> English
> Français
> Italiano
El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Empresarios católicos | sección
La Doctrina Social de la Iglesia y los Empresarios Católicos | categoría
Magisterio, Sacerdotes y Doctrina Social | tema
Autor: P. Jorge Loring | Fuente: Para Salvarte
Hay dos clases de pecados
«El pecado es una ofensa a Dios». La imperfección no llega a pecado venial. Suele definirse como «la deliberada omisión de un bien mejor. Pudiendo hacer un bien mayor se elige un bien menor».
 

57.- HAY DOS CLASES DE PECADOS: MORTAL Y VENIAL95.


«El pecado es una ofensa a Dios»
96. La imperfección no llega a pecado venial. Suele definirse como «la deliberada omisión de un bien mejor. Pudiendo hacer un bien mayor se elige un bien menor»97.




58.- EL PECADO MORTAL SE DIFERENCIA DEL VENIAL, EN QUE EL MORTAL ES GRAVE Y EL VENIAL ES LEVE
98 .


1. No es lo mismo cometer un adulterio -que siempre es grave-, que decir una mentirilla -que puede no tener importancia-.

El pecado grave rompe nuestra amistad con Dios. El pecado venial, no
99. Pero la enfría.

Algunos distinguen entre el pecado grave y el pecado mortal.

Pero ha dicho el Papa Juan Pablo II:
«El pecado grave se identifica prácticamente en la doctrina y en la acción pastoral de la Iglesia con el pecado mortal...

»La triple distinción de los pecados en veniales, graves y mortales, podría poner de relieve una gradación en los pecados graves.

»Pero queda siempre firme el principio de que la distinción esencial y decisiva está entre el pecado que destruye la caridad y el pecado que no mata la vida sobrenatural: entre la vida y la muerte no existe una vida intermedia»
100.

Por eso el Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica no hace distinción entre pecado grave y pecado mortal
101.


59.- Los efectos del pecado mortal son: perder la amistad con Dios, matar la vida sobrenatural del alma, y condenarnos al infierno, si morimos con ese pecado
102.


1. Esto limitándose a los bienes espirituales.
Pero aun en los bienes naturales, ¡cuántas enfermedades, cuántos encarcelamientos, cuántas ruinas, cuántas desgracias de familia no tienen otro origen que un pecado contra la Ley de Dios!

Una mancha de grasa en una prenda de vestir nueva es motivo suficiente para que la cambies. Si tienes la cara tiznada, te lavas inmediatamente, porque así no puedes presentarte en ninguna parte.

¿Y no te da vergüenza que tu alma sea repulsiva a Dios y a la Virgen?

Una piedrecita en el zapato no te deja en paz hasta que logras quitártela, ¿y cómo puedes tener tranquilidad con un pecado mortal en el alma?




60.- Los efectos del pecado venial son: poner enferma la vida sobrenatural del alma, y disponernos para el pecado mortal
103.


1.-El pecado venial es una transgresión voluntaria de la ley de Dios en materia leve
104.

Una tos pequeña, pero descuidada, puede llevar a la sepultura. Un punto negro en un diente no es nada, pero si no se lo enseñas al dentista, pronto todo el diente quedará dañado, y hasta puede ser necesaria la extracción.

No es que el pecado leve se convierta en grave. Ni siquiera que muchos pecados leves hagan un pecado grave. Sino que el pecado leve dispone al pecado grave
105, pues debilita la voluntad y nos priva de gracias sobrenaturales con las cuales podríamos luchar mejor contra el pecado grave. «Pero los pecados veniales no nos excluyen del Reino de Dios»106.

Deberíamos poner especial diligencia en evitar los pecados veniales plenamente advertidos y voluntarios.

Evitar también todos los semideliberados supone especial gracia de Dios. Este privilegio lo tuvo María Santísima
107.




2. Un pecado que de suyo es leve, por ser la materia leve, puede ser grave:

a) si el que lo comete cree, por error, que es grave: robar una peseta.

b) si se comete con fin gravemente malo: insultar a otro para que blasfeme.

c) si se hace a otro un daño grave o se pretende hacerlo, o se es causa de grave escándalo: parejas pecando en público.

d) si al cometerlo, se expone uno al peligro próximo de pecar gravemente: entrar por curiosidad en un cabaret.

e) en algunos casos especiales, en que se acumulan las materias, como ocurre en algunos robos pequeños repetidos con cierta frecuencia.



3. Hay personas a quienes les gusta preguntar siempre el límite entre el pecado leve y grave. Pero esto a veces es tan difícil como señalar en el arco iris dónde termina un color y dónde empieza otro. Por eso, en la duda, muchos dicen al confesor: «Me arrepiento tal como esté en la presencia de Dios».

«Los límites entre el pecado mortal y el venial varían de penitente a penitente, y hasta en el mismo penitente varían de una vez a otra. En efecto, el penitente no siempre presta la misma atención, ni se da la misma cuenta, de la gravedad de sus acciones frente a la santa voluntad de Dios»
108.

______________________



  1. Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, nº 1854regresar
  2. Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, nº 1850regresar
  3. JOSÉ RIVERA-IRABURU: Síntesis de espiritualidad católica, XVI, 5. Ed. Gratis Date. Pamplona.regresar
  4. Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, nº 1855regresar
  5. Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, nº 1863regresar
  6. JUAN PABLO II: Reconciliación y Penitencia, nº 17. Revista ECCLESIA, 2204 (5-I-85)29sregresar
  7. Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, nº 1854regresar
  8. Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica nº 1874regresar
  9. Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica nº1863regresar
  10. ANTONIO ROYO MARÍN, O.P.: Teología de la salvación, 1ª, III, nº 54. Ed. B.A.C. Madrid.regresar
  11. ANTONIO ROYO MARÍN, O.P.: Teología de la salvación, 1ª, III, nº 55. Ed. B.A.C. Madrid.regresar
  12. Ritual de la Penitencia, nº 47. 1975regresar
  13. ANTONIO ROYO MARÍN, O.P.: Teología de la salvación, 1ª, III, nº 57. Ed. B.A.C. Madrid.regresar
  14. BERNHARD HÄRING: SHALOM: Paz, XI, 1. Ed. Herder. Barcelona. 1998.regresar



* Para mayor información, visita nuestra biblioteca virtual.

* ¿Qué opinas sobre el tema? Comparte tu opinión.

* ¿Dudas, inquietudes? Pregúntale a un experto

* ¿Te gustó nuestro servicio? Suscríbete a nuestro boletín mensual


 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
Descargarlo a tu Palm
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foro para empresarios católicos
Mapas Mapa de Empresarios católicos
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Empresarios católicos
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
• ¿Qué ofrece la Comunidad de Empresarios Católicos?
• El Papa y los Empresarios Católicos
• La Doctrina Social de la Iglesia y los Empresarios Católicos
• Exhortaciones y Doctrina Social
• Encíclicas Sociales
• Doctrina Social en el Catecismo Católico
• Doctrina Social de la Iglesia para Todos
• Cartas Apostólicas y Doctrina Social
• Instituciones que promueven la DSI
• Doctrina Social y Concilio Vaticano II
• Documentos Ecclesiales
• Congregación para la Doctrina de la Fe
• Pastoral de los Migrantes
• Consejo Pontificio de Justicia y Paz
• Magisterio, Sacerdotes y Doctrina Social
• Ética Empresarial Católica
• Valores y Virtudes del Empresario Católico
• Actualidad
• Economía Ética y Doctrina Social de la Iglesia
• El Empresario Católico y la Política
• El Empresario Católico y la Familia Católica
• Líderes Sociales Católicos en Acción
• Formación Integral del Empresario Católico
• Temas a Debatir entre Empresarios
• Secretarías Católicas y Asistentes de Dirección
• Miembros Destacados de la Comunidad
• Noticias de los Miembros de la Comunidad
Lista de correo
Boletín con ensayos, artículos y consejos para aplicar la Doctrina Social de la Iglesia y la ética en el ámbito laboral y social.

Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores de la comunidad
Consultas acerca de problemas específicos de ética empresarial y la aplicación de la Doctrina Social Cristiana en la Empresa
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• E-cristians
• Eduexperts
• Fundación Guilé
• Fundación María Virgen Madre
• Impuestoporlavida.org

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad
Encuesta
¿Qué áreas de la Doctrina Social de la Iglesia deben establecer las empresas en sus códigos de ética? (Opción múltiple)
Medio ambiente
Pobreza y caridad
Trabajo y salario
Familia
Persona humana
Orden social
Economía
El Papel del Estado
Bien común
Solidaridad
Derechos Humanos
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foro para empresarios católicos
¡Participa!
Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
Publicidad: