmo Hechos 14,20.

4. Pablo y Bernabé, llenos del gozo del Espíritu, contaron a los fieles de Antioquía "las hazañas de Dios y la gloria y majestad de su reinado", que se había manifestado bendiciendo los trabajos que ellos, por obediencia a la comunidad, habían comenzado y desarrollado Salmo 144.

5. Pero, ¿cuál había sido el principio vital y dinamizador que puso en marcha a estos evangelizadores, y que les sostuvo en medio de pruebas tan diversas y de persecuciones tan encarnizadas? La tarde del jueves Santo, durante la cena, después de lavar los pies a sus discípulos, hubo un momento en que Jesús se sintió profundamente conmovido, y anunció que uno de ellos le iba a traicionar. Cuando Judas hubo salido, a pesar de la tristeza que había penetrado en el corazón de todos por la predicción de Jesús, quedó aliviada la tensión, y se intensificó el clima de intimidad, que Jesús acrecienta, al dirigirse a sus amigos llamándoles: "hijitos míos". Quizá no los había llamado nunca con esa ternura.

6. La intensidad del momento es máxima, e inmensa su densidad. Está hablando un hombre condenado a muerte, horas antes de ser ajusticiado. Las palabras que está diciendo deben de ser muy importantes y trascendentales: "Ahora es glorificado el Hijo del Hombre y Dios es también glorificado en él". Nosotros hubiéramos pensado: Ya está bien de oscuridad, de espera, de méritos no reconocidos; se le va a hacer justicia reconociendo su valía y colmándolo de honores. Por fin se le va a hacer justicia.

7. Jesús piensa de otra manera: La glorificación coincide con el último acto de rechazo de los suyos, con la humillación máxima, la traición de Judas. Porque la crucifixión y muerte constituyen el primer acto de todo lo que viene después: Crucifixión, muerte, resurrección, Iglesia penetrada del Espíritu, todo forma una unidad para que el hombre llegue a vivir en Dios. La gloria de Jesús es la gloria del Padre: Están unidos los dos con un lazo eterno y su voluntad humana está vitalmente identificada con la del Padre. Dentro de unos momentos en la oración del huerto, le dirá: "No se haga mi voluntad, sino la tuya" (Lc 22,42).

8. Pero ¿cuál es la voluntad del Padre? La voluntad del Padre es que todos los hombres se salven (1 Tim 2,4). ¿Por qué tanto interés hasta entregar a su propio Hijo a la cruz? Porque los ama infinitamente y no quiere que ni uno solo se pierda. La salvación de los hombres es la voluntad del Padre. Esa es también su gloria. Por eso, en aquel momento en que Judas ha salido para hacer lo que tenía que hacer, "hazlo cuanto antes" (Jn 13,21), es glorificado Dios y el Hijo del Hombre. Lucas manifiesta también la premura de celebrar la pascua que acucia el corazón de Cristo: "Vivamente he deseado celebrar esta pascua con vosotros antes de morir" (Lc 22,14). Y en la misma atmósfera de ternura, el mandato del amor, su testamento: "Os doy un mandamiento nuevo: amaos unos a otros como yo os he amado" Juan 13,31. Ese es el secreto que había urgido a los Apóstoles a entregarse a Dios y a los hombres, como él, amándoles primero, cuando aún eran pecadores y hasta el fin, hasta el extremo. Así es el amor de Cristo.

9. ¿Dónde está la novedad de ese amor? Todo israelita sabía que el amor a Dios y al prójimo eran el primero y el segundo mandamiento de la ley, por lo tanto no es éste el amor nuevo. La novedad de este amor no es pues el amor, sino la identidad del amor con el amor de Jesús, que va entregar su vida por amor al Padre y a los hermanos: "Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos" (Jn 15,13). "Nadie me quita la vida, sino que la doy yo por mí mismo... Ese es el mandato que he recibido de mi Padre" (Jn 10,18). "Como el Padre me ha amado así os he amado yo; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos permaneceréis en mi amor, como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor" (Jn 15,9). Ya no es el "amarás como a ti mismo", sino "como yo os he amado". Ahí radica la novedad del mandamiento "nuevo". Donde se realiza un acto de virtud, aunque escondido e inapreciable, allí está brotando como una yema viva, el mundo nuevo y la tierra nueva.

10. Ese amor nuevo inaugura una comunicación de amor del hombre con Dios, como la que se da entre el Hijo y el Padre y es sacramento que presencializa el amor existente entre el Padre y el Hijo. Y este amor nuevo engendra el mundo nuevo, de gracia, de santidad y de vida. El mundo de Dios, cuya ley es la ley del amor: "Ví un cielo nuevo y una tierra nueva. El primer mundo ha pasado. Ahora hago el universo nuevo, el mar ya no existe”. “Cielo y tierra” es un “binomio de totalidad”, dos términos opuestos para significar “el mundo de Dios, el nuevo, y el mundo viejo, el del mal”. Ha pasado el mundo viejo, marcado por el pecado y por la muerte; por esto dice que “el mar ya no existe”, pues el mar es considerado la fuerza del mal (Ap 13,1). Y nace un mundo nuevo, que ya comenzó con la resurrección de Jesús y llegará a su plenitud en la consumación final, un final que será un nuevo comienzo. Un mundo nuevo en contraposición al viejo, caduco, agotado por transgredido, como un odre viejo, frágil y gastado, que con la fuerza del vino nuevo, se rasga y se pierde el vino. No contra el antiguo, dado por Dios, al que la muerte de Cristo y la fuerza de su resurrección gloriosa va a vigorizar a los hombres con el dinamismo del Espíritu. Así lo confirma San Juan en su carta 1, 2,7: “No os escribo un mandamiento bisoño, sino el mandamiento antiguo. Y sin embargo, mandamiento nuevo”.

11. Mundo nuevo cuya capital es “la Ciudad santa, la nueva Jerusalén”, que siendo la Ciudad nueva lleva el nombre de una ciudad vieja, Jerusalén, la ciudad de Dios, hacia la cual el antiguo pueblo de Dios dirigía su rostro y su corazón cuando oraba (Dn 6,11), la ciudad de las grandes solemnidades litúrgicas, la meta de los peregrinos que subían cantando el Salmo: “¡Qué alegría, cuando me dijeron: Vamos a la casa del Señor! ¡Ya están pisando nuestros pies tus umbrales, Jerusalén!” (Sal 121,1-2).

12. El Apocalipsis personifica la nueva Jerusalén en la esposa: “Vi la Ciudad santa de la Nueva Jerusalén, que descendía del cielo como una novia que se adorna para su esposo”. Esposo y esposa, con la que los profetas y el Cantar de los Cantares anuncian la Alianza de amor entre Jesucristo y la Iglesia y que San Juan ve como la esposa del Cordero “ataviada, le han regalado un vestido de lino puro, esplendente, (el lino representa las buenas obras de los consagrados)” (Ap 19,8), bella metáfora con un mensaje también hermoso: todo cristiano ha de contribuir con su vida santa a tejer el vestido nupcial de la Iglesia y a darle mayor esplendor, a regalarle una joya nueva. Y una voz potente dijo a Juan: “Escribe: Dichosos los invitados al banquete de bodas del Cordero” (Ap 19,9). “Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Dichosos los llamados a la cena del Señor”.

13. Y de la imagen del banquete de bodas el Apocalipsis pasa a la de la tienda. En el desierto el pueblo de Dios se reunía ante la Tienda de la Alianza. Desde ahora se reúne dentro, donde la presencia de Dios alcanza la máxima intimidad: “Y escuché una voz potente que decía desde el trono: Esta es la morada de Dios con los hombres: extenderá su tienda sobre ellos. Ellos serán su pueblo, y Dios estará con ellos. Enjugará las lágrimas de sus ojos. Ya no habrá muerte, ni luto, ni llanto, ni dolor”. Es la bienaventuranza del cielo, el cumplimiento del plan de salvación que Dios tiene sobre la humanidad. Todos los hijos de Dios reunidos en la casa del Padre. Reposo, intimidad, amor, dicha, eternidad. “Este será el fin sin fin” comenta San Agustín, en La Ciudad de Dios. Agustín, que al exhalar el perfume de de Dios vivía “anhelándote”

14. Esta felicidad se realizará con toda certeza, porque es palabra de Dios: “Dijo el que está sentado en el trono: Ahora hago el universo nuevo. Y añadió: Escribe: Estas palabras verídicas son de Dios. Me dijo también: Ya son un hecho: Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin”. Es la primera y la última vez que habla directamente Dios en el Apocalipsis. Su primera palabra en el Génesis fue: “Hágase la luz. Y la luz fue hecha” (Gn 1,3). Ahora su última palabra es un eco de aquella primera: “Hago un universo nuevo. Ya está hecho”. Un arco bello y poderoso unifica la Historia de la Salvación, desde el Génesis hasta el Apocalipsis, desde la creación hasta la consumación. Dios es la primera y la última letra del alfabeto griego, Alfa y Omega. Dios tiene la primera y la última palabra sobre el destino del mundo y de la humanidad. Pero para alcanzar la vida eterna hay que luchar y vencer: “Esta será la herencia del vencedor: Yo seré Dios para él; y él será hijo para mí´ (Ap 21,7) “Manténte fiel hasta la muerte, y te daré la corona de la vida” (Ap 2,10)."

15. Para un mundo nuevo, un mandamiento nuevo. Un mundo nuevo, no con edificaciones nuevas, casas nuevas, palacios nuevos, sino un mundo nuevo, cuya ley es el amor, dice el Concilio. Pero como las edificaciones del mundo viejo estaban construidas en el egoísmo, hay que derribar eso viejo para que lo nuevo, el amor, pueda levantarse y brillar y actuar. Estrenemos el amor. Un nuevo cielo y una nueva tierra, la nueva Jerusalén, Dios, que hace nuevas todas las cosas, el “mandamiento nuevo”: “Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros como Yo os he amado”. Nuevo, novedad pertenecen a esas palabras «mágicas» que evocan significados positivos. Nuevo, flamante, ropa nueva, vida nueva, nuevo día, año nuevo. Lo nuevo es noticia. El Evangelio se llama buena nueva porque contiene la novedad por excelencia.

16. Lo nuevo nos gusta no sólo porque lo nuevo funciona mejor, sino porque la novedad, lo que no es aún conocido deja espacio a la expectativa, a la sorpresa, a la esperanza. Y la felicidad es hija de estas cosas. Si estuviéramos seguros de que el año nuevo nos trae las mismas cosas que el anterior, ya no nos gustaría tanto. Nuevo no se opone a «antiguo», sino a «viejo». De hecho, también «antiguo» y «antigüedad» o «anticuario» son palabras positivas. La diferencia está en que lo viejo es lo que, con el tiempo, se deteriora y pierde valor; antiguo es aquello que, con el paso del tiempo, mejora y adquiere valor. Por eso procuramos evitar la expresión Viejo Testamento y preferimos hablar de Antiguo Testamento. El Nuevo mandamiento era conocido ya desde el Antiguo Testamento (Lev 19,18). Nuevo no se opone, en este caso, a antiguo, sino a viejo. Juan, escribe: “Queridos, no os escribo un mandamiento nuevo, sino el mandamiento antiguo, que tenéis desde el principio... Y sin embargo os escribo un mandamiento nuevo” (1 Jn 2,7). Era Antiguo según la letra, porque se había dado desde hace tiempo; nuevo según el Espíritu, porque sólo con Cristo se dio también la fuerza de practicarlo. Nuevo no se opone aquí a antiguo, sino a viejo. Amar al prójimo como a uno mismo se había convertido en un mandamiento viejo, débil y desgastado, a fuerza de ser trasgredido, porque la Ley imponía la obligación de amar, pero no daba la fuerza para hacerlo. Hacía falta la gracia para ello. El mandamiento del amor se transforma en un mandamiento nuevo no cuando Jesús lo predica, sino cuando, muriendo en la cruz y dándonos el Espíritu Santo, nos hace capaces de amarnos los unos a los otros, infundiendo en nosotros el amor que Él mismo tiene por cada uno.

El mandamiento de Jesús es un mandamiento nuevo en sentido activo y dinámico: porque renueva, hace nuevo, transforma todo. Es este amor que nos renueva, haciéndonos hombres nuevos, herederos del Testamento nuevo, cantores del cántico nuevo, del que habla San Agustín. Si el amor hablara, diría con la segunda lectura: “He aquí que hago nuevas todas las cosas”. San Pablo canta las excelencias de ese amor: "Es paciente", y para serlo, es necesario vencer la impaciencia, que nace del orgullo. "No es envidioso, no se jacta, no se engríe, no ofende, no busca el interés propio, no se irrita, no lleva cuentas del mal. Todo lo comprende, y perdona, todo lo cree, todo lo espera, todo lo tolera" (1 Cor 13,4). Es necesario ser educados para el amor, que no brota de nuestro natural. El amor se nos infunde. Dios es amor y nos ama y nos deja la semilla del amor, que hemos de cuidar y hacerla crecer y fomentarla siguiendo los ejemplos de Cristo: "Amaos como yo os he amado". Entregaos unos a otros como yo me entrego por vosotros. Amor delicado, amor donde aparece y resplandece la sensibilidad y la misma manifestación.

17. Amor nuevo, que inaugura la era de Jesús, la civilización del amor en que "las tinieblas han dado paso a la luz verdadera" (1 Jn 2,8). Y tal es la novedad y la categoría de este amor que él será el carné de identidad de los discípulos: "La señal por la que conocerán que sois discípulos míos, será que os amáis unos a otros".

18. Desde la hora gloriosa y tremenda en que Jesús pronunció este mandamiento y por los siglos, el mundo ha sido penetrado por la inundación de este amor. A través de la historia, mártires como Esteban, como Maximiliano Kolbe, como Teresa de Calcuta, Teresa del Niño Jesús Santa Teresa Benedicto de la Cruz y tantos innominados, han testimoniado con su sangre o con sus vidas el amor nuevo, con que eran reconocidos los primeros cristianos, de los que los paganos decían: "Mirad cómo se aman". Amor que no es ni simpatía, ni altruismo, ni filantropismo, sino amor teologal participado del amor con que el Hijo ama al Padre, y el Padre ama al Hijo, con el Espíritu Santo por medio. Con el amor con que se entrega cada Persona a la otra, estamos llamados a amarnos unos a otros, como Cristo nos ha amado. Es la tarea más revolucionaria que ningún hombre puede emprender. La única que es capaz de cambiar el mundo de raíz. Ese es el amor cuyo manantial es la propia carne y sangre del Redentor, que participamos en el banquete eucarístico. Pidamos, como San Agustín, “Señor, dame el amor que me mandas, y pídeme lo que quieres”.



JESUS MARTI BALLESTER
www.jmarti.ciberia.es
jmarti@ciberia.es


 
 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
 
 
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foros de discusión
Mapas Mapa de Escritores actuales
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Escritores actuales
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
• Dirección Editorial de Catholic.net
• Dr. Guzmán Carriquiry
• P. José Antonio Medina
• Editoriales
• Conferencias episcopales
• Abdala Alberto
• Aguer Héctor, Mons.
• Aguiló Alfonso
• Álvarez Rodríguez Máximo
• Benedicto XVI, Joseph Ratzinger
• Bojorge Horacio S.J.
• Buela Carlos Miguel, Sacerdote del VE
• Burggraf Jutta
• Casadevall Salvador
• Cabellos Llorente Pablo
• Caro, Gustavo
• Cases Enrique
• Cipriani Thorne Juan Luis, Card.
• Chesterton G K
• Córdova Sergio
• Corcuera Álvaro LC
• Cuevas Aníbal
• Dennis Doren, L.C.
• DApice Gustavo Daniel
• De Ariño María Esther
• De Blas Mariano
• De Castro Claudio
• De Andrés Marcelino
• De Wohl Louis
• De las Heras Muela Jesús
• Dib Alberto Miguel
• Escritores de Yo influyo
• Esquivel Juan Pablo
• Equipo de Buenas Noticias
• Ferrán Juan José, L.C.
• Fernández Texeira Nunes Álvaro
• Mauricio I. Pérez
• Montiu José María
• García José
• García Olivas José Guillermo
• García Pedro Misionero Claretiano
• García Pimentel Luis
• Garza Medina Luis
• Ortega Trillo Alejandro L.C.
• Gómez Navarro Eusebio
• Grupo Esfera Educativa
• Guardini Romano
• Irure Martín
• Iraburu José María
• Jil Portilla José
• Juan Pablo II
• Larumbe Sergio, IVE
• Llera Vázquez Pedro Luis
• Lira Rugarcía Eugenio
• López Quintás Alfonso
• Loring Jorge
• Martín Descalzo José Luis
• Martín Rincón Estanislao
• Martínez Abad Eduardo
• Martí Ballester Jesús
• Vida y obra del P. Jesús
• Reportajes
• Homilía dominical
• Algunas vidas ejemplares
• Mena Hernandez Víctor Hugo
• Mújica Jorge Enrique
• Munilla José Ignacio, Mons.
• Obispos de España
• Obispos de Latinoamérica
• Ortega Ruiz Pedro
• Parga Limón Ernesto
• Palencia Ramírez de Arellano Jorge, Monseñor
• Pascual, Fernando, L.C.
• López Pedraz, Juan SJ
• Pérez Gallego, José Luis
• Pérez Lozano José María
• Peña Ángel O.A.R.
• Pou Sabaté Llucià
• Quevedo Paulino
• Ramírez Mozqueda Alberto
• Ratero María Susana
• Rego de Planas, Lucrecia
• Rivilla San Martín Miguel
• Rivas Sánchez, Marcelo
• Rivero Antonio LC
• Ryan Michael
• Sánchez Sebastián
• Schmidt Oscar
• Schwizer Nicolás
• Santos Felipe
• Sánchez Griese Germán
• Schooyans Michel
• Tagle Moreno Hugo, padre de Schöenstatt
• Urbizu Guillermo
• Vélez Gustavo
• Volpacchio Eduardo María
• Zavala, Martín
Lista de correo


Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores en línea
Consulta a nuestro grupo de consultores, son más de 300 disponibles para responder todas tus dudas
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• Pontificio Consejo para los Laicos
• Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales
• Periodismo Católico
• Revista Arbil, apostando por los valores
• Web de Filosofía Ética, Javier Borrego

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad

Eventos de la comunidad
ORAR - LEER - TRABAJAR, del Monje Trapense Ceferino Leardi OCSO
Presentación del Libro: ORAR LEER TRABAJAR, del Monje Trapense Ceferino Leardi OCSO
Ver todos los eventos

Encuesta
¿Te gustaría mejorar tu comunicación con Dios?
Sí, lo necesito, pero no sé cómo ni tengo quién me enseñe
Sí, hago un poco de oración al día, pero quiero mejorar
Realmente me urge, llevo tiempo buscando eso
Sí, pero creo que no soy capaz
Creo que eso es para sacerdotes y monjas, no para mí
Sé que lo necesito, pero no estaría dispuesto a ir a un curso de oración
Lo he intentado muchas veces y no lo logro, no es para mí
Estoy satisfecho con mi vida de oración
No lo considero importante en mi vida, hay cosas prioritarias
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foros de discusión
¡Participa!

Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red