Dios nos da la posibilidad de que el dolor tenga un sentido y pueda convertirse en algo maravilloso.

La enfermedad, el sufrimiento, el dolor  son un misterio  hay que acercarnos a él sabiendo que después de muchas explicaciones el misterio seguirá estando ahí hasta que el mundo acabe. Estas realidades nos muestran nuestra impotencia, límite, finitud y anuncian nuestro destino final en esta tierra: la muerte.

El dolor en sí mismo es difícil de aceptar muy difícil, pero lo que se  puede sacar del dolor; y aquello en lo que el dolor puede acabar convirtiéndose, con la gracia de Dios, pueden llegar a ser maravillosos.

Con esta campaña queremos ofrecerte la posibilidad de que tu aflicción tengan un sentido, llegue a dar frutos extraordinarios para que no tengas que arrepentirte de no haber dado todo el amor que eras capaz en estas circunstancias, porque también en la enfermedad, en el dolor y el sufrimiento se puede amar con un amor profundo como Cristo lo hizo desde la cruz por el cual nos redimió y al cual nos ha unido íntimamente.

La verdadera enfermedad del mundo es la falta de amor, el egoísmo. ¡Dale un sentido a tu enfermedad, ofrécela por alguien que necesite de tu ayuda!  Tienes  en tus manos esta opción de conseguir que tu propio dolor y el de tu prójimo se conviertan en algo grande y redentor.

Hasta este momento hay registrados 1990 personas enfermas ofreciendo su dolor y su sufrimiento por las intenciones de 1699 personas.


   
 
Catholic.net
 
  Página principal Contáctanos Santo Rosario
  Secciones Eventos Catholic.net Radio
  Comunidades Foros Condiciones de uso
  Consultorios en línea Servicios por email Publicidad
  Alianzas Red Internacional de oración Donativos
 
© Catholic.net Inc. Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red