> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Escritores actuales | sección
Martí Ballester Jesús | categoría
Homilía dominical | tema
Autor: P. Jesús Martí Ballester | Fuente: Catholic.net
El Espíritu del Señor está sobre mi
Domingo 3º del Tiempo Ordinario. Ciclo C. Los bautizados somos instrumentos de Dios.
 
El Espíritu del Señor está sobre mi
El Espíritu del Señor está sobre mi
Domingo 3º del Tiempo Ordinario. Ciclo C.
21 de enero de 2007

“Hoy se ha cumplido esta escritura que acabáis de oír”



1. Nehemías nos relata hoy la proclamación solemne del libro de la ley a la asamblea de hombres y mujeres de Israel. El sacerdote Esdras, cinco siglos antes de Cristo, hace la lectura de la Palabra de Dios. Como Esdras al pueblo de Israel, también Cristo nos hace hoy la homilía al pueblo cristiano. Los dos caudillos de Israel, Esdras en lo religioso y Nehemías en lo político, son los artífices de la restauración postexílica. Sólo con la lectura de los seis primeros capítulos del libro de Nehemías, se puede valorar la categoría de este personaje, como una de las personalidades más recias del pueblo judío.

2. Cuando los israelitas tomaron posesión de la tierra prometida, se organizaron en tribus, hasta que llegó la monarquía. Dominados sucesivamente en lo político, por persas, griegos y romanos, cuando regresaron del destierro, no pudieron constituir una unidad política. Sólo pudieron constituir una comunidad religiosa con la Ley por constitución, con la jerarquía sacerdotal con el Templo de Jerusalén por hogar. Desde ahora el sacerdote y escriba Esdras será el padre y el organizador del pueblo judío. La lectura del libro de Nehemías que hoy hemos escuchado nos relata la misión que Esdras ha comenzado para poner en marcha a aquel pueblo, que ha padecido tantas adversidades y vicisitudes. El escenario es imponente: en la plaza, se congregaron los hombres, las mujeres y cuantos podían entender. Sobre un estrado de madera se sitúa solemnemente Esdras, con el Libro de la Ley. Cuando abrió el libro, todos se pusieron de pie. Bendijo entonces Esdras a Yahvé, Dios grande, y todo el pueblo, alzando las manos, respondió: «Amén, amén»; y postrándose, adoraron a Yahvé rostro a tierra. Y estuvo leyendo el libro desde la mañana hasta la tarde.

3. Escena grandiosa. Esto ocurría en la fiesta de los Tabernáculos, al final del mes de septiembre, cuando se daba gracias por la cosecha. Aquella lectura solemne, se convirtió en un Retiro Espiritual para renovar la Alianza. Al terminar la lectura, Esdras pronunció estas palabras de consolación: "Hoy es un día consagrado a Dios". El fruto de la escucha de la Palabra de Dios, fue visible pues el pueblo lloraba conmovido hasta el punto de que Esdras le tuvo que consolar: "No lloréis, ni estéis tristes, porque el gozo del Señor es vuestra fortaleza" Nehemías 8,2.

4. La gente se conmovió. Al escuchar la lectura de la Ley, se dieron cuenta de sus pecados y se compungieron y prometieron convertirse. Es la diferencia que vamos a escuchar en los oyentes de la sinagoga de Nazaret que, asombrados ante la predicación de Jesús, terminaron por decidir despeñarlo. Es una comparación muy realista. Oyen unos, oyen otros, unos lloran y se convierten, otros, protestan y se endurecen. Pasaba entre los hebreos y los nazarenos y ocurre entre nosotros cada día. Escuchamos todos lo mismo y unos lloran y se arrepienten y se convierten, y otros siguen igual o peor. El problema de la libertad está en juego. Aunque el predicador sea el mismo Verbo de Dios.

5. Conocido el marco y la circunstancia de la lectura, comprendemos que el Salmo 18 esté dedicado a la ley, a los mandatos y a la voluntad del Señor, que es recta, descanso del alma, límpida e iluminadora, verdadera y justa, y que alegra el corazón. En fin, que "Las palabras del Señor son espíritu y vida".

6. La proclamación de Jesús, su primera homilía, fue pronunciada al comienzo de su misión pública. En la sinagoga de Nazaret, donde se había criado, pronunció Jesús en la proclamación de su comentario homilético: "Hoy se cumple esta escritura" Lucas 1,1. Esdras y Jesús, uno y otro, hablan del "hoy". Si en el evangelio de Juan vimos el domingo anterior que tiene importancia capital la "hora", en el de Lucas, la importancia la tiene el "hoy". Por ejemplo, en 5, 26, después de la curación del paralítico, dice la gente estupefacta: "Hoy hemos visto cosas maravillosas".

En Lucas el "Hoy" significa que la palabra proclamada es actualizada hoy. Jesús viene a decir: Lo que Isaías había dicho lo he comenzado yo a realizar hoy: curar, perdonar, consolar, compadecerme, liberar de espíritus malos. Jesús, cumpliendo las esperanzas del Antiguo Testamento anunciadas por los profetas, se presenta como el creador de un mundo nuevo, significado en la liberación de los oprimidos y cautivos, de los que soportan el desorden social, de los pobres que carecen de medios para poder sobrevivir, y en la curación de los ciegos que padecen un defecto biológico, y en la sociedad anestesiada en su mayoría más clamorosa que se suicida por entontecida y arrastra en su desplome, en una democracia nominal, al abismo de la tiranía, a un rebaño manso e indefenso, que no sabe o no quiere defenderse por cobardía..

7. El mundo viejo está lleno de oprimidos, cautivos, pobres y ciegos, y colmado de miseria. Los profetas habían anunciado la liberación de estos pobres. Jesús afirma que "hoy se cumple la profecía de Isaías, que acabáis de oír". Está proclamando una realidad que él, como Mesías, va a ir realizando durante toda su vida, y que continuará desarrollando la Iglesia. Todos sus gestos y palabras serán buena nueva de vida y de plenitud para los hombres, buena noticia que culminará en la Pascua de su transformación radical e integral.

8. El presente de la humanidad está desbordado de opresión, esclavitud, pecado, crímenes escalofriantes, frustraciones, injusticias descomunales y a todo nivel, y desengaños. La mayoría viven oprimidos por el miedo, por las preocupaciones y obsesiones; esclavizados por ataduras, que son incapaces de romper, conflictos, complejos y culpabilidades. ¡Cuánta gente está pensando: si logro cambiar a las personas que me rodean, o consigo cambiar la situación en que me encuentro, seré feliz! No saben que los que les hace desgraciados, lo que les causa sufrimientos, no son ni las circunstancias, ni las personas que les rodean, sino su propia intimidad, su propio ser y carácter indomado, sus propias programaciones, sus propios y personales bloqueos. Se puede conseguir una mejor situación, vivir en el lugar más hermoso del mundo, y seguir siendo interiormente desgraciados.

9. ¡Si yo consiguiera ver realizados mis deseos! Entonces sería feliz. Es todo lo contrario: los deseos son los que hacen que las personas vivan tensas, frustradas, nerviosas, inseguras y llenas de miedos. Los deseos que se cumplen producen un instante de placer mientras dura la pasión. Pero ¿es eso la felicidad? La felicidad es el reino de Jesús, “que no es comida ni bebida, sino paz, justicia y gozo del Espíritu Santo” (Rm 14,17). La alegría y la felicidad las da el Espíritu Creador, que forja un hombre nuevo, que logra la transformación por la fe, por la caridad, por el vencido el egoísmo, y consigue un hombre desinteresado, atento al más pobre, con espíritu de responsabilidad, del cumplimiento del deber a conciencia, de la valentía ante la enfermedad y la muerte, de la veracidad aunque cueste, de la lealtad constante, de la confianza mutua, fruto del amor y de la comprensión. A veces se tiene envidia de alguien y no sabemos lo que aquella persona está sufriendo y el calvario que vive y las esclavitudes y ambiciones que no la dejan vivir. Hay cruces interiores y complejos, que se convierten en verdaderas cruces.

10. Estas realidades son las que manifiestan el Espíritu de Jesús Viviente y lo hacen visible. Y señalan que Jesús está presente y que hoy se cumplen estas palabras, sin necesidad de obras clamorosas. Seguro que hemos tenido la experiencia de haber hecho un acto de caridad verdadero, no de ostentación, un acto de perdón, de desinterés, la visita a un enfermo, y hemos sentido la verdadera alegría. Hoy se cumple. Se ha proclamado la Palabra. La Palabra es vida y produce vida. Nos hace pensar y deseamos vivirla. Y rezamos para tener fuerzas para practicarla. Y nos va cambiando. Ese es el sentido de la palabra “hoy se cumple”.

11. San Pablo utiliza la imagen del cuerpo humano para declarar la forma en que actúa el Espíritu, que era clásica en la literatura greco-romana. Los miembros son muchos, pero uno solo el cuerpo con todos los miembros en completa armonía, tendiendo al bien de todos, sin sentir envidia los que deben desempeñar funciones más humildes, ni ensoberbecerse los que han de desempeñar las más elevadas. Al enumerar la variedad de funciones, San Pablo habla de: apóstoles, profetas, doctores, don de milagros, de curación, de beneficencia, de gobierno, de lenguas, y de su interpretación. "El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido". Palabras que se aplica Jesús y que cada bautizado debe revivir porque son una realidad. Obremos siempre con el conocimiento de que somos instrumentos del Espíritu y el Espíritu hará maravillas con nosotros y por nosotros.

12. Estas palabras se cumplen hoy: En la Palabra, que nos está liberando, en la Eucaristía y en los otros sacramentos que nos vivifican y transforman, aunque lentamente. Dejémonos pues, penetrar por el Espíritu que quiere recrearnos, aunque esto exija romper la vasija deteriorada, hacernos nuevos, prontos a luchar y a huir las ocasiones, ayudados por la divina gracia, como condición para ser plenificados en Cristo. Amén.


JESUS MARTI BALLESTER
www.jmarti.ciberia.es
jmarti@ciberia.es



 
 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
 
 
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foros de discusión
Mapas Mapa de Escritores actuales
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Escritores actuales
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
• Dirección Editorial de Catholic.net
• Dr. Guzmán Carriquiry
• P. José Antonio Medina
• Editoriales
• Conferencias episcopales
• Abdala Alberto
• Aguer Héctor, Mons.
• Aguiló Alfonso
• Álvarez Rodríguez Máximo
• Benedicto XVI, Joseph Ratzinger
• Bojorge Horacio S.J.
• Burggraf Jutta
• Buela Carlos Miguel, Sacerdote del VE
• Cabellos Llorente Pablo
• Caro, Gustavo
• Cases Enrique
• Casadevall Salvador
• Cipriani Thorne Juan Luis, Card.
• Chesterton G K
• Córdova Sergio
• Corcuera Álvaro LC
• Cuevas Aníbal
• Dennis Doren, L.C.
• DApice Gustavo Daniel
• De Castro Claudio
• De Andrés Marcelino
• De Wohl Louis
• De las Heras Muela Jesús
• De Ariño María Esther
• De Blas Mariano
• Dib Alberto Miguel
• Esquivel Juan Pablo
• Equipo de Buenas Noticias
• Escritores de Yo influyo
• Fernández Texeira Nunes Álvaro
• Ferrán Juan José, L.C.
• Mauricio I. Pérez
• Montiu José María
• García Pimentel Luis
• Garza Medina Luis
• García José
• García Olivas José Guillermo
• García Pedro Misionero Claretiano
• Ortega Trillo Alejandro L.C.
• Gómez Navarro Eusebio
• Guardini Romano
• Grupo Esfera Educativa
• Iraburu José María
• Irure Martín
• Jil Portilla José
• Juan Pablo II
• Larumbe Sergio, IVE
• Llera Vázquez Pedro Luis
• Lira Rugarcía Eugenio
• López Quintás Alfonso
• Loring Jorge
• Martín Descalzo José Luis
• Martín Rincón Estanislao
• Martínez Abad Eduardo
• Martí Ballester Jesús
• Vida y obra del P. Jesús
• Reportajes
• Homilía dominical
• Algunas vidas ejemplares
• Mena Hernandez Víctor Hugo
• Mújica Jorge Enrique
• Munilla José Ignacio, Mons.
• Obispos de Latinoamérica
• Obispos de España
• Ortega Ruiz Pedro
• Pascual, Fernando, L.C.
• Palencia Ramírez de Arellano Jorge, Monseñor
• Parga Limón Ernesto
• López Pedraz, Juan SJ
• Pérez Gallego, José Luis
• Pérez Lozano José María
• Peña Ángel O.A.R.
• Pou Sabaté Llucià
• Quevedo Paulino
• Ramírez Mozqueda Alberto
• Ratero María Susana
• Rego de Planas, Lucrecia
• Rivilla San Martín Miguel
• Rivas Sánchez, Marcelo
• Rivero Antonio LC
• Ryan Michael
• Santos Felipe
• Sánchez Griese Germán
• Schooyans Michel
• Sánchez Sebastián
• Schmidt Oscar
• Schwizer Nicolás
• Tagle Moreno Hugo, padre de Schöenstatt
• Urbizu Guillermo
• Vélez Gustavo
• Volpacchio Eduardo María
• Zavala, Martín
Lista de correo


Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores en línea
Consulta a nuestro grupo de consultores, son más de 300 disponibles para responder todas tus dudas
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• Pontificio Consejo para los Laicos
• Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales
• Periodismo Católico
• Revista Arbil, apostando por los valores
• Web de Filosofía Ética, Javier Borrego

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad

Eventos de la comunidad
ORAR - LEER - TRABAJAR, del Monje Trapense Ceferino Leardi OCSO
Presentación del Libro: ORAR LEER TRABAJAR, del Monje Trapense Ceferino Leardi OCSO
Ver todos los eventos

Encuesta
¿Te gustaría mejorar tu comunicación con Dios?
Sí, lo necesito, pero no sé cómo ni tengo quién me enseñe
Sí, hago un poco de oración al día, pero quiero mejorar
Realmente me urge, llevo tiempo buscando eso
Sí, pero creo que no soy capaz
Creo que eso es para sacerdotes y monjas, no para mí
Sé que lo necesito, pero no estaría dispuesto a ir a un curso de oración
Lo he intentado muchas veces y no lo logro, no es para mí
Estoy satisfecho con mi vida de oración
No lo considero importante en mi vida, hay cosas prioritarias
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foros de discusión
¡Participa!

Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red