> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Catequistas y Evangelizadores | sección
Autor: CAP
Los niños de diez años
En esta edad se les educará para que valoren la conciencia como guía de su conducta.
 
Los niños de diez años
Los niños de diez años

A esta edad los niños viven sin presiones ni conflictos, no tienen problemas. En esta edad se les educará para que valoren la conciencia, que se ha ido formando en años anteriores, como guía de su conducta.

Aspecto físico

* Se acercan a la preadolescencia. Algunos pueden presentar cambios físicos y emocionales en su persona.
El catequista deberá detectar los casos de niños que se empiezan a comportar como preadolescentes para darles apoyo y evitar que se aíslen del resto del grupo.

* Siguen siendo muy dinámicos, necesitan acción. Gustan del juego.
El catequista deberá variar las actividades para evitar la pasividad y el aburrimiento. Organizarles juegos y dinámicas en clase que ayuden a reforzar y profundizar en los temas vistos.


Aspecto intelectual

* Les interesan las historias reales, quieren comprender lo que pasa con las personas que los rodean y el mundo en el que viven.

El catequista puede aprovechar su interés para hacer un análisis de noticias actuales a la luz del Evangelio para que los niños aprendan a ver los acontecimientos con la mirada de Cristo. Puede pedirles alguna vez que busquen una noticia que tenga que ver con la Iglesia y la expliquen. Aprovechar su interés para pedirles que investiguen acerca de algunas personas que dedican su vida al servicio de Dios.

* Tienden más a la acción que a la imaginación.

El catequista ya no deberá pedirles que se imaginen cosas, pues lo consideran aburrido. A partir de los diez años, conviene más, después de la explicación, realizar alguna actividad: dibujo, actuación, canto o juego.

* Tienen gran capacidad de memoria: aprenden ejemplos, historias, puntos concretos y breves en resúmenes.

El catequista deberá incluir en sus clases ejemplos de personas valiosas que han vivido valores humanos y cristianos para que los recuerden. Es muy recomendable darles un pequeño resumen con ideas concretas y breves. Se puede hacer un juego de memoria o lotería para facilitar el aprendizaje.

Aspecto afectivo

* Ya hay cierto equilibrio entre sus pensamientos y sentimientos.

Ya se puede empezar a hacerles pensar antes de actuar y a pedirles que expliquen las razones de sus sentimientos. Es más fácil controlarlos pues ya son capaces de dominar sus impulsos si se les explican las razones para hacerlo.

* Son capaces de reflexionar sobre lo que sienten y lo pueden expresar. Sienten remordimiento cuando actúan mal. Expresan emociones positivas, suelen estar contentos.

El catequista puede aprovechar esta capacidad de reflexión para formar rectamente su conciencia, para hacerles valorar el sacramento de la Penitencia y para enseñarlos a valorar los sentimientos de los demás con respecto a sus propias acciones.

* No les gusta ser regañados enfrente de otras personas.
El catequista deberá dar un trato muy personal a cada uno de los alumnos, y si necesita hablar con alguno acerca de un mal comportamiento, hacerlo en privado y buscando el momento oportuno.


Aspecto social

* Tienen grupos de amigos que suelen ser como palomillas pero sin objetivos. Se sienten seguros de pertenecer a un grupo de amigos y les gusta pasársela bien con ellos.

El catequista deberá observar lo que sucede en cada grupito de amigos par detectar a los líderes y el ambiente que viven dentro de ellos. Motivarlos a buscar un objetivo o distintivo de su palomilla, evitando que se reúnan sólo para no hacer nada pues terminarán planeando fechorías, sino procurando que hagan algo provechoso para todos. Mantenerlos ocupados.

* Las niñas pueden presentar un deseo de exclusividad en la amistad: mi amiga para mí. Los niños pueden ser crueles con algunos de sus compañeros que no se saben defender. El catequista deberá estar atento a estas situaciones para enseñarles el valor del respeto y cariño por todos. Hacerlos conscientes del daño que se hace al ofender a los demás.

* Los líderes del grupo son los que tienen más iniciativa y simpatía.
El catequista deberá detectar quiénes son y cómo piensan para saber qué valores están transmitiendo al grupo. También es importante detectarlos para que sirvan como medio para transmitir el amor a Jesucristo a los demás. Si logramos convencer al líder del grupo, los demás lo seguirán.

* Niños y niñas no se gustan, suelen jugar por separado y criticarse.
El catequista, si maneja grupos mixtos, deberá estar pendiente para que no se den pleitos entre niños y niñas, sino propiciar el respeto en la clase.

* Tienen gran capacidad crítica: son capaces de juzgar a las personas que los rodean. (si son tímidas, abiertas, inseguras, etc.). Juzgan mejor a otros que a sí mismos.
El catequista deberá crear el hábito en los niños de hablar sobre lo positivo de las personas, de sus cualidades, evitando la crítica y los juicios.

* Las niñas manifiestan su egoísmo queriendo ser las primeras, hacer lo mejor y tener lo mejor, y en los niños, en hacer o tener lo que se les antoja, sin pensar en los demás. Quieren ser fuertes, populares, ingeniosos.

El catequista deberá aprovechar todas esas energías de querer ser los primeros y más fuertes para hacerlos crecer en su espiritualidad, en su vida con Jesús, para ser los "primeros ante Dios" y los más populares.

Aspecto moral
* Pueden juzgar no sólo las buenas o malas acciones, sino las buenas o malas intenciones. Antes, lo bueno y lo malo era lo que decían sus papás; ahora ya saben descubrir el por qué.

El catequista puede presentarles películas en las que se pueda analizar algún hecho con sus causas, consecuencias y soluciones evangélicas. Todo esto ayudará a formar la conciencia.

* Son sensibles a los valores vividos y dispuestos a identificarse con personas valiosas.

El catequista puede aprovechar para presentar ejemplos de personas virtuosas con los cuales el niño se pueda identificar y que lo motiven a adquirir esas virtudes.

* Toman conciencia de lo verdadero y lo falso, lo justo e injusto, lo bueno y lo malo. Aplican esto a su vida y la de otros.

El catequista deberá enseñarles a escuchar su conciencia para que se convierta en la guía de su conducta. Obrar de acuerdo con la conciencia es obrar de acuerdo con los planes de Dios.

* Saben lo que deben ser y lo que se espera de ellos. Gustan de las normas prácticas, claras, y breves. Les gusta cumplir con sus deberes. Quieren ser buenos, honestos, caritativos, respetuosos y sinceros.

El catequista se puede evitar los "sermones" cuando hay una falta. Los niños son conscientes de sus fallos y de las razones que hay para portarse bien. Hay que limitarse a recordar las reglas y aplicar las consecuencias, fomentando la responsabilidad, la sinceridad y la generosidad en el salón de clases.

* Suele haber inquietudes sexuales entre los alumnos.
Si se presenta alguna pregunta en este terreno, el catequista deberá analizar el sentido de la pregunta para no dar información que los inquiete más de lo que estaban. Contestarla con naturalidad y tranquilidad, hablando de lo bello y lo bueno de la sexualidad, con sumo respeto hacia el don de la vida, y del amor entre el hombre y la mujer.

Aspecto religioso

* Captan que lo que Dios quiere de ellos se manifiesta en su conciencia. Su conciencia es la voz de Dios que vive en ellos y quiere iluminar su mente y su corazón, para que vivan como Él quiere.

El catequista deberá enseñarles a escuchar su conciencia con ejercicios prácticos. Recordarles que si obedecen a su conciencia, están obedeciendo a Dios. Se puede aprovechar para motivarlos hacia el espíritu de oración, como el mejor medio para mantenerse en contacto con Dios.

* Si se dirige la oración, se pueden mantener concentrados más de dos minutos. Les gustan las oraciones recitadas todos juntos y también la oración personal.

El catequista puede llevar a cabo oraciones comunitarias en las que se invite a participar de forma voluntaria a los alumnos diciendo en voz alta sus peticiones.

* Tienen una fe espontánea para creer y gustar de la relación con Dios, de las experiencias y acercamiento a la vida cristiana.

El catequista debe proporcionarles oportunidades para tener experiencias vivenciales de la fe en la oración, en la liturgia y en las clases de catequesis.


Actividades más adecuadas para esta edad:

Comentar textos de la Sagrada Escritura. Buscar citas en la Sagrada Escritura que vayan de acuerdo con el tema. Escribir una oración. Hacer una encuesta. Lluvia de ideas. Dramatización. Escribe en tu cuaderno. Investiga en el Catecismo. Periódico mural. Localizar en un mapa. Presentar lista de.... Describe lo que significa para ti. De las siguientes respuestas cuál es la correcta . Redacta con tus palabras. Escenificación. Reflexión. Rompecabezas. Loterías y dominóes de los temas del libro. Juego de preguntas y respuestas con los temas del libro.

- Los niños de seis años
- Los niños de siete años
- Los niños de ocho años
- Los niños de nueve años
- Los niños de once años
- Los niños de doce años

 
 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
 
 
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto

Servicios por email Servicios por email
Foros Foros de discusión
Mapas Mapa de Catequistas y Evangelizadores
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Catequistas y Evangelizadores
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
• Noticias
• Ser catequista
• Pedagogía de la Fe y Catequesis por edades
• Metodología de la Catequesis
• Cursos para cada etapa de la catequesis
• Cursos en línea
• Biblioteca del catequista
• Recursos y dinámicas para la catequesis
• Alianzas de Catequistas
• Virtudes y Valores
Lista de correo
Consejos, reflexiones, asesoría en la planeación y sugerencias de actividades por etapas, para todos aquellos que dedican su vida a formar a los demás en el amor y las enseñanzas de Cristo.

Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores de la comunidad
Consultas acerca de la metodología,planeación y evaluación de la catequesis
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• Aciprensa
• Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María
• Buscadores del Reino
• ARVO NET
• Canal Social.com

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad

Eventos de la comunidad
XVI Encuentro Diocesano de Catequistas y Líderes: "Formando Nuevas Familias para la Nueva Evangelización"
El Ministerio Hispano de la Diócesis de Raleigh, le hace la cordial invitación al XVI Encuentro Diocesano de Catequistas y Líderes: “Formando Nuevas Familias para la Nueva Evangelización” de tal manera que podamos fortalecer su Fe y proyección de servicio
Ver todos los eventos

Encuesta
¿Te gustaría mejorar tu comunicación con Dios?
Sí, lo necesito, pero no sé cómo ni tengo quién me enseñe
Sí, hago un poco de oración al día, pero quiero mejorar
Realmente me urge, llevo tiempo buscando eso
Sí, pero creo que no soy capaz
Creo que eso es para sacerdotes y monjas, no para mí
Sé que lo necesito, pero no estaría dispuesto a ir a un curso de oración
Lo he intentado muchas veces y no lo logro, no es para mí
Estoy satisfecho con mi vida de oración
No lo considero importante en mi vida, hay cosas prioritarias
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foros de discusión
¡Participa!

Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red