> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Conoce tu fe | sección
Biblia y Tradición | categoría
La Biblia | tema
Autor: A. Tomás Parra Sánchez | Fuente: IAFOBI, Arquidiócesis de México.
Las Parábolas de Jesús
Más que temas de información y formación, las parábolas son guías de meditación, individual o comunitaria, que llevan a la transformación.
 


El género "parábola"

El término castellano "Parábola" que, lejanamente traduce al hebreo mashal, puede ir del símil al proverbio, enigma, símbolo, seudónimo, motivo, ejemplo, ejemplo, refrán, comparación, adagio, chiste, dicho agudo, cuento corto, misterio, fábula, figura, ficción, alegoría, revelación, argumentación, disculpa, objeción y metáfora.
En otras palabras, el mundo de la parábola bíblica abarca las áreas de la comparación, alegoría, ilustración y ejemplificación.
El Nuevo Testamento es "nuevo" por dar el mensaje definitivo de Dios a la humanidad en Jesús. El mismo es la gran PARÁBOLA DE DIOS en su obra, palabra y vida.

Además, Jesús utilizó la parábola en su enseñanza. Al hacerlo, pretendía despertar:

  • actualizaciones de la verdad de Dios,
  • pistas de reflexión,
  • ilustraciones de una realidad,
  • enseñanzas moralizadoras,
  • compromisos para la vida práctica,
  • y motivaciones para ser, pensar, vivir y obrar.

    La parábola pertenece al mundo de lo sapiencial, es decir: al de la sabiduría de la vida, hecha palabra y modelo. Por ello, no es una norma, costumbre, historia o reporte, sino:
  • un consejo o advertencia qué tomar en cuenta (meditación);
  • una invitación y provocación a buscar respuestas (interpelación)
  • un símbolo por descubrir y con el cual sintonizar (enseñanza).
  • una verdad qué aprender a calibrar y comprobar (aceptación);


    Estudio de las parábolas de Jesús

    Toda lectura de la Sagrada Escritura debe seguir un método para ser provechosa y no sólo pasatiempo. El método que aquí se propone es sencillo y sigue seis pasos:

    1. Texto: leer primeramente el o los testimonios del o de los evangelios;
    2. Contextos: examinar el entorno (antes, después, lenguaje, palabras, frases...);
    3. Análisis: buscar pistas para la reflexión detenida del texto evangélico;
    4. Sentido y mensaje: callar para permitir que el texto motive cambios de actitud;
    5. Entrevista con Dios: formular preguntas directas de Dios a la persona (o comunidad) que pueden ser respondidas privada o públicamente (comunitariamente);
    6. Compromisos: no proponer recetas qué seguir, sino sólo sugerencias que ayuden a enderezar tanto comportamientos como actitudes y acciones.

    Más que temas que dan información y formación, las parábolas son unas guías de meditación, individual o comunitaria, que llevan a la transformación.

    Por ello, cada parábola puede trabajarse en forma de meditación personal o como sesión grupal de estudio, pero orientada al compromiso.


    Las parábolas de Jesús

    El catálogo siguiente de dichos, parábolas, comparaciones, ejemplos y alegorías:

    - propone nuevos títulos para leeerlas con una perspectiva más consciente;
    - sugiere un nuevo enfoque para cada ejeemplo de Jesús;
    - induce al lector a asimilar estos texttos sin más compromiso que buscar el Reino de Dios propuesto por el Maestro;
    - lleva al lector no sólo a leer,, sino a meditar, interiorizar y asimilar sus mensajes.


    INDICE GENERAL

    1. El médico y sus enfermos (Mc 2,17);
    2. El esposo y sus compadres (Mc 2,18-20; Mt 9,15; Jn 3,29-30);
    3. El sastre y el cantinero (Mc 2,21-22);
    4. El hombre fuerte y el ladrón (Mc 3,27);
    5. El sembrador (Mc 4,3-8; Mt 13,3-8; Lc 8,5-8);
    6. El predicador y su auditorio (Mc 4,13-20; Mt 13,18-23; Lc 8,11-15)
    7. El labrador paciente (Mc 4,26-29);
    8. El jardinero confiado (Mc 4,30-32; Mt 13,31-32; Lc 13,18-19);
    9. El hombre limpio (Mc 7,14-23; Mt 15,10-20)
    10. Los discípulos atrevidos (Mc 8,34-38; Mt 16,24-28; Lc 9,23-27)
    11. El niño inocente (Mc 9,35-37; Mt 18,1-5; Lc 9,46-48)
    12. Los primeros y los últimos (Mc 10,31; Mt 19,30; 20,16; ; Lc 13,30)
    13. El mago de los imposibles (Mc 11,22-23; Mt 17,20; 21,21)
    14. Los viñadores perversos (Mc 12,1-11; Mt 21,33-44; Lc 20,9-18);
    15. El hombre doble y equivocado (Mc 12,38-40; Mt 23,6-7; Lc 29,45-47);
    16. El campesino sagaz (Mc 13,28-29; Mt 24,32-34; Lc 21,29-33);
    17. Doña Sal y Doña Luz (Mt 5,13 -14);
    18. El hombre y la vela (Mt 5,15-16);
    19. El enojón y el ofensivo (Mt 5,22)
    20. El donador verdadero (Mt5,23-24)
    21. Los enemigos (Mt 5,25-26; Lc 5,58-59);
    22. El hombre y la lámpara (Mt 6,22-23; Lc 11,34-36);
    23. El trabajador con dos patrones (Mt 6,24; Lc 16,13);
    24. El ciego y el lastimado (Mt 7,3-5; Lc 6,41-42);
    25. El papá cuidadoso (Mt 7,9-11; Lc 11,11-13);
    26. El recolector de fruta (Mt 7,16-20; Lc 6,43-44);
    27. El hombre que supo escoger la entrada (Mt 7,13-14; Lc 13,24);
    28. Los dos albañiles (Mt 7,24-27; Lc 6,47-49);
    29. El patrón con pocos trabajadores (Mt 9,37-38; Lc 10,2)
    30. Los niños y su juego (Mt 11,16-19, Lc 7,31-35);
    31. El hombre y los espíritus dañinos (Mt 12,43; Lc 11,24-26);
    32. El campesino y su enemigo (Mt 13,24-30);
    33. La cocinera sabia (Mt 13,33; Lc 13,20-21);
    34. El arqueólogo emprendedor (Mt 13,44);
    35. El coleccionista arriesgado (Mt 13,47-48);
    36. El pescador (Mt 13,47-48);
    37. El jefe de familia (Mt 13,52);
    38. El guardián (Mt 13,33-37; Lc 12,35-38);
    39. El ciego guía (Mt 15,13-14);
    40. Reyes y súbditos (Mt 17,25-26);
    41. El escandaloso castigado (Mt 18,6-11)
    42. El pastor auténtico (Mt 18,12-14; Lc 15,4-7);
    43. El criado malcriado (Mt 18,23-35);
    44. El rico y el camello (Mt 19,24)
    45. El buen patrón (Mt 20,1-16);
    46. Los hijos desiguales (Mt 21,28-32);
    47. Los invitados a la fiesta (Mt 22,1-10; Lc 14,16-24);
    48. El invitado descuidado (Mt 22,11-13);
    49. El visitante intempestivo (Mt 24,27-28; Lc 17,23-24.37);
    50. El ladrón (Mt 24,43-44; Lc 12,39-40);
    51. El velador atento (Mt 24,45-51; Lc 12,42-46);
    52. Las damas de compañía (Mt 25,1-13);
    53. El prestamista y sus deudores (Mt 25,14-30; Lc 19-12-27);
    54. El buen catador (Lc 5,39)
    55. Los dos deudores (Lc 7,41-43);
    56. El prójimo (Lc 10,30-37);
    57. El vecino molesto (Lc 11,5-8);
    58. El prepotente en acción (Lc 11,21-22)
    59. El rico ambicioso (Lc 12,16-21);
    60. El campesino y el tiempo (Lc 12,54-56);
    61. El patrón y el jardinero (Lc 13,6-9);
    62. El jefe de familia y las visitas inoportunas (Lc 13,24-30; [Cf. Mt 25,10-12]);
    63. Cada invitado en su lugar (Lc 14,7-11);
    64. El constructor y el guerrero (Lc 14,28-32);
    65. La mujer y la moneda (Lc 15,8-10);
    66. ¡Todo un papá! (Lc 15,11-32);
    67. El empleado sagaz (Lc 16,1-8);
    68. El rico y el pobre (Lc 16,19-31);
    69. El asalariado (Lc 17,7-10);
    70. El juez y la viuda (Lc 18,1-8);
    71. El devoto y el hombre común (Lc 18,9-14);
    72. El hombre espiritual (Jn 3,8);
    73. El hombre celeste y el terrestre (Jn 3,31-34)
    74. El vendedor de agua viva (Jn 4,13-14)
    75. Los campesinos y la siega (Jn 4,35-38);
    76. El hijo y el siervo (Jn 8,34-35);
    77. El Señor del pan (Jn 6,35-51);
    78. El caminante (Jn 8,12);
    79. El ganadero y el intruso (Jn 10,1-5);
    80. El guardián y el ladrón (Jn 10,7-10);
    81. El pastor y el boyero (Jn 10,11-14);
    82. El hombre que regaló su vida (Jn 10,17-18);
    83. El vivo y el difunto (Jn 11,25-27);
    84. El caminante (12,24);
    85. El hombre es como el grano (Jn 12,24);
    86. El anfitrión y sus huéspedes (Jn 13,4-15)
    87. El patrón y el sirviente (Jn 13,16; 15,20)
    88. El hombre que se volvió camino (Jn 14,6-7);
    89. El viñador y la vid (Jn 15,1-11);
    90. La mujer que da a luz (Jn 16,21-22)
    91. El joven y el viejo (Jn 21,18-19)

    Las parábolas de Jesús proponen cambios de conducta en forma sutil, sin imposiciones ni la preocupación de gustar o no, de ser aceptadas o rechazadas, de motivar o alejar, de comprometer o de volver cínico a quien las escuche, lea o conozca.

    El lector puede hace sus comentarios personales y sacar motivaciones sencillas:

  • revisando los títulos propuestoos atrás o buscando otros más pertinentes, incisivos y directos que los tradicionales;
  • explicando y comentando cada una de accuerdo a la vida y realidad actuales;
  • personalizando sus mensajes para que llas personas imiten en su propia vida el dinamismo del proyecto de Dios escondido en estos textos;
  • encontrando moralejas y orientaciones pastorales para hoy;
  • y buscando para sí y para los ddemás la interpelación que Jesús hacía a los oyentes judíos de su tiempo.

    La serie propone muchos textos y cada uno debe ser tratado en forma independiente con la misma propuesta: "Haz a los demás lo que esperas recibir de ellos" (Mt 7,12).


    Resumen. Las parábolas de Jesús:

    1. Son un lenguaje en imágenes y un instrumento útil para expresarse, relacionarse e involucrarse en la vida de los demás, como Dios en la nuestra;

    2. Son también una proyección del ser humano, que dice lo que es y quiere, sus metas y aspiraciones, sus logros y fracasos, sus riquezas y debilidades;

    3. Son recursos con que los humanos recrean, trabajan y redimen al mundo en que ha sido colocados;

    4. Son un vehículo para transmitir la verdad de Dios, no como regla, sino con la fluidez y belleza poética de la comparación y el proverbio, el encanto de la motivación, el tino de la sugerencia y el alcance de la provocación que lleva al compromiso.


    Conclusión

    Jesús mismo es la gran PARÁBOLA DE DIOS que nos ha sido dicha no para saber más de Dios, sino para llegar a El; y la Biblia, un lenguaje parabólico que nos permite intuir el misterio del Creador, del hombre y de las relaciones entre ambos.


    Jesús se sirvió de parábolas para comunicar y realizar la salvación, es decir:
    - para dar el mensaje de Dios en lenguajje, acción y sentimientos humanos;
    - para ser comprendido inmediata, directa y concretamente;
    - para mostrar que Dios quiere de verdad al ser humano y se encarna en sus valores y lenguaje, en su cultura y forma de percibir la verdad.


    Recomendaciones

    1. Tener siempre el texto completo de la Biblia
    2. Consultar las citas bíblicas y reflexionar los textos.





    Fuente: Lic. A. Tomás Parra Sánchez, IAFOBI, Arquidiócesis de México.

  •  

     
     
    Publicar un comentario sobre este artículo

     Nombre

     Email (no será publicado)

     País

    Comentario



    Escriba las letras como aparecen



    * Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
     
     
         Herramientas del Artículo:
    Arriba
    .
    Ver más artículos del tema
    .
    Preguntas o comentarios
    .
    ¿En donde estoy?
    .
    Hacer un donativo
    Envíalo a un amigo
    .
    Formato para imprimir
    .
    Descargar en PDF
    .
      Suscripción canal RSS

    Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
    DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

    Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
    Servicios por email Servicios por email
    Foros Foros de discusión
    Mapas Mapa de Conoce tu fe
    Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
    Comentarios Comentarios al editor de esta sección
    Biblioteca Documentos de apoyo de Conoce tu fe
    Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
    Donativos Hacer un donativo
    Los Sacramentos, lo que la Iglesia celebra
    Moral y Mandamientos, lo que la Iglesia vive
    Biblia y Tradición
    La Biblia
    La Tradición
    El Magisterio de la Iglesia
    El Catecismo
    Escatología
    Eclesiología
    Liturgia
    Filosofía
    Encuestas sobre el Catecismo de la Iglesia Católica
    Teología
    Año de la Fe
    Curso de Biblia on-line
    Curso de Los Diez Mandamientos on-line
    Curso on line: Historia de la Iglesia siglo a siglo
    Curso de Patrología en audio
    Curso de Espiritualidad Renovada: la santidad
     
    Lista de correo


    Suscribir
    Cancelar suscripción
    Consultores de la sección
    Consulta cualquier duda acerca de las principales verdades de la fe católica, su congruencia con la razón y las normas para vivirlas. Cuestiones apologéticas para saber defender tu fe ante el ataque de las sectas y de doctrinas y corrientes contrarias a la misma
    Ver todos los consultores
    Apoyan a la sección
    Aciprensa
    Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María
    Buscadores del Reino
    ARVO NET
    Instituto del Verbo Encarnado, Medio Oriente

    Ver todas las alianzas que apoyan a la sección

    Eventos
    VI JORNADA DE EVANGELIZACION FAMILIAR "Caminando y Compartiendo nuestra Fe"
    Evangelizacion Familiar con grandes invitados.
    Ver todos los eventos

    Encuesta
    ¿Te gustaría mejorar tu comunicación con Dios?
    Sí, lo necesito, pero no sé cómo ni tengo quién me enseñe
    Sí, hago un poco de oración al día, pero quiero mejorar
    Realmente me urge, llevo tiempo buscando eso
    Sí, pero creo que no soy capaz
    Creo que eso es para sacerdotes y monjas, no para mí
    Sé que lo necesito, pero no estaría dispuesto a ir a un curso de oración
    Lo he intentado muchas veces y no lo logro, no es para mí
    Estoy satisfecho con mi vida de oración
    No lo considero importante en mi vida, hay cosas prioritarias
    > Ver resultados
    > Ver todas las encuestas
    Foros de discusión
    ¡Participa!

    Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
    © 2014 Catholic.net Inc.
    Todos los derechos reservados
    El lugar de encuentro de los católicos en la red