> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Escritores actuales | sección
Loring Jorge | categoría
Para salvarte. Alma | tema
Autor: P. Jorge Loring | Fuente: Para Salvarte
El alma es inmortal.
El alma es inmortal porque es espiritual y por lo tanto no puede morir. Si Dios ha puesto en el alma humana esta tendencia irresistible de felicidad, es porque esta dispuesto a darnos los medios para satisfacerla.
 
El alma es inmortal.
El alma es inmortal.

6. El alma es también inmortal porque es espiritual.
Lo espiritual no tiene partes como la materia.
Por lo tanto lo que es espiritual no puede morir, ni por descomposición y corrupción de sus partes (que no tiene por ser espiritual), ni por corrupción del cuerpo (del que no necesita para existir) 176.

La Iglesia afirma la supervivencia y la subsistencia del alma después de la muerte
177, de un elemento espiritual 178 que está dotado de conciencia y de voluntad, de manera que subsiste el mismo yo humano 179.

Además, Dios nos ha dado a todos los hombres un ansia tal de felicidad que exige la inmortalidad
180.

Felicidad que se acaba, no es verdadera felicidad: si a un ciego le devolvieran la vista sólo por un día, y si a un prisionero le pusieran en libertad sólo una hora, ni el ciego ni el prisionero serán felices sólo con esto.

Les atormentaría el pensamiento de que pronto se les acabaría esa felicidad.

La felicidad, para que sea completa, debe serlo para siempre.

Como dice Aristóteles, todos los hombres queremos ser felices y en el grado máximo.
Sin embargo, en este mundo nadie es totalmente feliz.
Todos tenemos nuestras penas.
En unos serán dificultades materiales.
En otros, enfermedades.
En otros, disgustos morales.
Pero todos tenemos en la vida nubes que nos oscurecen ese sol de la felicidad que tanto ansiamos.

Es que nuestra alma está hecha para el cielo, y sólo allí encontrará esa felicidad infinita y eterna que la sacie por completo
181.
Dice Enrique Rojas en ABC: «El hombre es un ser descontento. Su existencia es una toma de conciencia permanente de sus limitaciones. Ortega decía que la esencia del hombre era la soledad. Para Zubiri, la inquietud. Para Unamuno, el sentimiento trágico. Para Heidegger y Kierkegaard, la angustia. Para Sartre, la náusea. Todo lo humano es deficitario, indigente»
182.

El investigador español Dr. Manuel Losada, Profesor de la Universidad de Sevilla, el 10 de Junio del 2001, a las 10:30 de la mañana, dijo en televisión (Canal Sur), en una entrevista que le hizo José Mª Javierre: «Para Ramón y Cajal, uno de los mayores talentos de nuestra generación, había que partir de dos postulados: la existencia de Dios y la inmortalidad del alma».

Si Dios ha puesto en el alma humana esta tendencia irresistible de felicidad, es porque está dispuesto a darnos los medios de poder satisfacerla
183. Lo contrario iría contra su Sabiduría y su Bondad. Es así que la felicidad que apetecemos exige la inmortalidad, y nuestro cuerpo es mortal, luego nuestra alma tiene que ser inmortal.

El Concilio Vaticano II dice: «El afirmar la espiritualidad e inmortalidad del alma no es un espejismo ilusorio, sino una profunda realidad»
184.
La Sagrada Congregación de la Fe, el 17 de mayo de 1979, publicó un documento sobre cuestiones de escatología en cuyo nº 3 se dice: «La Iglesia afirma la continuación tras la muerte de un elemento espiritual del Yo que carece, durante este tiempo, del complemento corporal»
185.
La inmortalidad del alma es dogma de fe
186.

7. Los Testigos de Jehová niegan la inmortalidad del alma porque la palabra del Génesis néphesh significa principio vital común a los animales y a los hombres
187.
Pero en el salmo 49,16 se dice que Dios librará al néphesh del justo del sheol . «La palabra néphesh que había significado hálito vital, vida, toma así el significado de alma, núcleo personal del justo, que Dios toma consigo cuando el justo muere»
188.
Es que la revelación del mensaje bíblico es progresiva. Dios se acomodaba a la mentalidad del pueblo al que se dirigía.

«En su revelación a los hombres, Dios sigue una lenta pedagogía. (...) Era importante la exclusión de un culto a los muertos (...) paralelo al que tenían los pueblos paganos vecinos, en el que se incluía una cierta “divinización” de los muertos.
»Se explica, por ello, que Dios haya levantado a Israel muy poco a poco el velo que cubre los misterios del más allá»
189.

La distinción entre alma y cuerpo no aparece hasta Daniel, en el siglo II antes de Cristo
190.
Después, en el Libro de la Sabiduría ya aparece clara la idea de inmortalidad: «Dios creó al hombre para la inmortalidad»
191.

El cuerpo se muere y desaparece.
Lo que permanece es el alma
192.
Por eso Saúl habla con el espíritu de Samuel, que ya había muerto
193.

Dijo Jesucristo: «No temáis a los que solamente pueden matar el cuerpo; temed más bien al que puede perder el alma en el infierno»
194. «Quien cree en Mí, aunque muera vivirá; quien cree en Mí, no morirá jamás» 195.
Con estas palabras Jesús confirma el pensamiento que tenían los judíos de que el alma seguiría viva después de la muerte
196.

8. Últimamente ha circulado una teoría de que la separación alma-cuerpo era un dualismo de origen platónico, y que por lo tanto el hombre resucita en el momento de la muerte.

«Pero no debe olvidarse que tan categorías humanas son las semíticas como las helenísticas, y en este sentido son igualmente aptas para ser instrumento de la revelación de Dios»
197.

Eso de que la resurrección es inmediatamente después de la muerte, es una doctrina rechazada por la mayor parte de los teólogos católicos, e incluso por los protestantes de la talla de Oscar Cullmann, Profesor de la Universidad de París, y una de las primeras figuras de la teología protestante
198.

A su vez el Cardenal Ratzinger, Prefecto de la Congregación Vaticana para la Doctrina de la Fe, afirma: «La hipótesis de una resurrección en el momento de la muerte no se puede probar ni lógica ni bíblicamente»
199.

9. Cristo habla de que el hombre sigue vivo más allá de la muerte: la parábola de Lázaro y el rico Epulón habla de la realidad del infierno después de la muerte
200; y al buen ladrón le promete el paraíso después de la muerte 201.
Antes había dicho: «Si quieres entrar en la vida eterna, guarda los mandamientos»
202. «Los impíos irán al suplicio eterno, y los justos a la vida eterna» 203. «Alegraos y regocijaos, porque es grande vuestra recompensa en el cielo» 204.

El Evangelio dice que el Dios de Abrahán, de Isaac y de Jacob, no es Dios de muertos sino de vivos
205. Luego si Abrahán, Isaac y Jacob están vivos es porque su alma es inmortal.

También San Pablo dice que en esta vida conocemos a Dios imperfectamente, pero que en la gloria lo veremos cara a cara
206; y añade: «deseo morir y estar con Cristo lo cual es muchísimo mejor» 207. «Es indescriptible la felicidad del cielo» 208.
Es decir, está claro que seguiremos vivos más allá de la muerte.

El Papa Juan Pablo II les dijo a los jóvenes en Vancouver (Canadá) el 18 de Septiembre de 1984:«No dejéis que nadie os engañe acerca del verdadero sentido de la vida. La vida viene de Dios. Dios es la fuente y la meta de vuestras vidas.
»En el Evangelio Jesús nos avisa de que en el mundo hay ladrones que vienen a robar
209.
» Encontraréis estos ladrones que intentan engañaros.
»Os dirán que el sentido de la vida está en el mayor número de placeres posibles. Intentarán convenceros de que este mundo es el único que existe, y que debéis atrapar todo lo que podáis ahora.
»Habrá quien os diga que vuestra felicidad está en acumular dinero y disfrutar de la vida. Nada de esto es verdadero.
»Nada de esto proporciona la auténtica felicidad de la vida. La auténtica felicidad de la vida no se encuentra en las cosas materiales.
»La auténtica vida se encuentra en Dios. Y vosotros descubriréis a Dios en la persona de Jesucristo.
»Amadle y servidle ahora para que pueda ser vuestra la plenitud de la vida eterna»
210.

10. Tenemos alma inmortal. Nos guste o no nos guste.
Esto es una verdad indudable.
Y además, dogma de fe. Y el que no lo crea, se va a enterar, porque se va a morir. Negar que tenemos alma es como el que niega que tiene hígado porque no lo ve o no lo siente.
Somos como somos, independientemente de cómo quisiéramos ser.
Dentro de mil millones de años estaremos todavía vivos: felices en el cielo, o sufriendo en el infierno; pero vivos.
Y vivos para siempre.
Y para siempre felices, o para siempre sufriendo.
Y esta felicidad o este tormento, depende de los años de vida en este mundo.

Por otra parte, ante la afirmación de Cristo-Dios, de que el hombre sigue vivo más allá de la muerte, es lógico y prudente tener esto en cuenta.
Si voy por la carretera y me encuentro un letrero que dice «Carretera cortada después de la curva: puente hundido», lo lógico es frenar. Tomar esa curva a toda velocidad es suicida.

Quien vive en esta vida sin preocuparse de la otra es un loco. Lo lógico, lo racional, lo inteligente, es vivir aquí pensando en lo que ciertamente ha de venir después de la muerte.

Nos preocupamos de mantener la salud, la buena presencia física, el capital, etc. Por conservar o mejorar todo esto hacemos esfuerzos, sacrificios y gastamos dinero. ¿Y abandonamos la salvación del alma?
Si la perdemos, lo hemos perdido todo y para siempre.
Si la salvamos, nos hemos salvado para siempre.

La preocupación por nuestra salvación nos impedirá vivir en pecado mortal, pues una muerte repentina nos llevaría a una condenación eterna.
Son frecuentísimas las muertes repentinas: accidentes, enfermedades inesperadas y fulminantes, etc.
¿Quién dormiría tranquilo con una víbora en su cama?

Muchos habrá en el infierno que dejaron su conversión para después, y ese después no llegó nunca porque ellos murieron antes.
Jesucristo nos lo avisa repetidas veces en el Evangelio: «No sabéis el día ni la hora»
211.
Y nos lo jugamos todo a una sola carta, pues sólo se muere una vez.
No hay segunda oportunidad. Y todo a cara y cruz.
No hay término medio entre salvarse y condenarse. O cielo o infierno. Y esto para toda la eternidad. El equivocado en el momento de morir, jamás podrá rectificar su yerro.

Una persona consecuente aprovecha esta vida para hacer todo el bien posible. En la hora de la muerte nos arrepentiremos no sólo del mal que hayamos hecho, sino también del bien que pudimos hacer y tontamente no hicimos.
No debemos hacer las cosas porque nos gustan, sino porque nos conviene para el bien del alma y del cuerpo; y para bien de los demás.
Cada día deberíamos hacer una buena acción. Y cada día hacer también una cosa que no me apetece, sobre todo si es en bien del prójimo.
Si alguien estuviera cierto que pronto sería trasladado a otro lugar para el resto de sus días, ¿no sería lógico que trasladase allí todos los bienes que pudiera? Por lo mismo el cristiano procura atesorar para el cielo
212.

11. El dogma de la inmortalidad del alma no tiene nada que ver con la hipótesis de la reencarnación, propia del hinduismo y del budismo, que es inaceptable para un católico (ver n. 104,3).

Tampoco hay que confundir el orar por los difuntos o la invocación a los santos como mediadores ante Dios con la evocación a los espíritus, propia del espiritismo, que repetidas veces ha sido condenada por la Iglesia
213. No es lícito «evocar las almas de los muertos, recibir respuestas, descubrir cosas lejanas y desconocidas,etc» 214.

«Hay una diferencia fundamental entre invocación y evocación: ésta pretende siempre una comunicación perceptible; aquélla no es más que una forma de oración o súplica»
215.

Las prácticas espiritistas pretenden contactar con los muertos. Pasquali aduce el testimonio de Bozzano, espiritista de fama europea, quien afirma que el 98% de los casos son fraudulentos. Pero puede haber casos reales con intervención diabólica
216.

El Sr. Obispo de Stockton, California, (EE.UU), Donald W. Montrose publicó una Carta Pastoral interesantísima sobre el ocultismo, el satanismo y las supersticiones. En ella empieza diciendo: «Por "ocultismo" entendemos una influencia suprahumana o sobrenatural que no es de Dios y comúnmente lo asociamos con lo que tiene influencia demoníaca»
217.
En el juego de la «ouija» consta de las intervenciones diabólicas.
El sacerdote exorcista de la novela histórica con este nombre dijo por la televisión mejicana que la posesión tuvo lugar jugando a la «ouija».
Así me lo dijo a mí en Méjico quien lo oyó directamente.


-----------------------

  1. ANTONIO ROYO MARÍN, O.P.: Teología de la Salvación, 2ª, I, nº 127. Ed. BAC. Madrid.regresar
  2. Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, nº 366 y 997regresar
  3. DENZINGER: Magisterio de la Iglesia, nº 738. Ed. Herder. Barcelonaregresar
  4. Carta de la Conferencia de la Doctrina de la Fe sobre algunas cuestiones referentes a la escatología del 17-V-79regresar
  5. STAUDINGER: Vida eterna, IV, 6. Ed. Herder. Barcelonaregresar
  6. STAUDINGER: La vida eterna, I, 2. Ed. Herder. Barcelonaregresar
  7. ABC de Madrid, 11-V-96) Pg.52regresar
  8. JOSÉ Mª. CIURANA: En busca de las verdades fundamentales, II, C, b. Ed. Bosch. Barcelona.regresar
  9. Concilio Vaticano II: Gaudium et Spes: Constitución sobre la Iglesia en el mundo actual, n.14regresar
  10. Acta Apostolicae Sedis, 73 (1979) 941regresar
  11. DENZINGER: Magisterio de la Iglesia, nº 530s, 738. Ed. Herder. Barcelona.regresar
  12. JORGE AUZOU: En un principio creó Dios el mundo, IV. Ed. Verbo Divino. Estella, 1978.regresar
  13. CÁNDIDO POZO, S.I.: Vida más allá de la muerte, II, 1. Cuadernos BAC. nº78. Madrid. 1984.regresar
  14. CÁNDIDO POZO, S.I.: Vida más allá de la muerte, II, 1. Cuadernos BAC. nº78. Madrid. 1984.regresar
  15. ALEJANDRO DÍEZ MACHO, Catedrático de Literatura Hebrea en la Universidad Complutense de Madrid: La resurrección de Jesucristo y la del hombre en la Biblia, 2ª, I, 3. Ediciones Fe Católica. Madrid, 1977.regresar
  16. Libro de la Sabiduría, 2:23regresar
  17. G. HERBERT, S.I.: Los Testigos de Jehová, su historia y su doctrina, V, 4. Ed. PPC. Madrid, 1973. Este es uno de los mejores libros para refutar la doctrina de los Testigos de Jehová.regresar
  18. Primer Libro de SAMUEL, 28:3-25regresar
  19. Evangelio de SAN MATEO, 10:28regresar
  20. Evangelio de SAN JUAN, 11:25sregresar
  21. ALEJANDRO DÍEZ MACHO: La resurrección de Jesucristo y la del hombre en la Biblia, 2ª, II, D, . Ed. Fe Católica. Madrid, 1977,regresar
  22. CÁNDIDO POZO, S.I.: Teología del más allá, 2, III, 10. Ed. BAC. Madrid, 1980regresar
  23. OSCAR CULLMANN: La inmortalidad del alma, IV. Ed. Studium. Madrid, 1970regresar
  24. JOSÉ RATZINGER: Escatología, II, 5, 5. Ed. Herder. Barcelona, 1980regresar
  25. Evangelio de SAN LUCAS, 16:19-31regresar
  26. Evangelio de SAN LUCAS, 23:42sregresar
  27. Evangelio de SAN MATEO, 19:17regresar
  28. Evangelio de SAN MATEO, 25:46regresar
  29. Evangelio de SAN MATEO, 5:12regresar
  30. Evangelio de SAN MATEO, 22:32regresar
  31. SAN PABLO: Primera Carta a los Corintios, 13:12regresar
  32. SAN PABLO: Carta a los Filipenses, 1:2ssregresar
  33. SAN PABLO: Segunda Carta a los Corintios, 2:9regresar
  34. Evangelio de SAN JUAN, 10:10regresar
  35. Revista MARÍA MENSAJERA, 183 (IV-96) 6regresar
  36. Evangelio de SAN MATEO, 25: 10-13; de SAN MARCOS, 13: 35ss; de SAN LUCAS,12: 20.regresar
  37. TOMÁS MORO: Diálogo de la fortaleza, 3ª, XV. Ed Rialp. Madrid. 1988.regresar
  38. Concilio Vaticano II: Constitución LUMEN GENTIUM, nº 49, nota 148.regresar
  39. DENZINGER-S,nº 2825,regresar
  40. CÁNDIDO POZO, S.I.: La venida del Señor en la gloria, VII, 2. Ed. EDICEP. Valencia. 1993regresar
  41. G. PASQUALI: ¿Nadie ha venido del más allá? XVIII. Ed. Paulinas. Madrid. 1958.regresar
  42. DONALD W. MONTROSE: El ocultismo. En INERNET: Apologética católica, www.aciprensa.comregresar
 
 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
 
 
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foros de discusión
Mapas Mapa de Escritores actuales
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Escritores actuales
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
• Dirección Editorial de Catholic.net
• Dr. Guzmán Carriquiry
• P. José Antonio Medina
• Editoriales
• Conferencias episcopales
• Abdala Alberto
• Aguer Héctor, Mons.
• Aguiló Alfonso
• Álvarez Rodríguez Máximo
• Benedicto XVI, Joseph Ratzinger
• Bojorge Horacio S.J.
• Buela Carlos Miguel, Sacerdote del VE
• Burggraf Jutta
• Cabellos Llorente Pablo
• Caro, Gustavo
• Cases Enrique
• Casadevall Salvador
• Cipriani Thorne Juan Luis, Card.
• Chesterton G K
• Córdova Sergio
• Corcuera Álvaro LC
• Cuevas Aníbal
• Dennis Doren, L.C.
• DApice Gustavo Daniel
• De Ariño María Esther
• De Blas Mariano
• De Castro Claudio
• De Andrés Marcelino
• De Wohl Louis
• De las Heras Muela Jesús
• Dib Alberto Miguel
• Esquivel Juan Pablo
• Equipo de Buenas Noticias
• Escritores de Yo influyo
• Ferrán Juan José, L.C.
• Fernández Texeira Nunes Álvaro
• Mauricio I. Pérez
• Montiu José María
• García Olivas José Guillermo
• García Pedro Misionero Claretiano
• García Pimentel Luis
• Garza Medina Luis
• García José
• Ortega Trillo Alejandro L.C.
• Gómez Navarro Eusebio
• Guardini Romano
• Grupo Esfera Educativa
• Iraburu José María
• Irure Martín
• Jil Portilla José
• Juan Pablo II
• Larumbe Sergio, IVE
• Llera Vázquez Pedro Luis
• Lira Rugarcía Eugenio
• López Quintás Alfonso
• Loring Jorge
• 400 Repuestas
• Para Salvarte. Orígenes
• Anécdotas de su vida
• Sacramentos
• Para Salvarte. Misterios
• Para Salvarte. Matrimonio
• Homilías. Ciclo A.
• Homilías. Ciclo B.
• Homilías. Ciclo C.
• Homilías. Solemnidades
• Para Salvarte. Redención
• Para salvarte. Alma
• Para Salvarte. Dios
• Para Salvarte. Noviazgo
• Para Salvarte. Eucaristía
• Para Salvarte. Sacramentos
• Para Salvarte. Iglesia
• Para Salvarte.Vida de Gracia
• Para Salvarte. Mandamientos
• Conferencias
• Martín Descalzo José Luis
• Martín Rincón Estanislao
• Martínez Abad Eduardo
• Martí Ballester Jesús
• Mena Hernandez Víctor Hugo
• Munilla José Ignacio, Mons.
• Mújica Jorge Enrique
• Obispos de España
• Obispos de Latinoamérica
• Ortega Ruiz Pedro
• Palencia Ramírez de Arellano Jorge, Monseñor
• Pascual, Fernando, L.C.
• Parga Limón Ernesto
• López Pedraz, Juan SJ
• Pérez Gallego, José Luis
• Pérez Lozano José María
• Peña Ángel O.A.R.
• Pou Sabaté Llucià
• Quevedo Paulino
• Ramírez Mozqueda Alberto
• Ratero María Susana
• Rego de Planas, Lucrecia
• Rivilla San Martín Miguel
• Rivas Sánchez, Marcelo
• Rivero Antonio LC
• Ryan Michael
• Santos Felipe
• Sánchez Griese Germán
• Schooyans Michel
• Sánchez Sebastián
• Schmidt Oscar
• Schwizer Nicolás
• Tagle Moreno Hugo, padre de Schöenstatt
• Urbizu Guillermo
• Vélez Gustavo
• Volpacchio Eduardo María
• Zavala, Martín
Lista de correo


Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores en línea
Consulta a nuestro grupo de consultores, son más de 300 disponibles para responder todas tus dudas
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• Pontificio Consejo para los Laicos
• Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales
• Periodismo Católico
• Revista Arbil, apostando por los valores
• Web de Filosofía Ética, Javier Borrego

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad

Eventos de la comunidad
ORAR - LEER - TRABAJAR, del Monje Trapense Ceferino Leardi OCSO
Presentación del Libro: ORAR LEER TRABAJAR, del Monje Trapense Ceferino Leardi OCSO
Ver todos los eventos

Encuesta
¿Te gustaría mejorar tu comunicación con Dios?
Sí, lo necesito, pero no sé cómo ni tengo quién me enseñe
Sí, hago un poco de oración al día, pero quiero mejorar
Realmente me urge, llevo tiempo buscando eso
Sí, pero creo que no soy capaz
Creo que eso es para sacerdotes y monjas, no para mí
Sé que lo necesito, pero no estaría dispuesto a ir a un curso de oración
Lo he intentado muchas veces y no lo logro, no es para mí
Estoy satisfecho con mi vida de oración
No lo considero importante en mi vida, hay cosas prioritarias
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foros de discusión
¡Participa!

Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red