> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Escritores actuales | sección
Loring Jorge | categoría
Para Salvarte. Redención | tema
Autor: P. Jorge Loring | Fuente: Para Salvarte
Pecado es toda acción u omisión voluntaria
En sus juicios acerca de valores morales, el hombre no puede proceder según su personal arbitrio. En lo más profundo de su conciencia descubre el hombre la existencia de una ley que él no se dicta a sí mismo, pero a la cual debe obedecer.
 

56.- PECADO ES TODA ACCIÓN U OMISIÓN VOLUNTARIA CONTRA LA LEY DE DIOS, que consiste en22 decir, hacer, pensar o desear algo contra los mandamientos de la Ley de Dios o de la Iglesia, o faltar al cumplimiento del propio deber y a las obligaciones particulares.


1.«En sus juicios acerca de valores morales, el hombre no puede proceder según su personal arbitrio. En lo más profundo de su conciencia descubre el hombre la existencia de una ley que él no se dicta a sí mismo, pero a la cual debe obedecer... Tiene una ley escrita por Dios en su corazón, en cuya obediencia consiste la dignidad humana y por la cual será juzgado personalmente»
23.

Puede ser interesante mi vídeo: El pecado: la gran bajeza, la gran locura, la gran primada, la gran canallada
24.

«El pecado es un misterio, y tiene un sentido profundamente religioso. Para conocerlo necesitamos la luz de la revelación cristiana. (...) El pecado escapa a la razón. Ni la antropología, ni la historia, ni la psicología, ni la ética, ni las ciencias sociales pueden penetrar su profundidad»
25.

Algunos dicen que Dios no es afectado por el pecado.

El pecado, efectivamente, no afecta a la naturaleza divina, que es inmutable; pero sí afecta al «Corazón del Padre» que se ve rechazado por el hijo a quien Él tanto ama
26.

Si el pecado no ofendiera a Dios sería porque Dios no nos quiere. Si Dios nos ama, es lógico que le «duela» mi falta de amor. Lo mismo que le agradaría mi amor, le desagrada mi desprecio: hablo de un modo antropológico.

Pero es necesario hacerlo así, para entendernos. Si Dios se quedara insensible ante mi amor o mi desprecio, sería señal de que no me ama, que le soy indiferente.

A mí no me duele el desprecio de un desconocido; pero sí, si viene de una persona a quien amo.

No es que el hombre haga daño a Dios. Pero a Dios le «duele» mi falta de amor.

El bofetón de su niñito no le hace daño a una madre, pero sí le da pena. Ella prefiere un cariñoso besín. Es cuestión de amor.

La inmutabilidad de Dios no significa indiferencia. La inmutabilidad se refiere a la esfera ontológica, pero no a la afectiva. Dios no es un peñasco: es un corazón. El Dios del Evangelio es Padre. La Filosofía no puede cambiar la Revelación.

Es un misterio cómo el pecado del hombre puede afectar a Dios. Pero el hecho de que el pecado afecta a Dios es un dato bíblico
27.

La Biblia expresa la ofensa a Dios del pecado con la imagen del adulterio
28.

«El pecado es ante todo ofensa a Dios»
29.
El pecado ofende a Dios por lo que supone de rebelión.

David, arrepentido de su pecado, exclamaba: «Contra Ti pequé, Señor»
30.

«El pecado es un no deliberado dado al amor redentor de Cristo, y esta negativa lastima a Cristo»
31.

Hay hechos que tienen un significado importante.
Por eso Pío XI se negó a pagar al Estado Italiano una lira al año de contribución, pues eso suponía que el Estado Vaticano no era independiente
32.

«La Iglesia ha condenado la opinión de quienes sostenían que puede darse un pecado puramente filosófico, que sería una falta contra la recta razón sin ser ofensa de Dios»
33.

«La Iglesia ha condenado la idea de que pueda existir un pecado meramente racional o filosófico, que no mereciera castigo de Dios»
34.

El pecado está en la no aceptación de la voluntad de Dios, más que en la transgresión material de la ley.

Por eso, puede haber pecado sin transgresión material de la ley si existe el NO a Dios en la intención; mientras que puede haber transgresión de la ley sin pecado, si no se ha dado el NO a Dios voluntariamente.

El pecado no es algo que nos cae inesperadamente, como un rayo en medio del campo. El pecado se va fraguando, poco a poco, dentro de nosotros mismos
35.

Las repetidas infidelidades a Dios, los apegos desordenados consentidos, el irresponsable descuido de las cautelas, van preparando la caída.



2. La moral no consiste en el cumplimiento mecánico de una serie de preceptos, sino en nuestra respuesta cordial a la llamada de Dios que se traduce en una actitud fundamental en el servicio de Dios.

La opción fundamental es la orientación permanente de la voluntad hacia un fin.

Esta actitud «debe explicitarse en el fiel cumplimiento de los preceptos, no de modo rutinario, sino vivificado por el dinamismo que el Espíritu imprime en nuestros corazones.

»La opción fundamental no consiste en liberarse del cumplimiento de determinadas normas o preceptos, sino muy al contrario, en hacer una llamada a la interiorización y profundización de la vida de cada cristiano.

»La opción fundamental por Dios consiste en colocar a Dios en el centro de la vida.

»Concebirle como el Valor Supremo hacia el cual se orientan todas las tendencias, y en función del cual se jerarquizan las múltiples elecciones de cada día»
36.

La opción fundamental es una decisión libre, que brota del núcleo central de la persona, una elección plena a favor o en contra de Dios, que condiciona los actos subsiguientes, y es de tal densidad que abarca la totalidad de la persona, dando sentido y orientación a su vida entera.

«Es claro que las actitudes determinan nuestro comportamiento moral de forma positiva o negativa»
37.

Las actitudes son predisposiciones estables o formas habituales de pensar, sentir y actuar en consonancia con nuestros valores. Son, por tanto, consecuencia de nuestras convicciones o creencias más firmes y razonadas de que algo «vale» y da sentido y contenido a nuestra vida. Constituyen el sistema fundamental por el que orientamos y definimos nuestras relaciones y conductas con el medio en que vivimos.

Evidentemente que en el hombre tienen más valor las actitudes que los actos. Hay «actos que expresan más bien la periferia del ser y no el ser mismo del hombre.

»Los actos verdaderamente valiosos son los que proceden de actitudes conscientemente arraigadas.

»Se ve claramente que, aunque la actitud sea lo que define auténticamente al ser moral del hombre, los actos tienen también su importancia, porque, repetidos, conscientes y libres van camino de convertirse en actitud»
38.

Incluso podemos decir que hay actos de tal trascendencia que, si se realizan responsablemente y sin atenuantes posibles, son el exponente de una actitud interna
39.

no hace falta que el acto se repita para que sea considerado grave
40. Por ejemplo: un adulterio o un crimen planeado a sangre fría, con advertencia plena de la responsabilidad que se contrae, buscando el modo de superar todas las dificultades, y sin detenerse ante las consecuencias con tal de conseguir su deseo, ¿qué duda cabe que compromete la actitud moral del hombre?

«La opción fundamental puede ser radicalmente modificada por actos particulares»
41.

No es sincera una opción fundamental por Dios, si después esto no se confirma con actos concretos. Los actos son la manifestación de nuestra opción
42 .

«Si la opción fundamental no va acompañada de actos singulares buenos, se ha de concluir que la tal opción se reduce a buenas intenciones»
43.

«Es en las acciones particulares donde la opción fundamental de servir a Dios se puede vivir de verdad. (...) La ruptura de la opción fundamental no es sólo por apostasía»
44.

Lo que sí parece cierto es que la actitud no cambia en un momento.

Los cambios vitales en el hombre son algo paulatino.
El pecado mortal que separa al hombre definitivamente de Dios es la consecuencia final de una temporada de laxitud moral
45.

Por eso decimos que el pecado venial dispone para el mortal.



3. Algunos opinan que al final de la vida, Dios dará a todos la oportunidad de pedir perdón de sus pecados; pero esta posibilidad de la opción final no tiene ningún fundamento en la Biblia
46. Por eso es rechazada por teólogos de categoría internacional como Ratzinger, Rahner, Pozo, Alfaro, Ruiz de la Peña, etc.



4. Hay, además otros pecados llamados pecados de omisión: «los pecados cometidos por los que no hicieron ningún mal..., más que el mal de no atreverse a hacer el bien, que estaba a su alcance»
47.

Jesucristo condena al infierno a los que dejaron de hacer el bien: «Lo que con éstos no hicisteis»
48. A veces hay obligación de hacer el bien, y el no hacerlo es pecado de omisión.

«Se equivocan los cristianos, que pretextando que no tenemos aquí ciudad permanente, pues buscamos la futura, consideran que pueden descuidar las tareas temporales, sin darse cuenta que la propia fe es un motivo que les obliga a un más perfecto cumplimiento de todas ellas, según la vocación personal de cada uno.

Pero no es menos grave el error de quienes, por el contrario, piensan que pueden entregarse totalmente a los asuntos temporales, como si éstos fueran ajenos del todo a la vida religiosa, pensando que ésta se reduce meramente a ciertos actos de culto y al cumplimiento de determinadas obligaciones morales.

El divorcio entre la fe y la vida diaria de muchos debe ser considerado como uno de los más graves errores de nuestra época»
49.

«Hoy es muy usual en algunos ambientes hablar de pecado social.

»Pero el pecado, en sentido verdadero y propio, es siempre un acto de la persona.

»Una sociedad no es de suyo sujeto de actos morales.

»Lo cierto es que el pecado de cada uno repercute en cierta manera en los demás.

»Pero en el fondo de toda situación de pecado hallamos siempre personas pecadoras»
50.

Las estructuras de pecado se deben a los pecados de los hombres.

«Todo pecado es un ultraje a Dios. (...) En un sentido propio y verdadero tan sólo son pecado los actos que de forma consciente y voluntaria van contra la ley de Dios. (...) Por eso, precisamente, el hombre es la única creatura que puede ser pecadora entre los seres que componen la creación visible»
51.

Aunque es cierto que pecados personales generalizados crean un ambiente de pecado, «no se puede diluir la responsabilidad personal en culpabilidades colectivas anónimas»
52

Hay que sentirse responsables de nuestros pecados que deterioran el ambiente. Hausherr, Profesor del Instituto Oriental de Roma, publicó un libro titulado Le Penthos en el que habla del influjo de algunos pecados en el medio ambiente espiritual del Cuerpo Místico de Cristo
53.

_______________________



  1. Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, nº1849regresar
  2. Concilio Vaticano II: Gaudium et Spes: Constitución sobre la Iglesia en el mundo actual, nº 16regresar
  3. Pedidos al autor: Apartado 2546. 11080-Cádiz. Tel.: (956) 222 838. FAX: (956) 229 450regresar
  4. MIGUEL PEINADO: Exposición de la fe cristiana, 3ª, II, 50. Ed. BAC. Madrid. 1975.regresar
  5. JOSÉ A. SAYÉS: pecado Original, VI, 1. Folleto JRC nº 13. EDAPOR. Madrid, 1988.regresar
  6. JOSÉ A. SAYÉS: Jesucristo Nuestro Señor, VII, 4, 2. Ed. EDAPOR. Madrid, 1985.regresar
  7. Profeta ISAÍAS, 57: 8regresar
  8. Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, nº 1440regresar
  9. Salmo 51: 4regresar
  10. BERNHARD HÄRING: Shalom, Paz, II, 4. Ed. Herder. Barcelona. 1998.regresar
  11. LAMBERTO DE ECHEVARRÍA: Creo en el perdón de los pecados, IV. Cuadernos BAC, nº 67. regresar
  12. GARRIGOU-LAGARNGE: DIOS, su existencia, I,4. Ed. Palabra. Madrid. 1976.regresar
  13. JUAN M. IGARTUA, S.I.: Revista REINO DE CRISTO, 342 (V-1990) 5regresar
  14. JUAN PABLO II: Ejercicios Espirituales para jóvenes, 1ª, IV. Ed. BAC-POPULAR. Madrid.1982.regresar
  15. RAFAEL CANALES, S.I.: Revista PROYECCIÓN, 62(X-68) 281-8regresar
  16. JOSÉ ANTONIO SAYÉS: Antropología y moral, VII, 1. Ed. Palabra. Madrid. 1997.regresar
  17. LUIS ELLACURÍA,S.I.: Moral de actos y Moral de actitudes. Estudios de Deusto, Vol XV, 30 (IV-67) 145ssregresar
  18. RONALD LAWLER, O.F.M.: La Doctrina de Jesucristo, XIX, 4, e. Ed. Galduria. Jódar (Jaén).regresar
  19. Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe: Declaraciones sobre cuestiones de Ética Sexual nº 10. Revista ECCLESIA, 1773 (17-I-76) 73regresar
  20. JUAN PABLO II: Reconciliación y Penitencia, nº 17regresar
  21. AURELIO FERNÁNDEZ: Compendio de Teología Moral, 1ª, V, 3. Ed. Palabra. Madrid. 1995.regresar
  22. AURELIO FERNÁNDEZ: Compendio de Teología Moral, 1ª, XI, 2,1,a. Ed. Palabra. Madrid.1995.regresar
  23. AUGUSTO SARMIENTO: 39 Cuestiones doctrinales, IV, 5. Ed. Palabra. Madrid. 1990.regresar
  24. HEGGEN: La Penitencia, acontecimiento de Salvación, I, 2. Ed. Sígueme. Salamancaregresar
  25. JOSÉ ANTONIO SAYÉS: Más allá de la muerte, VI, 1. Ed. San Pablo. Madrid. 1996.regresar
  26. ORTEGA Y GAISÁN: Valores humanos, 2º, VI, 7. Vitoriaregresar
  27. Evangelio de SAN MATEO, 25:42sregresar
  28. Concilio Vaticano II: Gaudium et Spes: Constitución sobre la Iglesia en el mundo actual, nº43regresar
  29. JUAN PABLO II: Reconciliación y Penitencia, nº 16. Revista ECCLESIA, 2204(5-I-85)26regresar
  30. AUGUSTO SARMIENTO: 39 Cuestiones doctrinales, IV, 6. Ed. Palabra. Madrid. 1990.regresar
  31. JOSÉ MARÍA IRABURU: El matrimonio católico (Separata). Apéndices, III, 2. Ed. Gratis Date. Pamplona. 1989.regresar
  32. BERNHARD HÄRING: SHALOM: Paz, XX, 7. ed. Herder. Barcelona. 1998.regresar


 
 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
 
 
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foros de discusión
Mapas Mapa de Escritores actuales
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Escritores actuales
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
• Dr. Guzmán Carriquiry
• P. José Antonio Medina
• Editoriales
• Dirección Editorial de Catholic.net
• Conferencias episcopales
• Abdala Alberto
• Aguer Héctor, Mons.
• Álvarez Rodríguez Máximo
• Aguiló Alfonso
• Benedicto XVI, Joseph Ratzinger
• Bojorge Horacio S.J.
• Buela Carlos Miguel, Sacerdote del VE
• Burggraf Jutta
• Cases Enrique
• Casadevall Salvador
• Cabellos Llorente Pablo
• Caro, Gustavo
• Chesterton G K
• Cipriani Thorne Juan Luis, Card.
• Corcuera Álvaro LC
• Córdova Sergio
• Cuevas Aníbal
• Dennis Doren, L.C.
• DApice Gustavo Daniel
• De las Heras Muela Jesús
• De Ariño María Esther
• De Blas Mariano
• De Castro Claudio
• De Andrés Marcelino
• De Wohl Louis
• Dib Alberto Miguel
• Equipo de Buenas Noticias
• Escritores de Yo influyo
• Esquivel Juan Pablo
• Ferrán Juan José, L.C.
• Fernández Texeira Nunes Álvaro
• Mauricio I. Pérez
• Montiu José María
• García Pimentel Luis
• Garza Medina Luis
• García José
• García Olivas José Guillermo
• García Pedro Misionero Claretiano
• Ortega Trillo Alejandro L.C.
• Gómez Navarro Eusebio
• Grupo Esfera Educativa
• Guardini Romano
• Irure Martín
• Iraburu José María
• Jil Portilla José
• Juan Pablo II
• Larumbe Sergio, IVE
• Lira Rugarcía Eugenio
• Llera Vázquez Pedro Luis
• López Quintás Alfonso
• Loring Jorge
• 400 Repuestas
• Para Salvarte. Orígenes
• Anécdotas de su vida
• Sacramentos
• Para Salvarte. Misterios
• Para Salvarte. Matrimonio
• Homilías. Ciclo A.
• Homilías. Ciclo B.
• Homilías. Solemnidades
• Homilías. Ciclo C.
• Para Salvarte. Redención
• Para salvarte. Alma
• Para Salvarte. Dios
• Para Salvarte. Noviazgo
• Para Salvarte. Eucaristía
• Para Salvarte. Sacramentos
• Para Salvarte. Iglesia
• Para Salvarte.Vida de Gracia
• Para Salvarte. Mandamientos
• Conferencias
• Martínez Abad Eduardo
• Martí Ballester Jesús
• Martín Descalzo José Luis
• Martín Rincón Estanislao
• Mena Hernandez Víctor Hugo
• Mújica Jorge Enrique
• Munilla José Ignacio, Mons.
• Obispos de Latinoamérica
• Obispos de España
• Ortega Ruiz Pedro
• Parga Limón Ernesto
• Palencia Ramírez de Arellano Jorge, Monseñor
• Pascual, Fernando, L.C.
• Pérez Lozano José María
• Peña Ángel O.A.R.
• López Pedraz, Juan SJ
• Pérez Gallego, José Luis
• Pou Sabaté Llucià
• Quevedo Paulino
• Ratero María Susana
• Ramírez Mozqueda Alberto
• Rego de Planas, Lucrecia
• Rivero Antonio LC
• Rivilla San Martín Miguel
• Rivas Sánchez, Marcelo
• Ryan Michael
• Sánchez Griese Germán
• Schooyans Michel
• Sánchez Sebastián
• Schmidt Oscar
• Schwizer Nicolás
• Santos Felipe
• Tagle Moreno Hugo, padre de Schöenstatt
• Urbizu Guillermo
• Vélez Gustavo
• Volpacchio Eduardo María
• Zavala, Martín
Lista de correo


Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores en línea
Consulta a nuestro grupo de consultores, son más de 300 disponibles para responder todas tus dudas
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• Pontificio Consejo para los Laicos
• Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales
• Periodismo Católico
• Revista Arbil, apostando por los valores
• Web de Filosofía Ética, Javier Borrego

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad

Eventos de la comunidad
ORAR - LEER - TRABAJAR, del Monje Trapense Ceferino Leardi OCSO
Presentación del Libro: ORAR LEER TRABAJAR, del Monje Trapense Ceferino Leardi OCSO
Ver todos los eventos

Encuesta
¿Te gustaría mejorar tu comunicación con Dios?
Sí, lo necesito, pero no sé cómo ni tengo quién me enseñe
Sí, hago un poco de oración al día, pero quiero mejorar
Realmente me urge, llevo tiempo buscando eso
Sí, pero creo que no soy capaz
Creo que eso es para sacerdotes y monjas, no para mí
Sé que lo necesito, pero no estaría dispuesto a ir a un curso de oración
Lo he intentado muchas veces y no lo logro, no es para mí
Estoy satisfecho con mi vida de oración
No lo considero importante en mi vida, hay cosas prioritarias
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foros de discusión
¡Participa!

Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red