> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Educadores Católicos | sección
Cimientos de la Educación | categoría
Historia de la educación | tema
Autor: Ángel Gutiérrez Sanz | Fuente: Revista Arbil nº 80
La función social de la educación
La educación, como las monedas, tiene dos caras. En una de ellas se puede ver a la familia y a la sociedad en función de la educación, en la otra cara en cambio, podemos contemplar la educación en función de la familia y de la sociedad, que es exactamente
 
La función social de la educación
La función social de la educación
Puestos a señalar las funciones educativas, si algo podemos tener claro en este tan complejo asunto, es que la educación está llamada a influir en la sociedad y en la familia, de tal modo que el mundo y la familia que dejemos a nuestros hijos van a depender en gran medida de la educación que les hayamos dado. No podemos olvidar que los niños de hoy van a ser los padres, los esposos y los ciudadanos del mañana. Los frutos que hayamos de recoger mañana, dependen de lo que hayamos sembrado hoy.

La educación sin duda es una previsión de futuro, algo que saben muy bien los gobiernos y los políticos más avispados, que con un indiscutible instinto práctico nos advierten que la educación está en la base del progreso y desarrollo de los pueblos. Quienes se dedican a la planificación del desarrollo de los países tienen muy claro que la más rentable inversión es la que se hace en educación. Ahí están los hechos. Los pueblos más desarrollados en educación son también los más desarrollados económicamente y viceversa. Sin duda, la educación es negocio rentable. Esto mismo se lo he oído decir también a muchas familias normales, que haciendo un gran esfuerzo económico, llevan a sus hijos a colegios de pago, porque piensan que el dinero que se gastan en la educación de sus hijos resulta ser al final el dinero mejor empleado. A decir verdad, la educación es la mejor herencia que hoy se les puede dejar a los hijos, y seguramente el único patrimonio que puede garantizarles un envidiable status social. La educación viene a ser una correa de transmisión, a través de la cual los hábitos, las ideas, las creencias, los temores, las esperanzas, es decir todo un vasto bagaje cultural, va pasando de unos sujetos a otros, para constituirse en patrimonio de la colectividad.

Hubo un largo periodo de la historia en el que a la educación se le daba una función exclusivamente individual. La educación era considerada como un proceso de perfeccionamiento de la persona y aquí acababa todo; pues bien, a partir de la era moderna comienza ya a reconocerse a la educación una dimensión eminentemente social. Fueron los Pestalozzi, los Durkhein, Natorp, Dewey, etc.quienes llegaron a este extraordinario descubrimiento. A partir de aquí se podía ya hablar de la función socializadora de la educación. A tal respecto K. Maunheim puntualizaba que la ?educación no moldea al hombre en abstracto sino en concreto, para una determinada sociedad?. Singular aportación la de estos pedagogos sociologistas, que acertaron a ver la finalidad social de la educación. Si en algo no podemos estar de acuerdo con ellos es en su visión exclusivista, que les impidió ver en la educación otra función que no fuera la social.

Dos modos de entender la función social de la educación

Permítanme recordarles que dentro ya de la función social de la educación cabe distinguir dos posturas: la realista y la idealista. Para el realismo la educación ha de venir marcada por las exigencias y necesidades familiares y sociales. Desde esta postura se defiende la idea de que se educa en función de la colectividad. Educar es aprender a desempeñar los roles impuestos por los respectivos grupos sociales. Es así como el individuo tiene mayores posibilidades de adaptación al grupo. Triunfo y prestigio van en relación directa con esta adaptación, que nos empuja a una especie de mimetismo o de conformismo social. En otras palabras de lo que se trata es de preparar a los sujetos, para que éstos puedan hacer lo que la sociedad y los grupos sociales esperan de ellos.

En esta dirección nos podemos encontrar con una educación tal, que se pliegue de forma servil a las exigencias sociales, incluso con un tipo de educación domesticada desde arriba, que responda a las exigencias o imposiciones políticas; cosa que puede suceder y de hecho sucede con bastante frecuencia, pues sabido es que los estados se valen de la educación para instrumentalizarla a favor propio; pero no es de estos tipos de educación del que me gustaría a mi hablar ahora. Comprendo, eso sí, que la educación tenga que cumplir una función de adaptación social y que debe de preparar al individuo para que éste pueda desenvolverse e integrarse en la sociedad que le vaya a tocar vivir ( así por ejemplo se explica el hecho de que los idiomas modernos vayan ganando interés en detrimento de las lenguas clásicas, o que las enseñanzas técnicas vayan desplazando las manualidades o la artesanía) aún con todo la educación no puede estar en dependencia absoluta y en conformismo total con lo que en un momento determinado impongan la realidad familiar o social, mucho menos en los tiempos que nos están tocando vivir.

De aquí que exista otra postura, la de los idealistas, que abogan por una educación cuya finalidad es el mejoramiento de la sociedad y la familia. Ambas necesitan con urgencia ser mejoradas. Desde algún rincón de la sociedad tendrá que salir el revulsivo que cambien el rumbo de la situación actual y nada mejor que intentarlo desde la realidad educativa , que se puede presentar bajo formas y manifestaciones diferentes , mucho más en unos tiempos en los que los medios de comunicación social están jugando un papel tan importante.

A poco que nos fijemos en la historia nos daremos cuenta de que los grandes cambios sociales han tenido su origen en las ideas revolucionarias de pensadores y educadores. Si algún sentido tiene la educación ha de ser el perfeccionamiento de los individuos y qué duda cabe que a través del perfeccionamiento de los individuos se llega al mejoramiento de los grupos a los que estos pertenecen. Uno de las mayores ayudas que la sociedad puede recibir, es precisamente el que le viene de parte de la educación. Este planteamiento ha sido siempre la aspiración de los grandes idealistas, cuyos orígenes los tenemos ya en Platón, quienes soñaron siempre con la idea de que la educación podría ser el medio más indicado para lograr una sociedad más justa, solidaria y pacífica.

Por lo que a mi respecta he de confesar que una de mis posibles frustraciones como educador haya sido el no haber sabido, o no haber podido inyectar en mis alumnos esa dosis de idealismo que todo hombre necesita para andar por la vida. A mi me ha quedado la sensación de que en mis alumnos ha podido más el pragmatismo social que el idealismo que yo trataba de transmitirles. Cuando el primer día de clase me preguntaban mis alumnos: ¿y para qué sirve esto de la Filosofía? yo me esforzaba en hacerles comprender que nuestro mundo estaba necesitado de ideales, pero ellos insistían: ¿pero bueno, la Filosofía da para comer, o no da para comer? Hombre, lo que es para comer, comer a lo mejor sí da, pero lo que ellos querían es que diera también para cenar y para irse de juerga los fines de semana. Eso de los ideales no les acababa de convencer, precisamente ello era lo que a mí siempre me ha decepcionado, porque la juventud ha sido siempre la edad de los ideales y si de jóvenes no se tienen ideales ¿cuándo se van tener?.......

Aún con todo nunca perdí las esperanzas ni he dejado nunca de mirar a ese mundo mejor que todos deseamos. Sigo pensando que ello será posible, si posible es una educación capaz de hacer a los hombres más humanos y acogedores, más auténticos, más libres, más pacíficos y menos violentos. Y cómo no va ser posible una realidad educativa con estas pretensiones si ellas son precisamente la razón de su existencia. Aún con todo para hablar de ideales educativos es conveniente tener en cuenta la realidad familiar y social que a cada cual le ha de tocar vivir
 
 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
 
 
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foro de Educadores Católicos
Mapas Mapa de Educadores Católicos
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Educadores Católicos
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Chat Chat
Donativos Hacer un donativo
• Miembros de la Comunidad
• Eventos y Cursos en Línea
• Iglesia y Educación
• Cimientos de la Educación
• Filosofía Educativa
• Pedagogía integral
• Historia de la educación
• Corrientes del pensamiento pedagogico
• Educación por Edades
• Actualidad
• Misión del Educador
• Educación y Formación Integral
• Casos Prácticos y Respuestas Breves
• Educar Hoy
• Educar para la Vida
• Educación en Valores
• Moral y Educación
• Educadores Ejemplares
• Modelos y Proyectos Educativos
• Deporte y Vida Cristiana
• Boletines a la Comunidad
• Escuelas Aliadas
• Educar en la vocación
Lista de correo
Artículos sobre temas controvertidos y actuales en el campo de la educación, testimonios de educadores sobresalientes como formadores integrales y material especializado, son algunos de los muchos servicios que ofrece esta comunidad.

Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores de la comunidad
Preguntas acerca del perfil y la formación de educadores católicos, de los criterios de enseñanza que deben regir en una escuela católica y de los modelos pedagógicos a seguir para una mejor asimilación de la doctrina cristiana
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• Evangelización Activa
• Fundación Munca
• Presentaciones.org
• El-ladolescente

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad

Eventos de la comunidad
Curso de Formacion Inicial para el Ministerio del catequista
Este curso tiene como objetivo “suscitar en ti el encuentro con Cristo, la fe en Él y la adhesión a su proyecto
Ver todos los eventos

Encuesta
¿Qué tipo de publicidad se debe ofrecer en Catholic.net?
Exclusivamente religiosa
Publicidad comercial en sintonía con la fe y la moral católica
Religiosa y comercial
Cualquier publicidad que ayude a mantener el portal
Ninguna, Catholic.net debería mantenerse con los donativos de los usuarios.
Otros: escribe a participa@catholic.net
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foro de Educadores Católicos
¡Participa!

Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
Publicidad: