> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Conoce tu fe | sección
Filosofía | categoría
Autor: Por S. Caballero Sánchez* | Fuente: En Gran Enciclopedia Rialp (GER), Tomo 5, páginas 405 a 409
Causa
En sentido amplio, se entiende por causa aquella realidad de la que depende el ser o el obrar de otra.
 
CAUSA


En sentido amplio, se entiende por causa aquella realidad de la que depende el ser o el obrar de otra. La polivalencia de esta noción indica que el estudio de la causa, cuyo tratamiento pertenece en primer lugar y por derecho propio a la Filosofía, y especialmente a la Metafísica, encierra una gran complejidad y riqueza de aspectos, que conviene deslindar cuidadosamente.

Naturaleza de la causa

En su acepción más general, la causa es el principio real que influye positivamente en el ser de otra cosa (llamada efecto), haciéndola dependiente. Es preciso, pues, partir de la noción más amplia de principio para llegar a la de causa, En definición de Santo Tomás, «principio es aquello de lo que algo procede, cualquiera que sea este modo de proceder». Para que el principio sea causa debe cumplir las siguientes condiciones (ya incluidas en la definición):

• debe ser real, y no meramente lógico (como las premisas de donde procede la conclusión);

• ha de tener una influencia positiva sobre el efecto, y no negativa (cual acontece con la privación como principio de la generación);

• dicha influencia deberá ser auténtica sobre el ser del efecto (no únicamente sobre el movimiento o la sucesión);

• finalmente, de esa influencia debe resultar una dependencia real del efecto con respecto a la causa, pues hay principios que, cumpliendo todos los requisitos anteriores, no originan dependencia (así sucede, por ejemplo, en el misterio de la Santísima Trinidad, donde el Padre es principio real del Hijo, y ambos son, a su vez, principio real del Espíritu Santo; pero no son causas, porque las Personas divinas, no dependen unas de otras).

Lo dicho nos hace ver algunos rasgos que caracterizan a la causa, y asimismo las relaciones entre ésta y el efecto, cuyas nociones son siempre correlativas:

• la causa tiene prioridad (al menos, en naturaleza) sobre el efecto;

• la causa y el efecto son realmente distintos;

• entre causa y efecto no se da una total independencia, sino que ambos están estrechamente vinculados por la relación de causalidad (influencia de la causa por la que el efecto se constituye como actualmente distinto de ella).

Concepto afín al de causa es el de condición, de gran complejidad significativa. Muy en general, se entiende por condiciones de un ser todo lo que éste requiere para existir o ser del modo que es (en este sentido, dentro de las condiciones se incluirían las causas extrínsecas, y hasta las causas concurrentes o concausas). En una acepción menos amplia, la condición, excluyendo las causas extrínsecas e intrínsecas, se identifica con la serie de circunstancias que hacen posible el ejercicio de la causalidad; en tales casos, se trata de una aplicación de la causa, dejando que ésta produzca el efecto (por ejemplo, al pulsar el conmutador eléctrico, permito que pase la corriente y la bombilla se enciende). Por último, y en sentido más estricto, la condición se presenta como removensprohibens, y su papel se reduce a apartar un obstáculo que impide o dificulta la actuación de la causa. También se encuentra en proximidad con el concepto de causa el de ocasión: aquello que favorece la actuación de la causa y que, a veces, sirve de estímulo para que ésta actúe; en el caso de la eficiencia, la ocasión proporciona al agente un motivo, una idea, una oportunidad para actuar de un modo determinado con preferencia a otro; así entendida, guarda una relación más estrecha con la causalidad final o la ejemplar. Finalmente, conviene distinguir entre causa y razón; este último término expresa todo aquello que aporta al espíritu una nueva luz, aclarando o explicando algo («dando razón» de algo). El término goza de un favor especial entre los representantes del racionalismo, que tienden a identificar causa y razón, y que emplean indistintamente ambos vocablos. Sin embargo, el empleo del término razón debe restringirse al ámbito de la lógica, utilizando el de causa cuando se trate del orden de la realidad.

Clases de causas

Es clásica la división dada por Aristóteles, que, basándose en la relación de dependencia entre la causa y el efecto, señaló cuatro tipos generales de causas: «En un sentido, entendemos por causa la sustancia formal o quididad...; en otro sentido, la causa es la materia o el sustrato; en un tercer sentido, es el principio de donde procede el movimiento; finalmente, en un cuarto sentido, que se opone al tercero, la causa es la causa final o el bien (porque el bien es el fin de toda generación y de todo movimiento)».

Los escolásticos llamaron a estas causas, respectivamente, formal, material, eficiente y final; las dos primeras son intrínsecas porque constituyen la estructura interna de los seres, mientras que las dos últimas son extrínsecas, por influir en el efecto desde fuera y permanecer distintas de él. Filósofos posteriores a Aristóteles añadieron (quizá por influencia platónica) una quinta causa, a la que llamaron ejemplar o formal-extrínseca. Hay otras divisiones, o mejor subdivisiones de estos tipos generales de causas, de las que nos ocuparemos en sus lugares oportunos. Baste ahora aludir al carácter analógico de la división dada: todos sus miembros realizan real y propiamente la razón de causa, pero cada uno de manera esencialmente diferente. Mientras unos autores defienden la analogía de atribución, considerando como analogado principal a la causa eficiente, otros sostienen que se trata de una analogía de proporcionalidad.

El agente y la causa eficiente

Con el término causa eficiente se designa aquella realidad que, con su acción, produce el ser del efecto. Aristóteles la caracterizaba como «principio del movimiento». Y, desde luego, la mera consideración de la realidad del movimiento obliga a admitir, para explicar el paso de potencia a acto, la realidad de la causa eficiente. Son evidentes la existencia de cambios y causas eficientes.

Sin embargo, no han faltado algunos negadores de la causa eficiente. En la Edad Media, Avicena, Avicebrón y con más insistencia Algacel rechazaban la posibilidad misma de que los seres finitos ejercieran una auténtica causalidad eficiente, que quedaría reservada por derecho propio y exclusivo a Dios. Encontramos aquí un germen del ocasionalismo que después sostendría Malebranche, y que en cierto modo adaptó a sus propias ideas Leibniz, al explicar la comunicación de las sustancias por la «armonía preestablecida», basándose en que las potencias activas de los seres finitos no son sustancias, sino accidentes, por lo cual son absolutamente incapaces de producir sustancias. La debilidad del argumento se patentiza considerando que el accidente, así como tiene existencia por la sustancia, igualmente tiene eficiencia por ella, desapareciendo entonces la desproporción que se creía encontrar entre causa y efecto. Tampoco es concluyente la razón basada en la infinita distancia entre Dios y los seres finitos, ya que éstos, en cuanto tienen forma, poseen alguna actividad.

Es necesario, pues, admitir la realidad de la causa eficiente y del principio de causalidad (todo efecto tiene una causa; todo lo contingente, o que antes no era, ha sido hecho por otro; todo lo que no tiene en sí la razón de ser ha sido causado; etc.). Pero más que demostrar con razonamientos la existencia de la causa eficiente y la realidad del principio de causalidad, se trata simplemente de mostrar su evidencia en la experiencia externa (se producen o producimos realidades que antes no existían, actuando o modificando otras ya existentes) y en la interna (al pensar, juzgar, desear, amar, odiar, etc. producimos determinados efectos, acciones, etc.). Es claro que causa eficiente absoluta de todo el ser de un efecto sólo es Dios; los entes o sustancias finitas de este mundo son verdaderas causas eficientes de otros entes o sustancias finitas, pero siempre contando con realidades preexistentes.

La comprensión de la causalidad está ligada con la comprensión misma del ser y de su profundo dinamismo. Así se desvela con mayor claridad la unidad existencial originaria y originante que subyace bajo la multiplicidad de manifestaciones de la causalidad eficiente. Se descubre la dependencia existencial de unos seres respecto a otros, y la de todos los seres finitos respecto al Ser Infinito, Dios. Pero la creación, y la consiguiente conservación en el ser, es una causa eficiente de distinta clase que la de los seres finitos. Con esto se advierte una estrecha relación entre causalidad eficiente y participación, siendo la acción lo que las enlaza. También en el concepto de acción se halla la razón formal de la causa eficiente, su naturaleza propia, lo que la define como tal causa y la distingue de las demás. De ahí que Aristóteles caracterizara a la causa eficiente diciendo que «el agente es causa de lo que es hecho». Y nuevamente aparece la correlación (entre causa y efecto) a que aludimos arriba. El agente (o eficiente, como llamaban los escolásticos a esta causa) es aquel ser que obra, actúa o modifica; requiere, como correlato, un paciente que reciba la acción o modificación. Pero la acción del agente puede identificarse con el ser del mismo (y tenemos entonces la causa eficiente Primera, Dios) o distinguirse de él, y nos encontramos en el caso de las causas eficientes segundas, es decir, los entes finitos en cuanto causas, que deben cumplir, bajo este aspecto preciso, las siguientes condiciones:

• Ser sustancias individuales o supuestos, de acuerdo con el axioma actionessuntsuppositorum.

• Estar dotados de potencias operativas (ya que, siendo entitativamente compuestos de potencia y acto, no pueden obrar inmediatamente).

• Ejercer realmente dichas potencias, pasando así a la acción de producir el efecto (en términos de la filosofía tradicional: pasando de ser causas eficientes «en acto primero» a serlo «en acto segundo»).

Pero no se piense que la acción produce el efecto; lo produce la causa con su acción; incluso puede decirse que acción se identifica con producción del efecto. En esa producción, la causa, realmente distinta del efecto, comunica a éste algo de su propia perfección haciéndolo semejante, lo cual equivale a afirmar que el efecto (o, más concretamente, su perfección) se encuentra, ya antes, de modo virtual en la causa. Esta «precontinencia» del efecto en su causa ha dado lugar a interpretaciones erróneas; como la de Leibniz, que identifica causa y efecto, de donde se sigue que el cambio sería sólo apariencial; la de Hamilton, que sigue a Leibniz en este punto y considera el principio de causalidad como una «tautología absoluta»; y la de Meyerson, que distingue entre causalidad científica o racional (necesidad que la mente tiene de racionalizar) y causalidad teleológica (en la que el nexo causal es arbitrario o voluntarista), separando como dos nociones diferentes lo que, en realidad, sólo son dos aspectos de la misma noción.

La causa eficiente es susceptible de numerosas divisiones, según el criterio que se adopte para hacerlas:

• Por la conexión entre causa y efecto: causa esencial (la que produce un efecto al que está ordenada) y causa accidental (la que produce un efecto al que no está ordenada); la esencial puede ser próxima o remota, según que la causa produzca el efecto de manera inmediata o por mediación de otro u otros efectos.

• Por la subordinación: causa principal (la que obra por su propia virtud) y causa instrumental (la que sólo puede actuar si es movida por la principal). La causa principal puede ser primera o segunda, según que al ejercer su causalidad propia sea absolutamente independiente de cualquier otra causa o tenga dependencia con respecto a alguna o algunas de ellas.

• Por la extensión: Si se trata de un solo efecto, la causa puede ser total, si produce todo el efecto, o parcial, si necesita la colaboración de otras (llamadas concausas) para la realización del efecto total; si se trata de una pluralidad de efectos, la causa es universal, cuando produce varios efectos pertenecientes a diversas especies, o particular, cuando sólo puede producir una especie determinada de efectos.

• Por el modo: causa física, la que produce el efecto con su acción física; causa moral, la que propiamente no produce el efecto, sino que objetivamente mueve a otra causa (aconsejándola, induciéndola, excitándola) para que lo produzca.

• Por el término de la causación: causa del ser (esse) y causa del devenir (fieri) del efecto; sólo Dios es, en sentido propio y pleno, c. del ser; las c. segundas únicamente producen el devenir o, para ser más exactos, el advenir, la ex-sistencia del efecto.

• Por la semejanza entre causa y efecto: causa unívoca, si produce un efecto de la misma perfección y especie que la causa; causa equívoca (o análoga), en caso contrario.

El fin y la causa final

La palabra fin ofrece múltiples sentidos: límite, cesación, acabamiento o perfección, objeto que se pretende realizar o conseguir, intención, dirección de una tendencia, destino, etc., reducibles todos ellos a dos principales: fin como cesación de un proceso en el tiempo o límite de un objeto en el espacio (por oposición a comienzo) y fin como objeto o intención (por oposición a medio); éstos, a su vez, son perfectamente integrables en la noción de causa final: «aquello por lo cual se hace una cosa» (id propter quod seu cuius gratia aliquid fit), dando a la expresión «por lo cual» un valor de motivación, y no de causa eficiente. En la acción de ésta, en cuanto orientada a un objetivo, se enlazan estos dos sentidos del fin: porque el objeto intentado por el agente no existirá hasta que haya acabado el proceso de su actuación; inversamente, la acción del agente sólo se desencadenará cuando exista un objeto al cual se oriente.

Hay, pues, una polaridad, o mejor diríamos una tensión entre fin y agente: el fin, en cuanto pre-tensión o intención del agente, mueve a éste a obrar, y en tal sentido lo determina e influye en él (fin-causa); el fin, en cuanto término de la operación, propiamente no determina al agente (es un fin-efecto). El primero es verdadera causa, pero no el segundo, a no ser que el agente lo intente o pretenda formalmente. Este doble aspecto del fin explica mejor la causalidad final, que actúa atrayendo al agente y determinando y especificando su acción. Para ello, es condición imprescindible que el fin sea previamente conocido de alguna manera, aunque no basta ese conocimiento; se requiere, además, la apetibilidad del fin y la real apetición del agente, que, una vez conocida la bondad del fin, se siente atraído por ella, la apetece y comienza a actuar para realizarla o para obtenerla. Observemos, por último, que se precisa un conocimiento del fin en cuanto fin y una ordenación de los medios más adecuados para llegar a él; es decir, se precisa un conocimiento intelectual. Pero no todos los agentes conocen intelectualmente; de ahí que haya diferentes modos de tender al fin:

• formalmente, cuando el agente es racional y, por conocer la razón de fin, se dirige por sí mismo a su realización;

• materialmente, cuando el agente sólo conoce, por los sentidos, el objeto que le atrae, pero sin captarlo bajo la formalidad de fin (es el caso de los animales irracionales);

• ejecutivamente, cuando el agente carece de todo conocimiento, como sucede con los vegetales y minerales; en los dos últimos casos. el fin es conocido por aquel ser que ha dado su peculiar naturaleza a los agentes.

El fin puede presentarse bajo múltiples aspectos:

o En el orden de la intención (en cuanto causa final): fin objetivo, aquello que se apetece (finisqui o cuiusgratia); fin subjetivo, el sujeto para el cual se apetece (finiscui); fin formal, aquello en lo que se alcanza lo apetecido (finisquo). El fin objetivo, a su vez, puede ser último, si no se ordena a ningún otro (ya sea absolutamente, ya sea relativamente o en un orden determinado), y no-último, si se ordena a otro (no debe confundirse con el puro medio, el cual no es apetecido por sí mismo).

o En el orden de la ejecución (considerando el fin en cuanto efecto): fin de la obra, aquello a lo que tiende la obra, por su propia naturaleza (finisoperis) y fin del operante, lo que el agente se propone al obrar (finisoperantis), que puede no coincidir con el anterior; el fin del operante siempre es efecto formal de la causa final, mientras que el fin de la obra únicamente lo es cuando coincide con el del operante.

La causa ejemplar

En la producción del efecto no influyen solamente el agente y el fin como causas extrínsecas, sino también otro principio exterior, denominado causa ejemplar. La noción y el nombre son de origen platónico; efectivamente, Platón llama arquetipos (y también paradigmas) a las Ideas del cosmosnoetós, de las que las cosas sensibles son copias, imágenes, participaciones. De los muchos sentidos en que se ha empleado el término (que, por otra parte, cada vez es menos usado), hoy parece subsistir únicamente la idea general y vaga de un modelo: ejemplar o forma que el agente intelectual se propone y sigue en la realización de una obra. De ahí la definición de causa ejemplar: «aquello a cuya imitación obra el agente». El ejemplar (que recibe también los nombres de idea, ideal, plan o plano, tipo, esquema, forma, etc.) puede ser exterior o interior, pero sólo el interior ejerce propiamente la causalidad ejemplar, que consiste en el ser-imitado y produce una semejanza no casual ni natural, sino intentada, pretendida. Ello preexige, por parte del agente, el conocimiento actual de la idea ejemplar, que debe ser interiorizada en su aspecto objetivo, y que equivale al efecto mismo en cuanto conocido con un conocimiento práctico, orientado a la acción. Así entendido, el ejemplar es verdadera causa, puesto que influye verdaderamente en el ser del efecto, aunque su influencia no es existencial, sino esencial, formal, especificativa (a ella puede reducirse la influencia de los objetos formales sobre sus potencias respectivas).

En cuanto a la naturaleza de la causa ejemplar: unos la reducen a la causa eficiente (Suárez, Escoto, etc.); otros, a la final; otros, los más numerosos, a la formal, denominándola «formal-extrínseca». Pero no faltan quienes rechacen esta reductibilidad (así, De Régnon, De Finance, etc.): no puede reducirse a la causa material, que es determinada y pasiva, porque la ejemplar es determinante y activa; ni a la final, ya que ésta dice relación al apetito; tampoco a la eficiente, que ejerce su causalidad mediante la acción, a diferencia de la causa ejemplar, que actúa por conocimiento, por especificación; finalmente, no puede reducirse a la causa formal, que es intrínseca y obra comunicándose a la materia, en tanto que la causa ejemplar es extrínseca y no se comunica, sino que su modo de actuación consiste en ser participada de manera enteramente ideal. Parece, pues, que la causa ejemplar constituye un quinto género de causa, distinto por completo de los otros cuatro, sin que ello obste para que tenga especial afinidad con la causa final y con la formal: con la primera, por su carácter tendencial, intencional, ya que ambas constituyen para el agente una meta, un objetivo a alcanzar; con la segunda, porque ambas especifican al efecto, determinan su taleidad. En el fondo, quizá pueda conciliarse esta postura con la de aquellos que afirman que la causa ejemplar es formal-extrínseca: la causa ejemplar se sitúa en el mismo plano que la formal, aunque una y otra ejercen de diversa manera su causalidad. Podríamos ver aquí como un desdoblamiento de la Idea platónica: la causa ejemplar sería la Idea en cuanto separada; la causa formal sería la Idea en cuanto principio interno del ser.

La forma y la causa formal

Las causas intrínsecas son la materia y la forma. De los múltiples aspectos que ofrece la forma, sólo nos interesa aquí aquél bajo el cual se presenta como causa. Puede definirse como «el acto que determina y especifica de manera intrínseca a la materia» (más ampliamente, por forma se entiende todo principio real de determinación). En el orden físico, cabe distinguir la forma sustancial, que es el acto de la materia prima, y la forma accidental, que es el acto de la materia segunda; en el orden metafísico, es forma todo acto metafísico que se recibe en una potencia.

La forma es verdadera causa, ya que ejerce una influencia real sobre el ser del efecto; dicha influencia consiste en comunicarse a la materia, especificando al compuesto; trátase de una unión efectiva, que recibe el nombre de información. La causalidad de la forma puede considerarse en dos planos: en el orden de la entidad, la forma recibe el ser de la existencia y limita a ésta. En el orden de la esencia (que no puede confundirse con la forma), da el ser a la materia, o mejor, hace a la materia ser en acto, la actualiza, aunque recibe de ella la singularización. Pero la forma no es un ser en acto, aunque sea acto; es solamente un principio o coprincipio del ser; en cuanto acto de la esencia, es principio de perfección. Por lo dicho se advierte que la forma dice una doble relación: al compuesto (especificándolo y determinándolo) y a la materia (actualizándola). Para que la forma ejerza su causalidad, se precisan condiciones: considerada en sí misma, la forma debe preceder en cuanto principio de existencia; con respecto a otras causas, debe darse aproximación a la materia y concurso del agente.

La forma tiene unos efectos que no son todos del mismo orden o rango: el efecto adecuado y último es el compuesto, pudiendo considerarse este efecto como primario (la forma misma en cuanto comunicada a la materia) o como secundario (la expulsión de otra forma). Aunque hay tratadistas que entienden por efecto formal primario el compuesto sustancial, y por efecto formal secundario el compuesto accidental de sujeto y accidentes. Los efectos inadecuados son: dar existencia a la materia, expulsar la forma anterior y causar la generación. La causalidad de la forma, tal como acaba de indicarse, sólo se ejerce, juntamente con la de la materia, en los seres corpóreos.

La materia y la causa material

La materia, considerada en cuanto causa, es el «sujeto o sustrato permanente del cual y en el cual se hace algo». Juntamente con la forma, es co-principio esencial del efecto. Ampliando la definición dada, puede considerarse como materia cualquier principio real de determinabilidad, cualquier potencia. Así se nos revela la oposición que hay entre materia y forma. La materia es pura potencia, principio de potencialidad y de singularidad, sujeto de la forma y, por lo mismo, relativa a ella. Pero es una verdadera causa, puesto que influye verdaderamente en el ser del compuesto.

La causalidad de la materia consiste en la comunicación de su misma (y mínima) entidad, comunicación que tiene dos vertientes: uniéndose a la forma, la materia individualiza el ser del compuesto resultante de ambas; además, de ella se educe la forma, que es recibida en y sustentada por la materia. Para ejercer esta causalidad, que podemos considerar también como un concurso pasivo del que depende el acto o forma (ya sea en el ser, ya en la información), han de cumplirse ciertas condiciones: debe existir la materia, aunque en el caso de la materia prima no se requiere su preexistencia, puesto que dicha materia sólo existe por la forma; se requiere también el concurso de otras causas, de las que la causa material depende en su causación; por último, en lo que concierne al efecto, se precisa la debida proporción entre la potencia y el acto y la aproximación de la materia a la forma; cuando se trata de la causa material de los accidentes (materia segunda), se requiere su preexistencia, ya que primero es la sustancia como existente en sí misma, y luego como receptora y sustentadora de accidentes.
A la materia, como causa o principio, deben adscribirse los siguientes efectos:

• la composición;

• la forma, que no puede existir sin la materia (en el caso de las formas educidas) o, por lo menos, no puede informar sin ella (cuando se trata de formas creadas);

• la generación, que, por ser una transmutación, no puede darse sin la materia, que es su sujeto. Debe advertirse que la materia es una causa intrínseca respecto del todo, y no únicamente respecto de la forma. Conviene distinguir entre materia prima (el primer principio absolutamente determinable por el que un ser se constituye como individuo en el seno de una especie), y materia segunda (el ser compuesto de materia y forma sustancial, y susceptible de nuevas formas accidentales); desde otro punto de vista, materia exqua (aquella de la que consta el compuesto y de la que se educe la forma) o materia inqua (aquella en la que la forma solamente inhiere, sin haber sido educida de ella).

El instrumento y la causa instrumental

Una de las más importantes divisiones de la causa eficiente es la que distingue entre principal e instrumental; esta última puede definirse: «aquella causa que no obra por su virtud o forma propia, sino en cuanto movida por otra (la principal)». En la causa instrumental o instrumento existe una doble virtud:

• la instrumental, que le corresponde formalmente en cuanto causa, y que le es comunicada o impresa por la causa principal; el instrumento la posee de manera transitoria y en acto, cuando es utilizado por el agente principal;

• la propia, que le conviene materialmente y deriva de su misma naturaleza; es permanente y puede poseerla también en potencia.
Un análisis objetivo descubre en la causa instrumental, o mejor, en su causalidad, los siguientes elementos, en congruencia con la doble virtud que se acaba de señalar:

• Una moción o impulso procedente del agente principal, por la que éste utiliza o aplica el instrumento de manera adecuada a la realización de su proyecto; el conjunto de mociones de este tipo constituye la intencionalidad de la causa principal, intencionalidad que no pasa a la causa instrumental. De ahí que resulte impropio afirmar que el instrumento participa de la causalidad del agente principal; de ahí también que no pueda calificarse de estrictamente instrumental la moción de las causassegundas por la Causa Primera.

• Una acción derivada de la naturaleza propia del instrumento; por esta acción se limita la causalidad de la causa principal. Por lo dicho se comprende que la razón formal o naturaleza propia del instrumento consiste en ser un movensmotum, un motor movido. El instrumento puede ser:

o por el efecto: natural, artificial o sobrenatural;

o por su unión con la causa principal, unido o separado.

Comparando la causa instrumental con la principal, se descubren entre ellas unas relaciones: la especificidad del instrumento, que está determinado en cuanto instrumento pero permanece indeterminado en cuanto a la operación; la comunidad de acción, que procede toda ella, aunque no totalmente, del instrumento; en cambio, a la causa principal debe atribuirse toda la acción, y totalmente; de ahí que el efecto se asemeje a la causa principal, y no a la instrumental. Debe observarse, por último, que un mismo agente puede ser a la vez, aunque bajo diversos aspectos, causa principal e instrumental, lo cual pone de relieve la subordinación esencial de las causas.

El principio de causalidad

La objetividad del concepto de causa, pieza clave de la Metafísica, se condensa en el principiode causalidad, que, si bien tiene alcance universal (con carácter analógico), se aplica especialmente a las causas eficiente y final. La historia de la formulación del principio se esbozó, en algunos de sus pasos, al tratar de la causa eficiente. La reanudamos ahora para aludir a varios errores acerca del mismo. El nominalismo lo declara incognoscible (Ockham, Nicolás de Ultricuria y Pedro de Ailly); en el empirismo, Hume lo formula así: «todo lo que comienza a existir debe tener una causa de su existencia», y le niega toda validez; según Hume, nunca se comprueba una conexión necesaria y universal entre sujeto y predicado en ese juicio, y en la idea de «lo que comienza a existir» nunca se descubre la idea de causa; esta idea sería, según él, fruto de un hábito engendrado en nosotros por la constancia de las sucesiones de fenómenos que percibimos. Siguen a Hume en esto Stuart Mill, el positivismo decimonónico y los neoposítivistas. En cambio, Kant reduce el principio a un «juicio sintético a priori», haciéndolo depender por completo de una «forma a priori» del entendimiento. Para Bergson la necesidad del principio de causalidad sería meramente subjetiva y pragmática. Algunos científicos de principios del siglo XX desconfiaron también del valor del principio, pensando que no tenía aplicación en la física atómica, pues confundían el llamado principio de indeterminación de Heisenberg, que es sólo indeterminación de algunos conocimientos de datos, con una indeterminación en la realidad.

Sin embargo, la existencia y acción real de las causas, y la objetividad del principio de causalidad, se reconocen como evidentes por el conocimiento espontáneo ordinario de todos los hombres, la mayoría de los filósofos y pensadores y todos los científicos en general. El principio se puede formular de varias maneras, según la perspectiva que se adopte (el efecto, el movimiento, el comienzo existencial, la contingencia, la estructura real del ser, la participación, la actividad, etc.). Como más universales y radicalmente ontológicas, proponemos estas fórmulas: todo ser particular, o ser finito. es un ser causado; todo ser compuesto tiene una causa. El principio de causalidad no es un juicio a priori ni algo que el entendimiento ponga al conocer la realidad, es algo que el entendimiento descubre en la realidad misma, que es dado por ella. Su valor indubitable puede ponerse de relieve de diferentes modos:

• Negativamente, mostrando la inconsistencia de las posturas que lo niegan; sólo aludiremos a la de Hume, que resume las demás; su argumentación da por supuesta la causalidad, porque si este concepto procede en nosotros de un hábito, producido por la constante sucesión de fenómenos, se está admitiendo que esa sucesión es causa del hábito, que a su vez es causa de nuestro concepto de causalidad; respecto a las teorías científicas del átomo ya hemos dicho que se mueven en un plano diferente al de la causalidad.

• Positivamente, manifestando la naturaleza misma del principio.

Es un juicio directamente evidente con sólo captar el sentido obvio de sus términos, por ejemplo, en las fórmulas dadas arriba; cualquier ser de nuestra experiencia inmediata es particular, hay otros muchos seres o entes, cada uno de ellos no es el todo de ser, y está en conexión con los demás; es limitado y causado por otros; es imposible que un ente sea causa de su limitación. También, lo que deviene, o cambia, o lo hace por sí mismo o por otro (causa); lo primero es imposible, pues en tal caso sería y no sería (se daría lo que recibe, y, por tanto, sería ya lo que deviene). Asimismo, la composición requiere pluralidad de elementos, y éstos no pueden unirse por sí mismos, requieren una causa de su unión. En definitiva, tenemos una experiencia inmediata de la causalidad exterior, como la tenemos del movimiento o cambio, y una experiencia privilegiada de la causalidad eficiente y final en la libertad humana (libertad no se opone a causalidad: acto libre no se opone a acto causado).

Consideraciones parecidas podrían hacerse acerca del principio de finalidad, negado por el mecanicismo antiguo o moderno, como el de los atomistas, algunos cartesianos y algunos evolucionistas. Que todo agente obra por un fin se advierte al considerar que la causa eficiente debe estar determinada para obrar, pues de lo contrario no actuaría; y no puede tampoco confundirse la causa eficiente con la final, ésta mueve a aquélla.

Summa Theologiae, 1 q33 a1.
Metafísica.
J. de Finance, Connaissancedel´étre, Traitéd´Ontologie.
Aristóteles,Metafísica.


 

 
 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
Descargarlo a tu Palm
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foros de discusión
Mapas Mapa de Conoce tu fe
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Conoce tu fe
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
Los Sacramentos, lo que la Iglesia celebra
Moral y Mandamientos, lo que la Iglesia vive
Mariología
Biblia y Tradición
Escatología
Eclesiología
Liturgia
Filosofía
¿Qué es la Filosofía?
Historia de la filosofía
Teología Natural (Teodicea)
Antropología Filosófica
Ética y Moral
Lógica y crítica
Metafísica y cosmología
Teología
Encuestas sobre el Catecismo de la Iglesia Católica
Año de la Fe
Curso de Biblia on-line
Curso de Los Diez Mandamientos on-line
Curso on line: Historia de la Iglesia siglo a siglo
Curso de Patrología en audio
Curso de Espiritualidad Renovada: la santidad
 
Lista de correo


Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores de la sección
Consulta cualquier duda acerca de las principales verdades de la fe católica, su congruencia con la razón y las normas para vivirlas. Cuestiones apologéticas para saber defender tu fe ante el ataque de las sectas y de doctrinas y corrientes contrarias a la misma
Ver todos los consultores
Apoyan a la sección
Aciprensa
Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María
Buscadores del Reino
ARVO NET
Instituto del Verbo Encarnado, Medio Oriente

Ver todas las alianzas que apoyan a la sección

Eventos
VI JORNADA DE EVANGELIZACION FAMILIAR "Caminando y Compartiendo nuestra Fe"
Evangelizacion Familiar con grandes invitados.
Ver todos los eventos

Encuesta
¿Te gustaría mejorar tu comunicación con Dios?
Sí, lo necesito, pero no sé cómo ni tengo quién me enseñe
Sí, hago un poco de oración al día, pero quiero mejorar
Realmente me urge, llevo tiempo buscando eso
Sí, pero creo que no soy capaz
Creo que eso es para sacerdotes y monjas, no para mí
Sé que lo necesito, pero no estaría dispuesto a ir a un curso de oración
Lo he intentado muchas veces y no lo logro, no es para mí
Estoy satisfecho con mi vida de oración
No lo considero importante en mi vida, hay cosas prioritarias
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foros de discusión
¡Participa!

Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red