> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Escritores actuales | sección
Equipo de Buenas Noticias | categoría
Otra mirada al mundo | tema
Autor: CELAM | Fuente: www.aciprensa.com
Aparecida: La dulce y confortadora alegría de evangelizar
Resumen del documento final de Aparecida 2007. Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, del 13 al 31 de mayo del 2007 · Aparecida - Brasil
 



Discípulos y misioneros de Jesucristo para que nuestros pueblos en Él tengan vida

1. Los obispos reunidos en la V Conferencia General del Episcopado de América Latina y El Caribe quieren impulsar, con el acontecimiento celebrado junto a Nuestra Señora Aparecida en el espíritu de "un nuevo Pentecostés", y con el documento final que resume las conclusiones de su diálogo, una renovación de la acción de la Iglesia. Todos sus miembros están llamados a ser discípulos y misioneros de Jesucristo, Camino, Verdad y Vida, para que nuestros pueblos tengan vida en Él. En la senda abierta por el Concilio Vaticano II y en continuidad creativa con las anteriores Conferencias de Río de Janeiro, 1955; Medellín, 1968; Puebla, 1979; y Santo Domingo, 1992, han reflexionado sobre el tema Discípulos y misioneros de Jesucristo para que nuestros pueblos en Él tengan vida."Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida" (Jn 14,6), y han procurado trazar en comunión líneas comunes para proseguir la nueva evangelización a nivel regional.


Renovar las comunidades eclesiales y estructuras pastorales para encontrar los cauces de la trasmisión de la fe en Cristo

2. Ellos expresan, junto con el Papa Benedicto XVI, que el patrimonio más valioso de la cultura de nuestros pueblos es "la fe en Dios Amor". Reconocen con humildad las luces y las sombras que hay en la vida cristiana y en la tarea eclesial. Quieren iniciar una nueva etapa pastoral, en las actuales circunstancias históricas, marcada por un fuerte ardor apostólico y un mayor compromiso misionero para proponer el Evangelio de Cristo como camino a la verdadera vida que Dios brinda a los hombres. En diálogo con todos los cristianos y al servicio de todos los hombres, asumen "la gran tarea de custodiar y alimentar la fe del Pueblo de Dios, y recordar también a los fieles de este Continente que, en virtud de su bautismo, están llamados a ser discípulos y misioneros de Jesucristo" (Benedicto XVI, Discurso Inaugural, 3). Se han propuesto renovar las comunidades eclesiales y estructuras pastorales para encontrar los cauces de la trasmisión de la fe en Cristo como fuente de una vida plena y digna para todos, para que la fe, la esperanza y el amor renueven la existencia de las personas y transformen las culturas de los pueblos.


Todo el Pueblo de Dios en un estado permanente de misión

3. En ese contexto y con ese espíritu ofrecen sus conclusiones abiertas en el Documento final. El texto tiene tres grandes partes que sigue el método de reflexión teológico pastoral "ver, juzgar y actuar". Así se mira la realidad con ojos iluminados por la fe y un corazón lleno de amor, proclama con alegría el Evangelio de Jesucristo para iluminar la meta y el camino de la vida humana, y busca, mediante un discernimiento comunitario abierto al soplo del Espíritu Santo, líneas comunes de una acción realmente misionera, que ponga a todo el Pueblo de Dios en un estado permanente de misión. Ese esquema tripartito está hilvanado por un hilo conductor en torno a la vida, en especial la Vida en Cristo, y está recorrido transversalmente por las palabras de Jesús, el Buen Pastor: "Yo he venido para que las ovejas tengan vida y la tengan en abundancia" (Jn 10,10).


Parte I: La vida de nuestros pueblos

4. La primera parte se titula "La vida de nuestros pueblos". Allí se considera, brevemente, al sujeto que mira la realidad y que bendice a Dios por todos los dones recibidos, en especial, por la gracia de la fe que lo hace seguidor de Jesús y por el gozo de participar en la misión eclesial. Ese capítulo primero, que tiene el tono de un himno de alabanza y acción de gracias, se denomina Los discípulos misioneros.

Inmediatamente sigue el capítulo segundo, el más largo de esta parte, titulado Mirada de los discípulos misioneros hacia la realidad. Con una mirada teologal y pastoral considera, con cierto detenimiento, los grandes cambios que están sucediendo en nuestro continente y en el mundo, y que interpelan a la evangelización. Se analizan varios procesos históricos complejos y en curso en los niveles sociocultural, económico, sociopolítico, étnico y ecológico, y se disciernen grandes desafíos como la globalización, la injusticia estructural, la crisis en la trasmisión de la fe y otros. Allí se plantean muchas realidades que afectan la vida cotidiana de nuestros pueblos. En ese contexto, considera la difícil situación de nuestra Iglesia en esta hora de desafíos, haciendo un balance de signos positivos y negativos.


Parte II: La Vida de Jesucristo en los discípulos misioneros

5. La segunda parte, a partir de la mirada al hoy de América Latina y El Caribe, ingresa en el núcleo del tema. Su título es "La Vida de Jesucristo en los discípulos misioneros". Indica la belleza de la fe en Jesucristo como fuente de Vida para los hombres y mujeres que se unen a Él y recorren el camino del discipulado misionero. Aquí, tomando como eje la Vida que Cristo nos ha traído, se tratan, en cuatro capítulos sucesivos, grandes dimensiones interrelacionadas que conciernen a los cristianos en cuanto discípulos misioneros de Cristo: la alegría de ser llamados a anunciar el Evangelio, con todas sus repercusiones como "buena noticia" en la persona y en la sociedad (capítulo tercero); la vocación a la santidad que hemos recibido los que seguimos a Jesús, al ser configurados con Él y estar animados por el Espíritu Santo (capítulo cuarto); la comunión de todo el Pueblo de Dios y de todos en el Pueblo de Dios, contemplando desde la perspectiva discipular y misionera los distintos miembros de la Iglesia con sus vocaciones específicas, y el diálogo ecuménico, el vínculo con el judaísmo y el diálogo interreligioso (capítulo cinco); por fin, se plantea un itinerario para los discípulos misioneros que considera la riqueza espiritual de la piedad popular católica, una espiritualidad trinitaria, cristocéntrica y mariana de estilo comunitario y misionero, y variados procesos formativos, con sus criterios y sus lugares según los diversos fieles cristianos, prestando especial atención a la iniciación cristiana, la catequesis permanente y la formación pastoral (capítulo sexto). Aquí está una de las novedades del Documento que busca revitalizar la vida de los bautizados para que permanezcan y avancen en el seguimiento de Jesús.


Parte III: La vida de Jesucristo para nuestros pueblos

6. La tercera parte ingresa plenamente en la misión actual de la Iglesia latinoamericana y caribeña. Conforme al tema se la formula con el título "La vida de Jesucristo para nuestros pueblos". Sin perder el discernimiento de la realidad ni los fundamentos teológicos, aquí se consideran las principales acciones pastorales con un dinamismo misionero.

En un núcleo decisivo del Documento se presenta La misión de los discípulos misioneros al servicio de la vida plena, considerando la Vida nueva que Cristo nos comunica en el discipulado y nos llama a comunicar en la misión, porque el discipulado y la misión son como las dos caras de una misma medalla. Aquí se desarrolla una gran opción de la Conferencia: convertir a la Iglesia en una comunidad más misionera. Con este fin se fomenta la conversión pastoral y la renovación misionera de las iglesias particulares, las comunidades eclesiales y los organismos pastorales. Aquí se impulsa una misión continental que tendría por agentes a las diócesis y a los episcopados (capítulo siete).

Luego se analizan algunos ámbitos y algunas prioridades que se quieren impulsar en la misión de los discípulos entre nuestros pueblos al alba del tercer milenio. En El Reino de Dios y la promoción de la dignidad humana se confirma la opción preferencial por los pobres y excluidos que se remonta a Medellín, a partir del hecho de que en Cristo Dios se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza, se reconocen nuevos rostros de los pobres (vg., los desempleados, migrantes, abandonados, enfermos, y otros) y se promueve la justicia y la solidaridad internacional (capítulo ocho). Bajo el título Familia, personas y vida, a partir del anuncio de la Buena Noticia de la dignidad infinita de todo ser humano, creado a imagen de Dios y recreado como hijo de Dios, se promueve una cultura del amor en el matrimonio y en la familia, y una cultura del respeto a la vida en la sociedad; al mismo tiempo se desea acompañar pastoralmente a las personas en sus diversas condiciones de niños, jóvenes y adultos mayores, de mujeres y varones, y se fomenta el cuidado del medio ambiente como casa común (capítulo nueve).

En el último capítulo, titulado Nuestros pueblos y la cultura, continuando y actualizando las opciones de Puebla y de Santo Domingo por la evangelización de la cultura y la evangelización inculturada, se tratan los desafíos pastorales de la educación y la comunicación, los nuevos areópagos y los centros de decisión, la pastoral de las grandes ciudades, la presencia de cristianos en la vida pública, especialmente el compromiso político de los laicos por una ciudadanía plena en la sociedad democrática, la solidaridad con los pueblos indígenas y afrodescendientes, y una acción evangelizadora que señale caminos de reconciliación, fraternidad e integración entre nuestros pueblos, para formar una comunidad regional de naciones en América Latina y El Caribe (capítulo diez).


La dulce y confortadora alegría de evangelizar

7. Con un tono evangélico y pastoral, un lenguaje directo y propositivo, un espíritu interpelante y alentador, un entusiasmo misionero y esperanzado, una búsqueda creativa y realista, el Documento quiere renovar en todos los miembros de la Iglesia, convocados a ser discípulos misioneros de Cristo, "la dulce y confortadora alegría de evangelizar" (EN 80). Llevando las naves y echando las redes mar adentro, desea comunicar el amor del Padre que está en el cielo y la alegría de ser cristianos a todos los bautizados y bautizadas, para que proclamen con audacia a Jesucristo al servicio de una vida en plenitud para nuestros pueblos. Con las palabras de los discípulos de Emaús y con la plegaria del Papa en su Discurso inaugural, el Documento concluye con una oración dirigida a Jesucristo: "Quédate con nosotros, porque atardece y el día ya ha declinado" (Lc 24,29).

8. Con todos los miembros del Pueblo de Dios que peregrinan por América Latina y El Caribe, los discípulos misioneros encuentran la ternura del amor de Dios reflejada en el rostro de la Virgen María. Nuestra Madre querida, desde el santuario de Guadalupe, hace sentir a sus hijos más pequeños que están cobijados por su manto, y desde aquí, en Aparecida, nos invita a echar las redes para acercar a todos a su Hijo, Jesús, porque Él es "el Camino, la Verdad y la Vida” (Jn 14,6), sólo Él tiene “palabras de Vida eterna".
(Jn 6,68) y Él vino para que todos "tengan Vida y la tengan en abundancia" (Jn 10,10).


¡Más buenas noticias en video!

  • La primera JMJ del Papa Francisco en cifras

  • Aparecida, el santuario al que irá Francisco en la JMJ, es uno de los más visitados del mundo

  • Papa Francisco habla a la prensa durante el vuelo a Brasil

  • El Papa recorre Río en un sencillo coche

  • El Papa a jóvenes: Id más allá de los confines de lo que es humanamente posible





    Otra Mirada al Mundo
    No todo en el mundo es maldad e injusticia, sino que todos los días también suceden cosas buenas donde se hace presente la mano y el amor de Dios


    Si te interesa recibir el boletín semanalmente en tu email
    suscríbete aquí

  •  
     

     
    Publicar un comentario sobre este artículo

     Nombre

     Email (no será publicado)

     País

    Comentario



    Escriba las letras como aparecen



    * Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
         Herramientas del Artículo:
    Arriba
    .
    Ver más artículos del tema
    .
    Preguntas o comentarios
    .
    ¿En donde estoy?
    .
    Hacer un donativo
    Envíalo a un amigo
    .
    Formato para imprimir
    .
    Descargar en PDF
    .
    Descargarlo a tu Palm
    .
      Suscripción canal RSS

    Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
    DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

    Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
    Servicios por email Servicios por email
    Foros Foros de discusión
    Mapas Mapa de Escritores actuales
    Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
    Comentarios Comentarios al editor de esta sección
    Biblioteca Documentos de apoyo de Escritores actuales
    Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
    Donativos Hacer un donativo
    • Dirección Editorial de Catholic.net
    • Dr. Guzmán Carriquiry
    • P. José Antonio Medina
    • Editoriales
    • Conferencias episcopales
    • Abdala Alberto
    • Aguer Héctor, Mons.
    • Aguiló Alfonso
    • Álvarez Rodríguez Máximo
    • Benedicto XVI, Joseph Ratzinger
    • Bojorge Horacio S.J.
    • Buela Carlos Miguel, Sacerdote del VE
    • Burggraf Jutta
    • Casadevall Salvador
    • Cabellos Llorente Pablo
    • Caro, Gustavo
    • Cases Enrique
    • Chesterton G K
    • Cipriani Thorne Juan Luis, Card.
    • Corcuera Álvaro LC
    • Córdova Sergio
    • Cuevas Aníbal
    • Dennis Doren, L.C.
    • DApice Gustavo Daniel
    • De las Heras Muela Jesús
    • De Ariño María Esther
    • De Blas Mariano
    • De Castro Claudio
    • De Andrés Marcelino
    • De Wohl Louis
    • Dib Alberto Miguel
    • Escritores de Yo influyo
    • Esquivel Juan Pablo
    • Equipo de Buenas Noticias
    • Buenas Noticias
    • Otra mirada al mundo
    • Especial Año Sacerdotal
    • Ferrán Juan José, L.C.
    • Fernández Texeira Nunes Álvaro
    • Mauricio I. Pérez
    • Montiu José María
    • Garza Medina Luis
    • García José
    • García Olivas José Guillermo
    • García Pedro Misionero Claretiano
    • García Pimentel Luis
    • Ortega Trillo Alejandro L.C.
    • Gómez Navarro Eusebio
    • Grupo Esfera Educativa
    • Guardini Romano
    • Irure Martín
    • Iraburu José María
    • Jil Portilla José
    • Juan Pablo II
    • Larumbe Sergio, IVE
    • Lira Rugarcía Eugenio
    • Llera Vázquez Pedro Luis
    • López Quintás Alfonso
    • Loring Jorge
    • Martín Descalzo José Luis
    • Martín Rincón Estanislao
    • Martínez Abad Eduardo
    • Martí Ballester Jesús
    • Mena Hernandez Víctor Hugo
    • Mújica Jorge Enrique
    • Munilla José Ignacio, Mons.
    • Obispos de Latinoamérica
    • Obispos de España
    • Ortega Ruiz Pedro
    • Parga Limón Ernesto
    • Palencia Ramírez de Arellano Jorge, Monseñor
    • Pascual, Fernando, L.C.
    • Peña Ángel O.A.R.
    • López Pedraz, Juan SJ
    • Pérez Gallego, José Luis
    • Pérez Lozano José María
    • Pou Sabaté Llucià
    • Quevedo Paulino
    • Ramírez Mozqueda Alberto
    • Ratero María Susana
    • Rego de Planas, Lucrecia
    • Rivero Antonio LC
    • Rivilla San Martín Miguel
    • Rivas Sánchez, Marcelo
    • Ryan Michael
    • Schooyans Michel
    • Sánchez Sebastián
    • Schmidt Oscar
    • Schwizer Nicolás
    • Santos Felipe
    • Sánchez Griese Germán
    • Tagle Moreno Hugo, padre de Schöenstatt
    • Urbizu Guillermo
    • Vélez Gustavo
    • Volpacchio Eduardo María
    • Zavala, Martín
    Lista de correo


    Suscribir
    Cancelar suscripción
    Consultores en línea
    Consulta a nuestro grupo de consultores, son más de 300 disponibles para responder todas tus dudas
    Ver todos los consultores
    Apoyan a la comunidad
    • Pontificio Consejo para los Laicos
    • Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales
    • Periodismo Católico
    • Revista Arbil, apostando por los valores
    • Web de Filosofía Ética, Javier Borrego

    Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad

    Eventos de la comunidad
    ORAR - LEER - TRABAJAR, del Monje Trapense Ceferino Leardi OCSO
    Presentación del Libro: ORAR LEER TRABAJAR, del Monje Trapense Ceferino Leardi OCSO
    Ver todos los eventos

    Encuesta
    ¿Te gustaría mejorar tu comunicación con Dios?
    Sí, lo necesito, pero no sé cómo ni tengo quién me enseñe
    Sí, hago un poco de oración al día, pero quiero mejorar
    Realmente me urge, llevo tiempo buscando eso
    Sí, pero creo que no soy capaz
    Creo que eso es para sacerdotes y monjas, no para mí
    Sé que lo necesito, pero no estaría dispuesto a ir a un curso de oración
    Lo he intentado muchas veces y no lo logro, no es para mí
    Estoy satisfecho con mi vida de oración
    No lo considero importante en mi vida, hay cosas prioritarias
    > Ver resultados
    > Ver todas las encuestas
    Foros de discusión
    ¡Participa!

    Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
    © 2014 Catholic.net Inc.
    Todos los derechos reservados
    El lugar de encuentro de los católicos en la red