> English
> Français
> Italiano
El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Escritores actuales | sección
Esquivel Juan Pablo | categoría
Muy interesante | tema
Autor: P. Juan Pablo Esquivel
Homilia del DOMINGO XIV - Tiempo Ordinario Ciclo C
“Dichoso el que escucha la palabra de Dios y la practica”. “María escuchaba la Palabra y la guardaba en su corazón”.
 
"Domingo XV”

( Ciclo "C" )


+ Contexto del Evangelio: Betania: lugar amado para Jesús, que iba allí a menudo para “refugiarse”, para descansar un poco, a la casa de sus queridos amigos: Marta; María; y Lázaro... La dedicación de Marta, sus atenciones y su preocupación por atender a Jesús y a quienes lo acompañaban son celebradas por la Iglesia, que la venera como a Santa Marta, el día 29 de julio, proponiéndola como modelo de quienes se dedican a servir a sus hermanos en las tareas domésticas (amas de casa; servicio doméstico; etc.)

+ Pero el Evangelio de hoy centra nuestra atención en otra mujer menos digna de alabanza por su actitud para con el Señor: mientras Marta está atareada con los quehaceres domésticos, María se ha quedado sentada a los pies de Jesús, escuchando sus palabras... Sentarse a los pies era la actitud habitual de los discípulos cuando escuchaban a sus maestros. Ante Jesús, que en este momento de descanso y diálogo con sus amigos no ha dejado de enseñar, María no pierde la oportunidad y se coloca entre los oyentes, como una discípula.

+ Esto puede parecernos normal... pero no lo es en absoluto.
En la sociedad de aquel tiempo los maestros tenían discípulos, y los instruían públicamente. Pero las costumbres de la época no admitían que se pudiera tener discípulas. Un maestro jamás hablaba públicamente con una mujer, y menos para enseñarle. La legislación bíblica obligaba a asistir al templo para las festividades sólo a los varones; y en las sinagogas (casas de oración y estudio) las mujeres debían estar en un lugar aparte y secundario. Lo mismo sucedía en los atrios del templo. Por lo tanto, la escena de María sentada a los pies de Jesús es sencillamente escandalosa... el lugar de una mujer no era ese, sino la cocina o los otros quehaceres domésticos.

+ Este hecho, y el deseo de dar a Jesús y a sus acompañantes una buena atención, es lo que motiva la queja y el reclamo de Marta: si María no puede ser discípula, está perdiendo el tiempo a los pies del Señor, mientras no se lo sirve como corresponde...

Pero Jesús defiende la actitud de María. No deja de reconocer el espíritu servicial de Marta (“te preocupas por muchas cosas”) pero enaltece la actitud de María, “que ha elegido la parte mejor...”. Hay entonces una doble lección: se valora y se aprueba todo lo que sea servir a Dios; pero al mismo tiempo se presenta la escucha de la Palabra de Dios, el discipulado, como el primero, más elemental y mejor servicio.

Este Evangelio nos ayuda a comprender la importante diferencia entre “hacer apostolados” y ser apóstol, ser discípulo (etm. “discere”, aprender)
El discípulo permanece en actitud de escucha, incluso en un tiempo como el nuestro, signado por una grave hipoacusia espiritual generalizada.
“Dichoso el que escucha la palabra de Dios y la practica”.
“María escuchaba la Palabra y al guardaba en su corazón”.

+ Es importante destacar lo absolutamente revolucionario de la actitud de Jesús al admitir a María como discípula: es un gesto que rompe las barreras que desde siglos los hombres han puesto para marginar a la mujer en la sociedad (también en la sociedad religiosa).

El Evangelio de Lucas muestra muchas escenas en que Jesús obra como amigo de los “marginados” de aquella época: come con los pecadores; recibe y perdona a las mujeres de mala vida; se rodea de pobres (despreciados porque al no conocer la ley, no la cumplían correctamente); trata igual a los judíos y a los extranjeros; y hoy concretamente concede a las mujeres, igual que a los varones, la gracia de ser sus discípulas, sin hacer distinciones.

El machismo (que la Biblia presenta como una consecuencia del pecado original) siempre ha subsistido de muchas maneras, con distintas caretas. Curiosamente, hoy se ha disfrazado de “Liberación femenina”, que supone y proclama que si la mujer no hace las mismas cosas que hace el hombre, no hay igualdad. Así, muchas mujeres pierden su feminidad, desprecian la maternidad y ridiculizan la virginidad; o bien, en una especie de “versión teológica” del tema, se reclama a la Iglesia (como si fuese un “derecho”) incluso aquello que el mismísimo Cristo en persona (que como vemos, no titubeó jamás en romper con los esquemas que hubiese que romper) cambió: el sacerdocio para las mujeres; o se identifica la liberación femenina, con un desenfrenado destape moral, que transforma a la mujer en un simple objeto de placer y consumo para el varón... ¡ vaya liberación! Que termina en una esclavitud más pesada y degradante...

Uno de los aspectos de la novedad del Evangelio, consiste en terminar con la marginación de la mujer, porque ante Dios mujer y hombre tienen la misma dignidad y son igualmente hijos de Dios... pero esa igual dignidad, no significa que ambos tengan las mismas funciones y papeles: hay diversidad que es necesaria y es complementaria.

La promoción de la mujer en la sociedad civil y en la Iglesia, no pasa por reclamar para la mujer, la desvinculación de la familia o el sacerdocio... Toda mujer está esencialmente llamada a ejercer femineidad (con toda su particular densidad afectiva que el varón no posee), a través del don de sí, en la maternidad (familia) o en la virginidad consagrada (maternidad espiritual – vida religiosa)

La mujer, allí dónde está, es la que transforma una casa en hogar, cosa que no puede hacer, ni un lavaplatos, ni un lavarropas...

Finalmente para todos (varones y mujeres): el Señor nos enseña hoy a no postergar nuestra relación con Él... (el Domingo pasado se nos instaba a no invocar a Dios para desentenderse del prójimo: hoy se nos pide no descuidar nuestra relación con el Señor, invocando compromisos sociales. O, en sabias palabras de Santa Teresa de Ávila: “Ni María sin Marta, ni Marta sin María”...

Contemplemos, como perfecto modelo del Evangelio de hoy, a María Santísima, síntesis de acción y contemplación; bandera de la dignidad femenina...

Amén.


 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
Descargarlo a tu Palm
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foros de discusión
Mapas Mapa de Escritores actuales
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Escritores actuales
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
• Dirección Editorial de Catholic.net
• Dr. Guzmán Carriquiry
• Conferencias episcopales
• Abdala Alberto
• Aguer Héctor, Mons.
• Aguiló Alfonso
• Álvarez Rodríguez Máximo
• Benedicto XVI, Joseph Ratzinger
• Bojorge Horacio S.J.
• Buela Carlos Miguel, Sacerdote del VE
• Burggraf Jutta
• Casadevall Salvador
• Cabellos Llorente Pablo
• Caro, Gustavo
• Cases Enrique
• Cipriani Thorne Juan Luis, Card.
• Chesterton G K
• Córdova Sergio
• Corcuera Álvaro LC
• Cuevas Aníbal
• Dennis Doren, L.C.
• DApice Gustavo Daniel
• De Ariño María Esther
• De Blas Mariano
• De Castro Claudio
• De Andrés Marcelino
• De Wohl Louis
• De las Heras Muela Jesús
• Dib Alberto Miguel
• Escritores de Yo influyo
• Esquivel Juan Pablo
• Su vida y su obra
• Homilías Sacerdotales
• Homilías ciclo B 2009
• Muy interesante
• Equipo de Buenas Noticias
• Ferrán Juan José, L.C.
• Fernández Texeira Nunes Álvaro
• Mauricio I. Pérez
• Montiu José María
• García José
• García Olivas José Guillermo
• García Pedro Misionero Claretiano
• García Pimentel Luis
• Garza Medina Luis
• Ortega Trillo Alejandro L.C.
• Gómez Navarro Eusebio
• Grupo Esfera Educativa
• Guardini Romano
• Irure Martín
• Iraburu José María
• Jil Portilla José
• Juan Pablo II
• Larumbe Sergio, IVE
• Llera Vázquez Pedro Luis
• Lira Rugarcía Eugenio
• López Quintás Alfonso
• Loring Jorge
• Martín Descalzo José Luis
• Martín Rincón Estanislao
• Martínez Abad Eduardo
• Martí Ballester Jesús
• Mena Hernandez Víctor Hugo
• Mújica Jorge Enrique
• Munilla José Ignacio, Mons.
• Obispos de España
• Obispos de Latinoamérica
• Ortega Ruiz Pedro
• Parga Limón Ernesto
• Palencia Ramírez de Arellano Jorge, Monseñor
• Pascual, Fernando, L.C.
• López Pedraz, Juan SJ
• Pérez Gallego, José Luis
• Pérez Lozano José María
• Peña Ángel O.A.R.
• Pou Sabaté Llucià
• Quevedo Paulino
• Ramírez Mozqueda Alberto
• Ratero María Susana
• Rego de Planas, Lucrecia
• Rivilla San Martín Miguel
• Rivas Sánchez, Marcelo
• Rivero Antonio LC
• Ryan Michael
• Schmidt Oscar
• Schwizer Nicolás
• Santos Felipe
• Sánchez Griese Germán
• Schooyans Michel
• Sánchez Sebastián
• Tagle Moreno Hugo, padre de Schöenstatt
• Urbizu Guillermo
• Vélez Gustavo
• Volpacchio Eduardo María
• Zavala, Martín
Lista de correo


Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores en línea
Consulta a nuestro grupo de consultores, son más de 300 disponibles para responder todas tus dudas
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• Pontificio Consejo para los Laicos
• Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales
• Periodismo Católico
• Revista Arbil, apostando por los valores
• Web de Filosofía Ética, Javier Borrego

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad

Eventos de la comunidad
ORAR - LEER - TRABAJAR, del Monje Trapense Ceferino Leardi OCSO
Presentación del Libro: ORAR LEER TRABAJAR, del Monje Trapense Ceferino Leardi OCSO
Ver todos los eventos

Encuesta
¿Catholic.net te ayuda de alguna manera a la conversión, es decir, a un cambio de vida fruto de un encuentro con Jesucristo?
Sí me ha ayudado a llegar al arrepentimiento y al sacramento de la confesión
Sobre todo a la conversión del corazón concretado en obras
Me recuerda la reconciliación con Dios y la ruptura con el pecado.
Encuentro motivación y razones para ser fiel a la gracia de Dios
Me ayuda a convertirme constantemente a Jesucristo
Favorece a la comunión íntima de vida con Dios
No, sólo encuentro recursos pastorales y artículos interesantes
No, pues pienso que la conversión no llega a través de un portal.
Otros (escribe a participa@catholic.net)
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foros de discusión
¡Participa!
Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red