> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Escritores actuales | sección
DApice Gustavo Daniel | categoría
Ecumenismo | tema
Autor: Gustavo Daniel D´Apice | Fuente: Gustavo Daniel D´Apice
El verdadero culto a la Santísima Virgen María en todas sus advocaciones y santuarios.
El verdero culto de María no ofende a nadie. Es más, todos la quieren a través de él.
 
El verdadero culto a la Santísima Virgen María en todas sus advocaciones y santuarios.
El verdadero culto a la Santísima Virgen María en todas sus advocaciones y santuarios.
El verdadero culto a la Santísima Virgen María en todas sus advocaciones y santuarios.

El Papa Pablo VI publicó una Magistral Encíclica títula "Marialis Cultus", sobre cómo debe ser el verdadero culto a María por parte de los cristianos.

En ella, coloca 4 notas de devoción y veneración que son comunes para todas las advocaciones marianas, y para todos los santuarios marianos visitados.

Releámolas un poco y comentémolas brevemente:

La “Marialis Cultus”.

Según la Exhortación Apostólica “Marialis Cultus” (El Culto Mariano) de Pablo VI, en 1975, retomada constantemente por el Magisterio de la Iglesia, el culto de veneración mariano debe tener las siguientes notas:

1. ANTROPOLÓGICO.

Es decir, María plenamente mujer, más cerca de nosotros (por su ser creatural), que de Dios (que es infinito). La mujer de nuestro siglo, de nuestro país, de nuestra provincia, nuestra ciudad, nuestro barrio.

¿Cómo sería María hoy, llena de gracia, en el siglo XXI, en las actuales circunstancias de América, Asia, África, Europa, Oceanía?

Sin duda cumpliendo la Voluntad de Dios, pero de manera distinta a la de Palestina hace 20 siglos, por la diversidad de circunstancias que le tocarían vivir.

¿Cómo sería María hoy en el hogar, en la empresa, en la oficina, en la política, en los emprendimientos sociales, en su concepción de la economía de los pueblos?.

Cómo aplicaría su “genio femenino”, según la acertada expresión de Juan Pablo II, tan necesario para que la humanidad sea más humana y justa?. Eso quiere decir María plenamente mujer.

2. Otra nota del culto mariano es que debe ser BÍBLICO.

Más que arrancar de leyendas, florecillas, apariciones y/o visiones, el verdadero y sólido culto mariano debe tener su fundamento en la Sagrada Escritura. Y no faltan motivos para ello.

María, la primera y la más perfecta discípula del Señor, que mantuvo su “Sí” desde la concepción hasta estar de pie sufriendo con su Hijo al pie de la Cruz.

La que arrancó su primer milagro a Jesús en Caná de Galilea, cambiando por su pedido el agua de la Antigua Alianza en el vino de lo que sería la Nueva Alianza sellada por Su sangre.

La que recibió el “piropo” de su Hijo de ser feliz por escuchar la Palabra de Dios y cumplirla, más que por su maternidad en la carne. La que solicita a los discípulos de su Hijo que todo “hagan lo que Él les diga”.

La que, en fin, es entregada como Madre a los cristianos al pie de la Cruz. ¿No hay suficiente fundamento en la Sagrada Escritura, fuente de Revelación escrita de nuestra fe, que debemos buscar en otros lados?

Sin duda, que revelaciones y visiones, siempre son privadas, aún las aceptadas por la Iglesia (cfr. Catecismo Nº 67), y AYUDAN a vivir la Revelación Pública (Sagrada Escritura y Tradición Viva) en una época determinada de la historia, pero nunca sustituyen ni superan la Revelación, sino que están a su servicio, y no van más allá de ella.

3. Otra nota del culto mariano de veneración es que debe ser LITÚRGICO.

El culto mariano debe manifestarse principalmente a través de la liturgia.

Las devociones privadas pueden ayudar (el ángelus, el rosario, los primeros sábados, advocaciones particulares, triduos y novenas, y, es más, son recomendables), pero siempre deben conducir y desembocar en la oración pública de la Iglesia, en la Liturgia.


Las fiestas marianas del calendario litúrgico que señalan sus prerrogativas singulares, los tiempos litúrgicos fuertes como los de Adviento y Navidad, que tienen una fuerte presencia suya, deben servir no sólo de apoyo, sino de cumbre de nuestra oración y devoción hacia la Madre de Jesús y nuestra Madre.

4. Y la última nota que señala Pablo VI en Marialis Cultus, y que siempre es retomada por el Magisterio de la Iglesia, es que el culto mariano de veneración deber ser

ECUMÉNICO.

María, la Madre de Jesús, es la Madre de todos los cristianos.

No sólo de los católicos.

Cristianos son los católicos, ortodoxos, evangélicos en general, anglicanos, luteranos, calvinistas, etc.

(No consideramos aquí a las sectas no cristianas, como los Testigos de Jehová, Mormones y New Age).

Si los cristianos en general son hermanos de Jesús, los hermanos tienen, como consecuencia, una misma Madre. Por eso María es amada, de distintos modos y con distintas manifestaciones, por católicos, ortodoxos y evangélicos.

Y ninguno tiene que minusvalorar o despreciar la forma en que el otro la ama y le manifiesta su amor.

Al principio dijimos que, para ello, no hay que caer ni en el “maximalismo mariano” (exageración en el culto y sus manifestaciones) ni en el “minimalismo mariano” (no tenerla en cuenta).

El culto ecuménico tiene en cuenta al cristiano de otra denominación, y busca no ofenderlo ni con las expresiones ni con las manifestaciones, ya sea por su exageración o por no querer tenerla en cuenta.

Siempre en el equilibrio está la virtud, y no debemos escandalizarnos unos a otros en las manifestaciones de fe. Ya dijo Jesús sobre lo que correspondía a los que escandalizan a los “pequeños” (cristianos) que creen en Él (Mc 9, 42 y //).

VOCACIÓN UNIVERSAL A LA SANTIDAD.

Esta vocación, anticipada en la Inmaculada y consumada en la Asunción, es la vocación de todos los fieles cristianos, según el capítulo V de la Constitución Dogmática sobre la Iglesia, del Concilio Vaticano II.

LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA PERTENECE A SU SANTIDAD, A SU PLENITUD DE GRACIA, CON TODAS LAS VIRTUDES, DONES, FRUTOS, CARISMAS Y BIENAVENTURANZAS DEL ESPÍRITU SANTO, plenitud que todos estamos llamados a alcanzar en el desarrollo normal de la vida cristiana.

ICONO ESCATOLÓGICO DE LA IGLESIA.

(Catecismo 972 – Lumen Gentium 68-69)

María Inmaculada, con su Asunción en cuerpo y alma glorificada a los cielos, es figura final de lo que seremos todos los cristianos.

Imitémosla en su santidad, y con ella seremos glorificados junto a su Hijo Jesús.


Gustavo Daniel D´Apice
Profesor de Teología
Pontificia Universidad Católica
http://es.catholic.net/gustavodaniel
http://gustavodaniel.autorcatolico.org

 
 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
 
 
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foros de discusión
Mapas Mapa de Escritores actuales
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Escritores actuales
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
• Dirección Editorial de Catholic.net
• Dr. Guzmán Carriquiry
• P. José Antonio Medina
• Editoriales
• Conferencias episcopales
• Abdala Alberto
• Aguer Héctor, Mons.
• Aguiló Alfonso
• Álvarez Rodríguez Máximo
• Benedicto XVI, Joseph Ratzinger
• Bojorge Horacio S.J.
• Buela Carlos Miguel, Sacerdote del VE
• Burggraf Jutta
• Cabellos Llorente Pablo
• Caro, Gustavo
• Cases Enrique
• Casadevall Salvador
• Cipriani Thorne Juan Luis, Card.
• Chesterton G K
• Córdova Sergio
• Corcuera Álvaro LC
• Cuevas Aníbal
• Dennis Doren, L.C.
• DApice Gustavo Daniel
• Diálogo interreligioso
• Virtudes
• Santoral
• Su vida y su obra
• Bioética
• Catequesis
• Sacramentos
• Iglesia
• Mariología
• Cristología
• Santísima Trinidad
• Oración
• Magisterio de la Iglesia católica
• Escatología
• Espiritualidad
• Angelología
• Satanismo
• Dios uno y trino
• Demonología
• Liturgia
• Sagradas Escrituras
• Consultorio
• Ecumenismo
• Poesías
• Moral
• De Ariño María Esther
• De Blas Mariano
• De Castro Claudio
• De Andrés Marcelino
• De Wohl Louis
• De las Heras Muela Jesús
• Dib Alberto Miguel
• Esquivel Juan Pablo
• Equipo de Buenas Noticias
• Escritores de Yo influyo
• Ferrán Juan José, L.C.
• Fernández Texeira Nunes Álvaro
• Mauricio I. Pérez
• Montiu José María
• García Olivas José Guillermo
• García Pedro Misionero Claretiano
• García Pimentel Luis
• Garza Medina Luis
• García José
• Ortega Trillo Alejandro L.C.
• Gómez Navarro Eusebio
• Guardini Romano
• Grupo Esfera Educativa
• Iraburu José María
• Irure Martín
• Jil Portilla José
• Juan Pablo II
• Larumbe Sergio, IVE
• Llera Vázquez Pedro Luis
• Lira Rugarcía Eugenio
• López Quintás Alfonso
• Loring Jorge
• Martín Descalzo José Luis
• Martín Rincón Estanislao
• Martínez Abad Eduardo
• Martí Ballester Jesús
• Mena Hernandez Víctor Hugo
• Munilla José Ignacio, Mons.
• Mújica Jorge Enrique
• Obispos de España
• Obispos de Latinoamérica
• Ortega Ruiz Pedro
• Pascual, Fernando, L.C.
• Palencia Ramírez de Arellano Jorge, Monseñor
• Parga Limón Ernesto
• López Pedraz, Juan SJ
• Pérez Gallego, José Luis
• Pérez Lozano José María
• Peña Ángel O.A.R.
• Pou Sabaté Llucià
• Quevedo Paulino
• Ramírez Mozqueda Alberto
• Ratero María Susana
• Rego de Planas, Lucrecia
• Rivilla San Martín Miguel
• Rivas Sánchez, Marcelo
• Rivero Antonio LC
• Ryan Michael
• Santos Felipe
• Sánchez Griese Germán
• Schooyans Michel
• Sánchez Sebastián
• Schmidt Oscar
• Schwizer Nicolás
• Tagle Moreno Hugo, padre de Schöenstatt
• Urbizu Guillermo
• Vélez Gustavo
• Volpacchio Eduardo María
• Zavala, Martín
Lista de correo


Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores en línea
Consulta a nuestro grupo de consultores, son más de 300 disponibles para responder todas tus dudas
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• Pontificio Consejo para los Laicos
• Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales
• Periodismo Católico
• Revista Arbil, apostando por los valores
• Web de Filosofía Ética, Javier Borrego

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad

Eventos de la comunidad
ORAR - LEER - TRABAJAR, del Monje Trapense Ceferino Leardi OCSO
Presentación del Libro: ORAR LEER TRABAJAR, del Monje Trapense Ceferino Leardi OCSO
Ver todos los eventos

Encuesta
¿Te gustaría mejorar tu comunicación con Dios?
Sí, lo necesito, pero no sé cómo ni tengo quién me enseñe
Sí, hago un poco de oración al día, pero quiero mejorar
Realmente me urge, llevo tiempo buscando eso
Sí, pero creo que no soy capaz
Creo que eso es para sacerdotes y monjas, no para mí
Sé que lo necesito, pero no estaría dispuesto a ir a un curso de oración
Lo he intentado muchas veces y no lo logro, no es para mí
Estoy satisfecho con mi vida de oración
No lo considero importante en mi vida, hay cosas prioritarias
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foros de discusión
¡Participa!

Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red