> English
> Français
> Italiano
El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Empresarios católicos | sección
El Empresario Católico y la Política | categoría
Los Cristianos en Europa | tema
Autor: Victor Manuel Pérez Martínez
La Iglesia y la Constitución Europea
El “Tratado por el que se establece una Constitución para Europa”, conocido como “Constitución Europea” es un signo de avance, de unión y de desarrollo para todos los países que integran la Comunidad Europea.
 
La Iglesia y la Constitución Europea
La Iglesia y la Constitución Europea
El “Tratado por el que se establece una Constitución para Europa”(1), conocido como “Constitución Europea” es un signo de avance, de unión y de desarrollo para todos los países que integran la Comunidad Europea.

En principio, este tratado “se propone avanzar por la senda de la civilización, el progreso y la prosperidad por el bien de todos sus habitantes, sin olvidar a los más débiles y desfavorecidos; de que quiere seguir siendo un continente abierto a la cultura, al saber y al progreso social; de que desea ahondar en el carácter democrático y transparente de su vida pública y obrar en pro de la paz, la justicia y la solidaridad en el mundo” (Preámbulo).

En estos objetivos, todas las posturas parecieran coincidir deseando una Europa enmarcada en este proyecto, la cual se sintetiza en uno de sus lemas: “Unidad en la diversidad”. Aunque, no hay quienes dejan de cuestionar, y con cierta razón, la atribución de los miembros de la Convención Europea de haber realizado un proyecto de Constitución “en nombre de los ciudadanos y de los Estados de Europa”; tema que pudiera quedar cerrado cuando todos los países que conforman la Comunidad Europea aprueben este texto.

¿Y qué opina el Papa?

Con respecto a la visión de la Iglesia católica, es oportuno recordar el mensaje que Juan Pablo II les dirigió a los participantes del Congreso “¿Hacia una constitución europea?”(2) realizado en el 2002, el cual fue organizado por el Vicariato de Roma para la Pastoral Universitaria, los Episcopados de la Unión Europea y la Federación de Universidades Católicas de Europa. Juan Pablo II deja claro que “ante las diversas soluciones posibles de este articulado e importante proceso europeo, la Iglesia, fiel a su identidad y a su misión evangelizadora, aplica lo que ya ha dicho con respecto a los diversos Estados, es decir, que no posee título alguno para expresar preferencias por una u otra solución institucional o constitucional, y quiere respetar coherentemente la legítima autonomía del orden democrático”.

No obstante, precisamente en función de su misión, “no puede permanecer indiferente ante los valores que inspiran las diversas opciones institucionales”.

En este marco Juan Pablo II señaló con respecto al texto constitucional algunas ideas. 1) La necesidad y la urgencia de proponer reformas institucionales en lo que denominó “el proceso de construcción de la casa común europea; 2) Asumir como prioridad “la ampliación de la Unión europea o, mejor aún, el proceso de europeización de toda el área continental”; 3) Este ordenamiento que surgirá en Europa “debe reconocer y tutelar los valores que constituyen el patrimonio más valioso del humanismo europeo, que ha asegurado y sigue asegurando a Europa una irradiación singular en la historia de la civilización”; 4) “Será preciso inspirarse, con fidelidad creativa, en las raíces cristianas que han marcado la historia europea”; 5) Una Europa que debe mirar hacia el futuro, “a ser maestra de verdadero progreso, a promover una globalización en la solidaridad y sin marginaciones, a contribuir a la construcción de una paz justa y duradera en su seno y en el mundo entero, y a acoger tradiciones culturales diversas para dar vida a un humanismo en el que el respeto de los derechos, la solidaridad y la creatividad permitan a todo hombre realizar sus aspiraciones más nobles”; 6) Una Europa que debe “reconocer y salvaguardar la identidad específica y el papel social de las Iglesias y de las confesiones religiosas”.

En síntesis, es la concepción de una Europa unida. Un continente en busca de un progreso que no se aleja del sentir de la doctrina social de la Iglesia, al contrario desea la búsqueda de espacios donde el ser humano sea cada vez más humano.

La integración de la Comunidad Europea es un proceso que se ha venido construyendo, en el cual la Iglesia en los últimos años ha mantenido una actitud positiva y de apoyo. Juan Pablo II lo reafirmó de ese modo al Presidente del Gobierno de Polonia, Marek Belka: “La Sede apostólica, y yo personalmente, nos hemos esforzado por sostener este proceso para que Europa pueda respirar plenamente con dos pulmones: con el espíritu de Occidente y de Oriente” (3).

¿Qué dice la CE sobre la religión?

En el Preámbulo de la Constitución Europea queda señalado el reconocimiento y la inspiración de la misma en “la herencia cultural, religiosa y humanista de Europa, a partir de la cual se han desarrollado los valores universales de los derechos inviolables e inalienables de la persona humana, la democracia, la igualdad, la libertad y el Estado de Derecho”.

No existe un reconocimiento específico y ninguna mención a religión alguna, lo que no implica un desconocimiento de sus aportes a la historia de Europa.

La Constitución Europea reconoce “la Libertad de pensamiento, de conciencia y de religión”. Inclusive señala que “este derecho implica la libertad de cambiar de religión o de convicciones, así como la libertad de manifestar su religión o sus convicciones individual o colectivamente, en público o en privado, a través del culto, la enseñanza, las prácticas y la observancia de los ritos”.

Se respeta “la diversidad cultural, religiosa y lingüística” (Artículo II-82). También reafirma los principios de “no discriminación” por religión y de cualquier tipo (Artículo II-81); el trabajo de la Unión Europea por luchar en contra de la discriminación (Artículo III-118 y Artículo III-124).

En el campo de la educación, “se respetan, de acuerdo con las leyes nacionales que regulen su ejercicio, la libertad de creación de centros docentes dentro del respecto de los principios democráticos, así como el derecho de los padres a garantizar la educación y la enseñanza de sus hijos conforme a sus convicciones religiosas, filosóficas y pedagógicas” (Artículo II-74).

Con respecto a las Iglesias la Constitución Europea señala: 1) “La Unión respetará y no prejuzgará el estatuto reconocido en los Estados miembros, en virtud del Derecho interno, a las iglesias y las asociaciones o comunidades religiosas”; 2) “La Unión respetará asimismo el estatuto reconocido, en virtud del Derecho interno, a las organizaciones filosóficas y no confesionales”; 3) “Reconociendo su identidad y su aportación específica, la Unión mantendrá un diálogo abierto, transparente y regular con dichas iglesias y organizaciones” (Artículo I-52).

¿Existen diferencias?
En todos los procesos hay diferencias y aspectos que generan conflictos o desacuerdos. En concreto Juan Pablo II manifestó su inconformidad por no incluirse el reconocimiento del cristianismo en la Constitución Europea, pero es consciente de la utilidad de la misma y del reto para los cristianos en éste nuevo contexto: “A pesar de que en la Constitución europea falta una referencia explícita a las raíces cristianas de la cultura de todas las naciones que componen hoy la Comunidad, confío en que los valores perennes elaborados sobre el fundamento del Evangelio por las generaciones de los que nos han precedido sigan inspirando los esfuerzos de quienes se asumen la responsabilidad de la formación del rostro de nuestro continente” (4).

Son varios los temas a debatir. Podemos conseguir en la Constitución Europea dos planteamientos muy concretos sobre el derecho a la vida: 1) “Toda persona tiene derecho a la vida”; 2) “Nadie podrá ser condenado a la pena de muerte ni ejecutado” (Artículo II-62).

También podemos identificar posturas claras sobre: 1) “la prohibición de las prácticas eugenésicas, en particular las que tienen como finalidad la selección de las personas”; 2) “la prohibición de que el cuerpo humano o partes del mismo en cuanto tales se conviertan en objeto de lucro”; 3) “la prohibición de la clonación reproductora de seres humanos” (II-63).

No obstante, han surgido desde los Episcopados diferencias sobre algunos planteamientos de la Constitución Europea, en concreto sobre temas relativos al aborto, a la eutanasia, a la investigación con embriones, entre otros. En la Constitución Europea no se asume ninguna postura, sino que queda en el marco de las leyes propias de los países miembros.

Por ejemplo la Conferencia Episcopal de España ha señalado: “Hay asimismo elementos negativos en la Constitución. Los Obispos hubieran deseado ver definido sin ambigüedad un derecho humano tan básico como el derecho a la vida.

El texto constitucional no excluye la investigación letal con embriones humanos, ni el aborto, ni la eutanasia; tampoco excluye la clonación de seres humanos para la experimentación y la terapia. Hubieran deseado una tutela mayor del matrimonio y de la familia, así como la definición explícita del matrimonio como la unión estable de un hombre y de una mujer y la protección del derecho de los niños a no ser adoptados por otro tipo de uniones.

También hubieran deseado un reconocimiento explícito del carácter personal del ser humano, abierto a la Trascendencia, que es la base inderogable de los derechos fundamentales; tales derechos no son otorgados, sino sólo reconocidos por la ley. Desearían que la organización política de la Unión facilitase una mayor participación de los ciudadanos. Y, en fin, lamentan profundamente la omisión deliberada del cristianismo como una de las raíces vivas de Europa y de sus valores” (5).

Esta postura de la Iglesia católica, al igual que de otras organizaciones o sectores, no deben cuestionarse; al contrario, si se desea una proyecto común para Europa el debate debe ser profundo e intenso. Aspecto que ha sido cuestionado precisamente en España, en donde sectores han considerado perjudicial la premura con la cual se convocó el referéndum para la aprobación de la Constitución Europea, en especial por la debilidad en la información sobre el contenido de la misma.

¿Cuál debe ser nuestra postura?
Esta respuesta debe ser producto de la reflexión y del análisis de la constitución. Es una decisión personal.

“El contenido de la Constitución presenta elementos positivos y negativos, en un cuadro cuya valoración de conjunto no es fácil de precisar”(6). ¿Una vez aprobada esta Constitución Europea existirá el espacio adecuado para garantizar los valores fundamentales de nuestras sociedades? ¿Podrán los países sentirse en la libertad de ejercer su libertad y su autonomía? En lo que estamos de acuerdo es en la idea de que “es moralmente necesario trabajar por una integración cada vez mayor y más justa de Europa” (7).

También estamos de acuerdo que apenas se ha iniciado el debate y que todavía existe un largo camino para profundizar y debatir sobre los planteamientos de la Constitución Europea. En este sentido los laicos debemos ofrecer desde nuestras respectivas áreas reflexiones, aportes e ideas. Asumir con valentía las posturas en la cual creemos y afrontar el reto de una Europa que comienza a ofrecer signos de unión.

Sobre el referéndum

La postura de la Conferencia Episcopal Española sintetizó cuál debe ser la actitud del ciudadano ante este proceso: “El “sí”, el “no”, el voto en blanco o la abstención son posibles opciones legítimas. El voto en blanco y la abstención, en el caso de que no sea posible superar la perplejidad o no se pueda aceptar en su raíz el planteamiento de la consulta. En todo caso, será necesario actuar en conciencia sopesando con cuidado los motivos por los que realmente se actúa” (8).


vmperezmven@yahoo.com

Notas(1) El “Tratado por el que se establece una Constitución para Europa” se encuentra en línea en: http://www.constitucioneuropea.es
(2) Juan Pablo II (2002, Junio 20). Mensaje de Juan Pablo II a los Participantes en un Congreso sobre la Nueva Constitución Europea. En: http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/speeches/2002/june/documents/ hf_jp-ii_spe_20020622_costituzione-europea_sp.html
(3) Juan Pablo II (2004, Octubre 3) Alocución del Santo Padre Juan Pablo II al Presidente del Gobierno De Polonia, Marek Belka. En: http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/speeches/2004/october/documents/ hf_jp-ii_spe_20041030_polonia_sp.html
(4) Idem.
(5) Conferencia Episcopal Española (2005, Febrero 4). Acerca del referéndum sobre la “Constitución para Europa”. En: http://www.conferenciaepiscopal.es/documentos/Conferencia/ConstitucionEuropea.htm
(6) Idem.
(7) Idem.
(8) Idem.


 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
Descargarlo a tu Palm
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foro para empresarios católicos
Mapas Mapa de Empresarios católicos
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Empresarios católicos
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
• ¿Qué ofrece la Comunidad de Empresarios Católicos?
• El Papa y los Empresarios Católicos
• La Doctrina Social de la Iglesia y los Empresarios Católicos
• Ética Empresarial Católica
• Valores y Virtudes del Empresario Católico
• Actualidad
• Economía Ética y Doctrina Social de la Iglesia
• El Empresario Católico y la Política
• Pastoral Obrera
• Conducta Cristiana y Compromiso Político
• Los Cristianos y la Democracia
• El Católico ante las Elecciones
• Filosofía Política Cristiana
• La Política Cristiana en la Historia
• Cristiandad e Identidad
• La Iglesia y el Derecho Internacional
• El Estado, la Iglesia y las Naciones
• Los Cristianos en Europa
• Ética, Iglesia y Desarrollo Social
• Iglesia y Problemas Internacionales
• La Teología de la Liberación
• La Iglesia y los Inmigrantes
• La Iglesia y los Derechos Humanos
• Aborto y Legislación
• Los Laicos, la Iglesia y los Jóvenes
• El Empresario Católico y la Familia Católica
• Líderes Sociales Católicos en Acción
• Formación Integral del Empresario Católico
• Temas a Debatir entre Empresarios
• Secretarías Católicas y Asistentes de Dirección
• Miembros Destacados de la Comunidad
• Noticias de los Miembros de la Comunidad
Lista de correo
Boletín con ensayos, artículos y consejos para aplicar la Doctrina Social de la Iglesia y la ética en el ámbito laboral y social.

Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores de la comunidad
Consultas acerca de problemas específicos de ética empresarial y la aplicación de la Doctrina Social Cristiana en la Empresa
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• E-cristians
• Eduexperts
• Fundación Guilé
• Fundación María Virgen Madre
• Impuestoporlavida.org

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad
Encuesta
¿Qué áreas de la Doctrina Social de la Iglesia deben establecer las empresas en sus códigos de ética? (Opción múltiple)
Medio ambiente
Pobreza y caridad
Trabajo y salario
Familia
Persona humana
Orden social
Economía
El Papel del Estado
Bien común
Solidaridad
Derechos Humanos
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foro para empresarios católicos
¡Participa!
Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
Publicidad: