> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Secciones  |  Comunidades  |  Servicios  |  Opiniones  |  Alianzas  |  Mapa del sitio
Documentos de apoyo | Base documental de Catholic.net

Para descargar la Biblia completa de click aquí
Formato: Word (.zip) Tamaño: 2.26 MB
Libro Primero de Los Reyes

Autor: La Biblia

Los Libros de los Reyes continúan la narración donde la dejó el segundo libro de Samuel y son las últimas obras de ese conjunto narrativo que es la Historia Deuteronomista. Todo lo que dijimos sobre ella en la introducción a los libros históricos en cuanto a composición, fechas, autores, etc., es plenamente aplicable a 1-2Re. El esquema de estos dos libros es el siguiente: *Final de la historia de la sucesión de David, cuya primera parte se encuentra en 2Sm 9-20 (1Re 1-2). *Historia de Salomón (1Re 3-11). *Desde la muerte de Salomón y la división del reino hasta el fin del Reino del Norte (1Re 12- 2Re 17). *El Reino de Judá hasta su fin con la caída de Jerusalén y el destierro en Babilonia (2Re 18-25).

Indice:
• Introducción general
1.- 1 Reyes 1
2.- 1 Reyes 2
3.- 1 Reyes 3
4.- 1 Reyes 4
5.- 1 Reyes 5
6.- 1 Reyes 6
7.- 1 Reyes 7
8.- 1 Reyes 8
9.- 1 Reyes 9
10.- 1 Reyes 10
11.- 1 Reyes 11
12.- 1 Reyes 12
13.- 1 Reyes 13
14.- 1 Reyes 14
15.- 1 Reyes 15
16.- 1 Reyes 16
17.- 1 Reyes 17
18.- 1 Reyes 18
19.- 1 Reyes 19
20.- 1 Reyes 20
21.- 1 Reyes 21
22.- 1 Reyes 22

Libro Primero de Los Reyes
Autor: La Biblia


Los libros de Samuel presentaban la institución y el afianzamiento de la monarquía, como un proceso ascendente y lleno de promesas para Israel.

Los libros de los REYES –que al principio formaban una sola obra, dividida luego en dos partes– continúan esa historia, pero trazan una parábola descendente. Aquí el relato comienza con el reinado de Salomón, que fue la etapa más brillante de todo el período monárquico, y llega hasta el momento en que el Pueblo de Dios vivió su experiencia más dramática y desconcertante: la caída de Jerusalén, el fin de la dinastía davídica y la deportación a Babilonia.

Este trágico desenlace se fue gestando gradualmente. A la muerte de Salomón, el reino de Judá se mantiene fiel a los reyes del linaje davídico y al Templo de Jerusalén. Pero las tribus del Norte, profundamente desilusionadas por el trato recibido en la época salomónica, se separan de Judá y constituyen un estado independiente, designado en adelante con el nombre de "Israel". Durante un par de siglos, los dos reinos separados logran conservar su autonomía política, debido al eclipse momentáneo de los grandes imperios del Antiguo Oriente. Pero la situación cambia radicalmente cuando Asiria comienza a desarrollar sus campañas expansionistas. En el año 721 a. C., Samaría cae en poder de los asirios, y así desaparece el reino de Israel. El reino de Judá sobrevive a la catástrofe, pero sólo por un tiempo. En el 587, las tropas de Nabucodonosor, rey de Babilonia –convertido en el nuevo árbitro de la situación, después de la derrota de Asiria– invaden Jerusalén, arrasan el Templo y se llevan cautiva a una buena parte de la población de Judá.

Los libros de los Reyes recibieron su redacción definitiva cuando todavía estaba muy vivo el recuerdo de este último acontecimiento. En la composición de la obra, se emplearon diversas fuentes, entre las que se destacan los informes provenientes de los archivos reales. Pero, en el relato de los hechos, lo que más interesa no es la historia en sí misma, sino la enseñanza que se debe extraer de ella, como medio para superar la crisis. Por eso, desde las primeras páginas comienza a vislumbrarse la pregunta que está implícita a lo largo de toda la narración: ¿Por qué el Señor ha rechazado a su Pueblo, dispersándolo entre las naciones paganas? ¿Hay un remedio para la catástrofe o el veredicto de condenación es irrevocable?

Para responder a este doloroso interrogante, el autor de estos Libros sigue paso a paso la historia de Israel en tiempos de la monarquía, y confronta la conducta de los reyes con las enseñanzas del Deuteronomio. Según la doctrina deuteronómica, el Señor eligió gratuitamente a Israel y lo comprometió a vivir en conformidad con su Ley. De esta manera, dejó abierto ante él un doble camino: el de la fidelidad, que conduce a la vida, y el de la desobediencia, que acaba en la muerte. Pero todos los reyes de Israel y casi todos los de Judá, en lugar de guiar al Pueblo del Señor por el camino de la fidelidad, lo encaminaron hacia su propia ruina, tolerando y aun fomentando el culto de Baal y de las otras divinidades cananeas. El fracaso de la monarquía, después de sus promisorios comienzos en tiempos de David, muestra que la raíz de todo mal está en apartarse del verdadero Dios.

Pero esta evocación del pasado, con su balance francamente pesimista, encierra también una lección para el presente. A pesar de las infidelidades de los reyes, el Señor nunca dejó de hacerse presente en la vida de su Pueblo a través de los Profetas. Por medio de ellos, Dios hizo oír constantemente su Palabra a fin de llamar a la conversión. Y esa Palabra seguía vigente para el "Resto" de Judá que se purificaba en el exilio. Si las derrotas nacionales habían sido la consecuencia del pecado, la conversión al Señor traería de nuevo la salvación. Las promesas divinas no podían caer en el vacío y el Reino de Dios se iba a realizar más allá de todos los fracasos terrenos.


PRIMER LIBRO DE LOS REYES

SALOMÓN, SUCESOR DE DAVID


Los dos capítulos siguientes continúan la "Crónica de la sucesión al trono de David", que había quedado interrumpida al final del segundo libro de Samuel (20. 26). El narrador conoce a fondo las rivalidades e intrigas de la corte, y relata los acontecimientos con precisión y objetividad. Adonías, el hijo mayor de David, después de la muerte de Amnón y Absalón, se apresura a hacer valer sus pretensiones al trono. Pero los partidarios de Salomón, oponiendo la astucia a la fuerza, logran que el anciano rey haga ungir al hijo de Betsabé, su esposa predilecta.

.
 Ver otros documentos de apoyo
 Indice del documento
 Primer capitulo:
 1 Reyes 1

Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red