> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Aprende a orar | sección
Devocionario | categoría
Moniciones para la misa | tema
Autor: Catholic.net | Fuente: Catholic.net
Moniciones para el Jueves Santo. Ciclo B
Moniciones para Semana Santa. Ciclo B.
 
JUEVES SANTO
MISA DE LA MAÑANA
PRESENTACIÓN DE LOS SANTOS OLEOS

ENTRADA


Después del canto

Jueves Santo, día del Amor Fraterno; aunque todos los días estamos invitados a vivir en el amor, porque para eso hemos sido salvados y elegidos, hoy lo recordamos de una manera especial, a la vista de la entrega de Jesús que, para manifestar que amar no puede ser sólo palabras, se quita el manto y se pone a lavar los pies de sus discípulos. Desde la Cena de Jesús, no podrán ir nunca separadas Eucaristía y Servicio. Participar de la Eucaristía, es creer y comprometerse para que crezca la fraternidad humana, según el deseo del Padre. Nos llenamos del amor para compartirlo, para llevarlo al mundo. El Pan que Jesús nos reparte, su propio Cuerpo y su Sangre derramada, no es para que dé vida a unos pocos; no, es compromiso para que todos tengan la Vida de Jesús.

Escuchemos y vivamos las palabras y los signos de Jesús que nos hablan del Amor que lleva a entregar la vida hasta el extremo.


MONICIÓN AL GLORIA

Como sabemos, durante la Cuaresma no proclamábamos el Gloria, como signo de que era un tiempo penitencial. Pero hoy sí lo hacemos con alegría y gozo, acompañando el canto con el repique de las campanas que luego se enmudecerán hasta la noche de pascua, sabiendo que la Gloria de nuestro Dios es la vida y la paz de los hombres. Unidos Cantamos:


LECTURAS

PRIMERA LECTURA


La pascua judía era una celebración en la que se hacía presente la libertad que Dios le había dado al pueblo; este recuerdo se celebra con unos ritos que hablan de familia, de herencia y de participar en el destino común de un pueblo elegido. Escuchemos.


SEGUNDA LECTURA

En la primera carta a los Corintios se nos narra la institución de la Eucaristía, como una tradición recibida de anteriores testigos, y como Memorial, presencia del mismo Jesús que se parte y se reparte para ser Alimento y Vida de los hombres; cada vez que celebramos la Eucaristía, hacemos presente la Muerte y Resurrección del Señor.


LECTURA EVANGÉLICA

Siguiendo la tradición judía, Jesús celebra la pascua con sus amigos, la víspera de su Pasión y Muerte; y poniéndose en las manos del Padre, transforma esos ritos sellando la nueva y definitiva Alianza de Dios con su Pueblo, Alianza que se hace presente cada vez que los suyos somos capaces de lavarnos los pies unos a otros, de servirnos fraternalmente.


ORACIÓN DE LOS FIELES

Delante de Dios Padre, que en Jesús nos da la gran lección del Amor hecho entrega y servicio, pedimos que atienda nuestra oración, diciendo:

¡Señor, ayúdanos a servirte en los hermanos!

  • Por la Iglesia, para que, despojada de todo rango y prepotencia, sepa abajarse al nivel de los más sencillos y servir a quienes no tienen a nadie que les ayude.
    Oremos.

  • Por quienes, desde cualquier credo y opción, buscan el bien de los demás y se esfuerzan por hacer un mundo más humano y solidario.
    Oremos.

  • Por quienes celebramos la Eucaristía, para que nuestra vida sea expresión de la entrega de Jesús y se concrete en cercanía y alivio de los que más sufren.
    Oremos.

  • Por nuestra comunidad (parroquial), para que el ejemplo de Jesús de lavar los pies de sus discípulos sea la norma de nuestro actuar en todo momento.
    Oremos


    ORACIÓN

    Acoge Padre de amor nuestra oración, y transforma en fe viva y en esperanza cierta lo que con humildad ponemos ante tu presencia. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.


    PRESENTACIÓN DE OFRENDAS

    Pan y vino. Jesucristo como uno de su tiempo toma estos dos elementos de la vida cotidiana para elevarlos a la categoría de sacramento y misterio. A partir de este pan y de este vino que te presentamos, te damos gracias y te glorificamos porque van a ser el cuerpo y la sangre redentora que nos traerán la salvación.

    Nuestro compartir con los más necesitados, debe de ser una práctica constante, al presentarte estas especies materiales para los más necesitados expresamos la petición de que la iglesia sea una en fraternidad y en amor.


    Presentación a la comunidad de los santos óleos

    Óleo de los enfermos


    Traemos a nuestra comunidad el óleo santo, con el cual alivias Oh Dios el dolor de los enfermos que serán ungidos con él. Haz que sientan tu protección y sean liberados de todo dolor.

    Óleo de los catecúmenos

    Con este aceite signo de fortaleza, se ungirán a todos los que en nuestra comunidad serán bautizados. Ayúdalos con tu protección para que creciendo el numero de bautizados crezca también la perfección de la vida cristiana.

    Santo crisma

    Este es también aceite de oliva, pero mezclado con nardo puro. Con el serán ungidos los bautizados y se harán profetas, sacerdotes y reyes, los jóvenes que serán confirmados también serán ungidos con crisma como signo del buen olor de Cristo. Además las manos de quienes serán ordenados sacerdotes son ungidos con este aceite como signo de consagración.


    SALIDA

    «La eucaristía no sólo es expresión de comunión en la vida de la Iglesia; es también proyecto de solidaridad para toda la humanidad. El cristiano que participa de la Eucaristía aprende de ella a ser promotor de comunión, de paz y de solidaridad en todas las circunstancias de la vida. La Eucaristía es una gran escuela de paz, en donde se forman hombres y mujeres que, en los diversos ámbitos de responsabilidad de la vida social, cultural y política, sean artesanos de diálogo y comunión»


    JUEVES SANTO
    MISA IN CENA DOMINE


    Quédate con nosotros Señor


    ENTRADA

    Después del canto de entrada

    Lector 1. Jueves santo día del amor, del sacerdocio y de la Eucaristía.

    Lector 2. Jueves santo día de la contemplación, de la cena, y del recuerdo.

    Lector 1. En la tarde del Jueves santo, el maestro se reunió con los discípulos para celebrar la cena de pascua y desde ese momento la Iglesia perpetúa por siempre el recuerdo maravilloso de este acontecimiento.

    Lector 2. Desde la Cena de Jesús, no podrán ir nunca separadas Eucaristía y servicio. Participar, como lo vamos a hacer, de la Eucaristía, es creer y comprometernos para que crezca la fraternidad humana, según el deseo del Padre.

    Lector 1. Nos llenamos del amor para compartirlo, para llevarlo al mundo. El Pan que Jesús nos reparte, su propio Cuerpo y su Sangre derramada, no es para que dé vida a unos pocos; es compromiso para que todos tengan la Vida de Jesús.


    MONICIÓN AL GLORIA

    Como sabemos, durante la Cuaresma no proclamábamos el Gloria, como signo de que era un tiempo penitencial. Pero hoy sí lo hacemos con alegría y gozo, acompañando el canto con el repique de las campanas que luego se enmudecerán hasta la noche de pascua, sabiendo que la Gloria de nuestro Dios es la vida y la paz de los hombres. Unidos Cantamos:


    LECTURAS

    PRIMERA LECTURA


    La pascua judía era una celebración en la que se hacía presente la libertad que Dios le había dado al pueblo; este recuerdo se celebra con unos ritos que hablan de familia, de herencia y de participar en el destino común de un pueblo elegido. Escuchemos.


    SEGUNDA LECTURA

    En la primera carta a los Corintios se nos narra la institución de la Eucaristía, como una tradición recibida de anteriores testigos, y como Memorial, presencia del mismo Jesús que se parte y se reparte para ser Alimento y Vida de los hombres; cada vez que celebramos la Eucaristía, hacemos presente la Muerte y Resurrección del Señor.


    LECTURA EVANGÉLICA

    Siguiendo la tradición judía, Jesús celebra la pascua con sus amigos, la víspera de su Pasión y Muerte; y poniéndose en las manos del Padre, transforma esos ritos sellando la nueva y definitiva Alianza de Dios con su Pueblo, Alianza que se hace presente cada vez que los suyos somos capaces de lavarnos los pies unos a otros, de servirnos fraternalmente.


    LAVATORIO DE LOS PIES

    Cogió Una toalla y una jarra con agua, se arrodillo y se puso a lavar los pies de sus discípulos. Lavar los pies de doce hombres...¿Es un acto de servicio o más bien de servilismo? Es gesto que acompaña y hace creíble las palabras del Maestro: "amaos unos a otros como Yo os he amado”. “En esto conocerán que sois mis discípulos". Vamos a repetir ahora ese gesto que nos invita a reflexionar en el sentido profundo Y autentico del amor


    ORACIÓN DE LOS FIELES

    En esta tarde en la que Jesús nos da la gran lección del Amor hecho entrega y servicio, le pedimos que atienda nuestra oración, diciendo: ¡Señor, ayúdanos a servirte en los hermanos!

  • Por la Iglesia, para que, despojada de todo rango y prepotencia, sepa abajarse al nivel de los más sencillos y servir a quienes no tienen a nadie que les ayude.
    Oremos.

  • Por quienes, desde cualquier credo y opción, buscan el bien de los demás y se esfuerzan por hacer un mundo más humano y solidario.
    Oremos.

  • Por quienes celebramos la Eucaristía, para que nuestra vida sea expresión de la entrega de Jesús y se concrete en cercanía y alivio de los que más sufren.
    Oremos.

  • Por nuestra comunidad (parroquial), para que el ejemplo de Jesús de lavar los pies de sus discípulos sea la norma de nuestro actuar en todo momento.
    Oremos

  • Por nuestro párroco y sus colaboradores, para que llenos de Cristo no teman remar mar adentro en la obra de la Evangelización.
    Oremos.

  • Por los niños, jóvenes, y adultos de nuestra comunidad, por los enfermos que se unen espiritualmente a esta celebración, por la obra educativa y por todos los que estamos aquí, para que aprendamos la lección del maestro de amarnos mutuamente.
    Oremos.

    ORACIÓN

    En esta Cena Señor en la que renovamos nuestra fe en la Eucaristía, acoge complacido las intenciones que hoy te presentamos. Tu que vives y Reinas por los siglos de los siglos. Amén.


    OFRENDAS

    Pan y vino. Jesucristo como uno de su tiempo toma estos dos elementos de la vida cotidiana para elevarlos a la categoría de sacramento y misterio. A partir de este pan y de este vino que te presentamos, te damos gracias y te glorificamos porque van a ser el cuerpo y la sangre redentora que nos traerán la salvación.

    Nuestro compartir con los más necesitados, debe de ser una práctica constante, al presentarte estas especies materiales para los más necesitados expresamos la petición de que la iglesia sea una en fraternidad y en amor.


    PARA INTERCALAR CON EL CANTO DE COMUNIÓN

    AQUELLA NOCHE SANTA

    (Adaptación del himno del oficio de Corpus Cristi)

    En esta tarde santa,
    Te nos quedaste nuestro,
    Con angustia tu vida,
    Sin heridas tu cuerpo.

    Te nos quedaste vivo,
    Porque ibas a ser muerto;
    Porque iban a romperte,
    Te nos quedaste entero.

    Gota a gota tu sangre,
    Grano a grano tu cuerpo:
    Un lagar y un molino
    En dos trozos del leño.

    Te nos quedaste todo:
    Amor y sacramento,
    Ternura prodigiosa,
    Todo en ti, tierra y cielo.
    Te quedaste conciso,
    Te escondiste concreto,
    Nada para el sentido,
    Todo para el misterio.

    Vino de sed herida,
    Trigo de pan hambriento,
    Toda tu hambre cercana,
    Tú blancura de fuego.

    En este frío del hombre
    Y en su labio reseco,
    En esta tarde santa,
    Te nos quedaste nuestro
    Te adoro, Cristo oculto,
    Te adoro, trigo tierno. Amén.


    PROCESIÓN AL MONUMENTO

    Es este el año dedicado a la Eucaristía y precisamente estamos renovando el misterio de la pascua. Desde la tarde de aquel primer jueves santo de la historia Cristo quiere quedarse con nosotros en el pan y en el vino. El Santo Padre nos lo recuerda con claridad en la carta apostólica Mane Nobiscum Domine, “Quédate con nosotros Señor” que «La presencia de Jesús en el tabernáculo ha de ser como un polo de atracción para un numero cada vez mayor de almas enamoradas de Él, capaces de estar largo tiempo como escuchando su voz y sintiendo los latidos de su corazón.» “¡Gustad y ved qué bueno es el Señor!”

    Desde este mensaje entendemos el sentido de este monumento y nos recogemos en espíritu de adoración, y contemplación repitiendo con insistencia: “Quédate con nosotros Señor”.

    El coro entona los cantos apropiados para la celebración

    *Se procede a desnudar el altar, entonamos el salmo 21





  •  

     
     
    Publicar un comentario sobre este artículo

     Nombre

     Email (no será publicado)

     País

    Comentario



    Escriba las letras como aparecen



    * Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
     
     
         Herramientas del Artículo:
    Arriba
    .
    Ver más artículos del tema
    .
    Preguntas o comentarios
    .
    ¿En donde estoy?
    .
    Hacer un donativo
    Envíalo a un amigo
    .
    Formato para imprimir
    .
    Descargar en PDF
    .
      Suscripción canal RSS

    Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
    DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

    Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
    Servicios por email Servicios por email
    Foros Foro de círculo de oración
    Mapas Mapa de Aprende a orar
    Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
    Comentarios Comentarios al editor de esta sección
    Biblioteca Documentos de apoyo de Aprende a orar
    Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
    Donativos Hacer un donativo
    Evangelio meditado
    Reflexión diaria
    Habla con Dios
    Cambia tu vida
    Devocionario
    Devocionario
    Explicación de oraciones y devociones
    Lectio Divina
    Moniciones para la misa
    Laudes y Vísperas
    Libros de meditación y oración
     
    Lista de correo


    Suscribir
    Cancelar suscripción
    Consultores de la sección
    Acompañamiento y ayuda espiritual. Dudas acerca de la oración y la vida espiritual en general; problemas de fe y de cuestiones morales y éticas. En general, cualquier duda acerca del desarrollo espiritual y apostólico en tu vida
    Ver todos los consultores
    Apoyan a la sección
    Buscadores del Reino
    Adoración Real, Perpetua y Universal al Santísimo Sacramento
    Asociación Cultural Salvadme Reina de Fátima
    María Visión
    Espacio Sagrado

    Ver todas las alianzas que apoyan a la sección

    Eventos
    Ejercicios Espirituales Ignacianos
    Estricto retiro espiritual
    Ver todos los eventos

    Encuesta
    El Taller de oración interactivo de Catholic.net me ha servido para:
    Cambiar el concepto que yo tenía de la oración
    Controlar mejor mis pensamientos e imaginación durante la oración
    Cuidar el tiempo, el lugar, la postura y el contenido de mi oración
    Dedicar más tiempo a la oración
    Darle una mayor importancia a la oración en mi vida
    No me ha servido para nada
    No conozco el taller de oración de Catholic.net
    > Ver resultados
    > Ver todas las encuestas
    Foro de círculo de oración
    ¡Participa!

    Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
    © 2014 Catholic.net Inc.
    Todos los derechos reservados
    El lugar de encuentro de los católicos en la red