> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Secciones  |  Comunidades  |  Servicios  |  Opiniones  |  Alianzas  |  Mapa del sitio
Documentos de apoyo | Base documental de Catholic.net

Catequesis sobre la Confirmación

Autor: Excmo. Sr. Obispo Javier Navarro Rodríguez
El sacramento de la confirmación es la investidura de una misión a favor de la Iglesia y del mundo.
Indice:
• Introducción general
Introducción catequesis sobre confirmacion
1.- Jesús nos confía la vida
2.- Dios regala su Espíritu para la vida en abundancia
3.- En la Confirmación Jesús marca con su Espíritu
4.- Jesús da vida a la comunidad por su Espíritu
5.- Catequesis para papás y padrinos
6.- SIGLAS UTILIZADAS

Catequesis sobre la Confirmación
Autor: Excmo. Sr. Obispo Javier Navarro Rodríguez

Capítulo 5: Catequesis para papás y padrinos

ef="http://www.es.catholic.net/biblioteca/libro.phtml?consecutivo=144&capitulo=1320"> TEMA Papás y padrinos 1 La Confirmación, compromisos y exigenicas para papás y padrinos
TEMA Papás y padrinos 2 Papás y padrinos, facilitadores del proceso de crecimiento de sus hijos y ahijados
TEMA Papás y padrinos 3 Hagamos vida en nuestro hogar los dones del Espíritu Santo
TEMA Papás y padrinos 4 Dispongámonos en familia a recibir el sacramento de la Confirmación
TEMA Papás y padrinos 5 Seamos testigos del Espíritu Santo en nuestra vida y apostolado

TEMA Papás y padrinos 1

La Confirmación, compromisos y exigencias para los papás y padrinos

OBJETIVO

Conscientizar a los papás, padrinos y comunidad en general de los compromisos y exigencias que con la Confirmación adquieren, para responder cristianamente a ellos.

NOTAS PEDAGÓGICAS


En nuestro ambiente hay una costumbre muy arraigada de "hacer compadres", de que a través del "compadrazgo" se crean lazos muy fuertes de solidaridad y de relaciones humanas. Lamentablemente hemos ido perdiendo el sentido de relación entre el padrino y el ahijado.

Podemos aprovechar esta manera de vivir de nuestro pueblo para que los papás y los padrinos del adolescente que se va a confirmar tomen conciencia de su compromiso con el hijo y ahijado, y que el compadrazgo no se convierta en mera conveniencia social y económica, sino en una relación de compromiso cristiano.

¿Cómo hablar claramente de las cualidades que deben de tener los padrinos si ya están escogidos?

Será necesario un lenguaje claro, pero al mismo tiempo respetuoso.

Para la dinámica del "veamos", previamente se pueden hacer letreros en tiras de papel, en el pizarrón o en otro medio, con los siguientes nombres: COMUNIDAD, PAPAS, PADRINOS, CONFIRMADO. Para la dinámica del "actuemos" necesitaremos un Cristo (de buen tamaño respecto a los letreros ya mencionados).

VEAMOS

Se muestran los letreros y se pueden hacer las siguientes preguntas u otras parecidas:

¿Cuándo se puede decir que un papá es responsable de la fe que se fortalece en su hijo por la Confirmación?

¿Qué diferencias hay del trato entre padrinos y ahijados de antes y de ahora?

¿Qué compromisos contrae el padrino con el ahijado y con el compadre? ¿Qué le corresponde a la demás gente de la comunidad?

Se apuntan las respuestas en pliegos de papel o en el pizarrón.

PENSEMOS


Los padres de familia son los primeros y principales responsables de "formar a sus hijos en la fe y en la práctica de la vida cristiana, mediante la palabra y el ejemplo" (CDC 774.2), y es tarea de ambos "alimentar la vida que Dios les ha confiado" (CIC 1251); en este sentido se podría decir que la celebración de los sacramentos tiene una dimensión marcadamente familiar, y es que la familia es la comunidad privilegiada para la transmisión y la educación de la fe (ver CT 62 ).

Los papás deben facilitar el "despertar religioso" de sus hijos, iniciarlos en la oración personal y comunitaria, educarlos en la conciencia moral, acompañarlos en el desarrollo del sentido del amor humano, del trabajo, de la convivencia y del compromiso en el mundo, dentro de una perspectiva cristiana. Los papás, más que transmitir contenidos, introducen a sus hijos, y en especial a los más pequeños, en un ambiente de vida propio de una familia cristiana.

Lamentablemente, en nuestro ambiente, muchos padres de familia piden los sacramentos para sus hijos sólo por tradición, porque se acostumbra, pero no por una decisión de seguir a Jesucristo en sus vidas.

Es muy recomendable que quien se va a confirmar tenga un padrino a quien le corresponde procurar que su ahijado:

"Se comporte como un verdadero testigo de Cristo y cumpla fielmente las obligaciones inherentes al sacramento" (CDC 892).

Es conveniente que se escoja como padrino de la confirmación a quien asumió esa responsabilidad en el bautismo del adolescente que se confirmará (ver CDC 893.2;CIC 1311).

El padrino o madrina comparten responsablemente con los papás todos los compromisos y exigencias que de la Confirmación surgen (ver CDC 774.2), especialmente, son invitados a preocuparse y actuar, junto con los papás, por la educación cristiana de su ahijado. Pueden verse obligados, en ciertos casos, a reemplazar a los papás en esta tarea. Ocupan un lugar importante en el espíritu y ambiente familiar.

Tristemente, los padrinos o madrinas han perdido mucho del sentido de ser representantes de la comunidad cristiana que garantizan, junto con los papás, la educación e iniciación progresiva del ahijado en la vivencia de la fe dentro de la comunidad eclesial. Con frecuencia notamos que se da más importancia al "compadre" o la "comadre" por las relaciones, apoyo económico o influencia que al mismo ahijado en la tarea de educarlo cristianamente.

De ahí que la Iglesia pide ciertas cualidades o características para que alguien pueda ser invitado de padrino o madrina. Cualidades que se pueden sintetizar asi:

Ser elegido por los papás del niño, a quienes faltando éstos ocupan su lugar (ver CDC 874.1).

Debe tener la suficiente madurez para cumplir esta responsabilidad (ver CDC 874.2).

Ser católico y haber recibido los tres sacramentos de iniciación cristiana:
Bautismo, Confirmación y Eucaristía (ver CDC 874.3).

No estar impedido por el derecho canónico para cumplir con esta obligación
(ver CDC 874.4).

No ser el papá o la mamá de quien se confirmará (ver CDC 874.5).

Ser invitado a ser padrino de alguien, además de ser motivo de alegría implica un replantear la manera como asumo en la vida diaria mi fe, un hacer una pausa en el camino, para avanzar con nuevos bríos decididamente hacia la construcción del Reino de Dios en nuestro tiempo y lugar.

CELEBREMOS


El grupo forma un círculo; en el centro se pone un Cristo, a sus pies el letrero que dice: CONFIRMADO y a su alrededor los otros letreros que utilizamos en la dinámica del inicio.

El catequista explica el sentido del compromiso que vamos a realizar con las siguientes palabras u otras semejantes:

Sabedores que el Espíritu Santo nos dará la fortaleza, respondan de pie y en voz alta a cada pregunta: NOS COMPROMETEMOS.

¿Se comprometen a crear un ambiente en la familia que pueda ayudar a que su hijo se eduque en la fe, iniciándolo en la oración y en la celebración de la Eucaristía y los sacramentos, acompañándolo a la catequesis y dándole ejemplo de convivencia cristiana?

¿Se comprometen a dar testimonio de la fe en Jesucristo con valentía, ante la Iglesia y el mundo?

¿Se comprometen a celebrar el sacramento de la Confirmación con dignidad, evitando lo que pueda ser obstáculo a la fe que en su hijo se acrecienta, o que desvirtúe la celebración del mismo?

¿Se comprometen a elegir para sus hijos un padrino que garantice cumplir con los compromisos y exigencias que le corresponderán?

¿Se comprometen a respetarse entre. papás y padrinos. como es nuestra tradición y como nos dice Jesucristo "ámense como Yo los he amado"?

Ahora todos juntos escuchemos la Palabra de Dios. Se hace la lectura del segundo capítulo del Libro de los Hechos de los Apóstoles versículos del 41 al 47,

Dejamos un momento de silencio para reflexionar en lo personal.

Terminamos cantando juntos y colocando nuestro brazo sobre quien se encuentra al lado:

"Juntos como hermanos"

Juntos, como hermanos, miembros de la Iglesia, vamos caminando al encuentro del Señor.

Un largo caminar, por el desierto bajo el sol, no podemos avanzar, sin la ayuda del Señor.

Unidos al rezar, unidos en una canción, viviremos nuestra fe, con la ayuda del Señor.

La Iglesia en marcha está, a un mundo nuevo vamos ya, donde reinará el amor, donde reinará la paz.


.
 Ver otros documentos de apoyo
 Indice del documento
 Siguiente capitulo:
 SIGLAS UTILIZADAS
Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red