> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Aprende a orar | sección
Habla con Dios | categoría
Autor: Catholic.net | Fuente: Catholic.net
Domingo. Tercera Semana de Adviento
Laudes y Vísperas
 
LAUDES

Oración de la mañana

SALUDO INICIAL

V. Señor abre mis labios.
R. Y mi boca proclamará tu alabanza.



Salmo 94

Ant.
El Señor está cerca, venid adorémosle.

Venid, aclamemos al Señor,
demos vítores a la Roca que nos salva;
entremos a su presencia dándole gracias,
aclamándolo con cantos.

Porque el Señor es un Dios grande,
soberano de todos los dioses:
tiene en su mano las simas de la tierra,
son suyas las cumbres de los montes;
suyo es el mar, porque Él lo hizo,
la tierra firme que modelaron sus manos.

Venid, postrémonos por tierra,
bendiciendo al Señor, creador nuestro.
Porque Él es nuestro Dios,
y nosotros su pueblo,
el rebaño que Él guía.

Ojalá escuchéis hoy su voz:
«No endurezcáis el corazón como en Meribá,
como el día de Masá en el desierto;
cuando vuestros padres me pusieron a prueba
y dudaron de mí, aunque habían visto mis obras.

Durante cuarenta años
aquella generación me repugnó, y dije:
Es un pueblo de corazón extraviado,
que no reconoce mi camino;
por eso he jurado en mi cólera
que no entrarán en mi descanso»

Gloria al Padre y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
Por los siglos de los siglos. Amén.


HIMNO

La pena que la tierra soportaba,
a causa del pecado, se ha trocado
en canto que brota jubiloso,
en labios de María pronunciado.

El sí de las promesas ha llegado,
la alianza se cumple, poderosa,
el Verbo eterno de los cielos
con nuestra débil carne se desposa.

Misterio que sólo la fe alcanza,
María es nuevo templo de la gloria,
rocío matinal, nube que pasa,
luz nueva en presencia misteriosa.

A Dios sea la gloria eternamente,
y al Hijo suyo amado, Jesucristo,
que quiso nacer para nosotros
y darnos su Espíritu divino. Amén.


SALMODIA

Ant 1.
Vendrá el Señor y no tardará: iluminará lo escondido en las tinieblas y se manifestará a todos los hombre. Aleluya.

Salmo 92

El Señor reina, vestido de majestad,
el Señor, vestido y ceñido de poder:
así está firme el orbe y no vacila.

Tu trono está firme desde siempre,
y tú eres eterno.

Levantan los ríos, Señor,
levantan los ríos su voz,
levantan los ríos su fragor;

pero más que la voz de aguas caudalosas,
más potente que el oleaje del mar,
más potente en el cielo es el Señor.

Tus mandatos son fieles y seguros;
la santidad es el adorno de tu casa,
Señor, por días sin término.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant 1. Vendrá el Señor y no tardará: iluminará lo escondido en las tinieblas y se manifestará a todos los hombre. Aleluya.

Ant 2. Los montes y las colinas se abajarán. Lo torcido se enderezará y lo escabroso se igualará. Ven, Señor, no tardes. Aleluya.


CÁNTICO
3,57-88.56


Creaturas todas del Señor, bendecid al Señor,
ensalzadlo con himnos por los siglos.

Angeles del Señor, bendecid al Señor;
cielos, bendecid al Señor.

Aguas del espacio bendecid al Señor;
ejércitos del Señor, bendecid al Señor;

Sol y luna, bendecid al Señor;
astros del cielo, bendecid al Señor;

Lluvia y rocío, bendecid al Señor;
vientos todos, bendecid al Señor;

Fuego y calor, bendecid al Señor;
fríos y heladas, bendecid al Señor;

Rocíos y nevadas, bendecid al Señor;
témpanos y hielos, bendecid al Señor;

Escarchas y nieves, bendecid al Señor;
noche y día, bendecid al Señor;

Luz y tinieblas, bendecid al Señor;
rayos y nubes, bendecid al Señor;

Bendiga la tierra al Señor,
ensálcelo con himnos por los siglos.

Montes y cumbres, bendecid al Señor;
cuanto germina en la tierra, bendecid al Señor.

Manantiales, bendecid al Señor;
mares y ríos, bendecid al Señor;

Cetáceos y peces, bendecid al Señor;
aves del cielo, bendecid al Señor;

Fieras y ganados, bendecid al Señor;
ensalzadlo con himnos por los siglos.

Hijos de los hombres, bendecid al Señor;
bendiga Israel al Señor.

Sacerdotes del Señor, bendecid al Señor;
siervos del Señor, bendecid al Señor;

Almas y espíritus justos, bendecid al Señor;
santos y humildes de corazón, bendecid al Señor;

Ananías, Azarías y Misael, bendecid al Señor;
ensalzadlo con himnos por los siglos.

Bendigamos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
ensalcémoslo con himnos por los siglos.

Bendito el señor en la bóveda del cielo,
alabado y glorioso y ensalzado por los siglos.

No se dice Gloria al Padre.

Ant 2. Los montes y las colinas se abajarán. Lo torcido se enderezará y lo escabroso se igualará. Ven, Señor, no tardes. Aleluya.

Ant 3. Salvaré a Sión y mostraré mi gloria en Jerusalén. Aleluya.


Salmo 148

Alabad al Señor en el cielo,
alabad al Señor en lo alto.

Alabadlo, todos sus ángeles;
alabadlo todos sus ejércitos.

Alabadlo, sol y luna;
alabadlo, estrellas lucientes.

Alabadlo, espacios celestes
y aguas que cuelgan en el cielo.

Alaben el nombre del Señor,
porque él lo mandó, y existieron.

Les dió consistencia perpetua
y una ley que no pasará.

Alabad al Señor en la tierra,
cetáceos y abismos del mar.

Rayos, granizo, nieve y bruma,
viento huracanado que cumple sus órdenes.

Montes y todas las sierras,
árboles frutales y cedros.

Fieras y animales domésticos,
reptiles y pájaros que vuelan.

Reyes y pueblos del orbe,
príncipes y jefes del mundo.

Los jóvenes y también las doncellas,
los viejos junto con los niños.

Alaben el nombre del Señor,
el único nombre sublime.

Su majestad sobre el cielo y la tierra;
él acrece el vigor de su pueblo.

Alabanza de todos sus fieles,
de Israel, su pueblo escogido.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant 3. Salvaré a Sión y mostraré mi gloria en Jerusalén. Aleluya.


LECTURA BREVE
Rm 13,11b-12


Ya es hora que despertéis del sueño, pues la salud está más cerca que cuando abrazamos la fe. La noche va pasando, el día está encima; desnudémonos pues, de las obras de las tinieblas y vistámonos de las armas de la luz.


RESPONSORIO BREVE

V. Cristo, Hijo de Dios vivo, ten piedad de nosostros.
R. Cristo, Hijo de Dios vivo, ten piedad de nosostros.

V. Tú que has de venir al mundo.
R. Ten piedad de nosostros.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Cristo, Hijo de Dios vivo, ten piedad de nosostros.


CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. Entended que el reino de Dios está ya cerca; os aseguro que no tardará.

Cántico a Zacarías



PRECES

Oremos a Dios Padre, que nos concede la gracia de esperar la revelación de nuestro Señor Jesucristo, y digámosle confiados:

Muéstranos, Señor, tu misericordia.

  • Santifica, Señor, todo nuestro ser, alma y cuerpo,
    y guárdanos libres de culpa hasta el día de la venida de tu Hijo.

  • Haz que durante este día caminemos en santidad,
    y llevemos una vida justa y religiosa.

  • Haz que nos revistamos de nuestro Señor Jesucristo,
    y que nos llenemos del Espíritu Santo.

  • Concédenos, Señor, que vivamos siempre preparados,
    para el día de la manifestación gloriosa de tu Hijo.

    Se pueden añadir algunas intenciones libres

    Como nos enseñó el Salvador, nos atrevemos a decir: Padre nuestro...


    ORACIÓN

    Señor, que ves a tu pueblo esperando con grande fe la solemnidad del nacimiento de tu Hijo, concédenos celebrar la obra tan grande de nuestra salvación con cánticos jubilosos de alabanza y con una inmensa alegría. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.


    CONCLUSIÓN

    V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.

    R. Amén.

    _____________________________





    VÍSPERAS

    Oración de la tarde

    SALUDO INICIAL

    V. Dios mío, ven en mi auxilio.
    R. Señor date prisa en socorrerme.

    Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. Aleluya.


    HIMNO

    Escucha, casa de David:
    La Virgen pura se halla encinta;
    Dios la acaricia y la fecunda
    y la hace Madre de la vida.

    La Virgen grávida nos lleva
    en el secreto de su dicha;
    la Virgen fiel nos abre ruta
    por su obediencia de discípula.

    Espera en calma la agraciada,
    con ella el mundo se arrodilla;
    levanta el pobre la mirada,
    con ella pide la venida.

    Nacido en tiempos sin aurora,
    el Hijo espera con María.
    ¡Oh Dios de amor, nuestra esperanza,
    cambia tu espera en parusía!

    ¡A ti, Jesús, Hijo esperado,
    aparecido en nuestros días,
    con santo júbilo cantamos!
    ¡Ven en tu reino, ven de prisa! Amén.


    SALMODIA

    Ant 1.
    Mirad: vendrá el Señor para sentarse con los príncipes en un trono de gloria.


    Salmo 109

    Oráculo del Señor a mi Señor:
    «siéntate a mi derecha,
    y haré de tus enemigos
    estrado de tus pies».

    Desde Sión extenderá el Señor
    el poder de tu cetro:
    somete en la batalla a tus enemigos.

    «Eres príncipe desde el día de tu nacimiento,
    entre esplendores sagrados;
    yo mismo te engendré, como rocío,
    antes de la aurora».

    El Señor lo ha jurado y no se arrepiente:
    «Tú eres sacerdote eterno,
    según el rito de Melquisedec».

    El Señor a tu derecha, el día de su ira,
    quebrantará a los reyes.

    En su camino beberá del torrente,
    por eso, levantará la cabeza.

    V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
    R Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

    Ant 1. Mirad: vendrá el Señor para sentarse con los príncipes en un trono de gloria.

    Ant 2. Destilen los montes alegría y los collados justicia, porque con poder viene el Señor, luz del mundo.


    Salmo 110

    Doy gracias al Señor de todo corazón,
    en compañía de los rectos, en la asamblea.
    Grandes son las obras del Señor,
    dignas de estudio para los que las aman.

    Esplendor y belleza son su obra,
    su generosidad dura por siempre;
    ha hecho maravillas memorables,
    el Señor es piadoso y clemente.

    El da alimento a sus fieles,
    recordando siempre su alianza;
    mostró a su pueblo la fuerza de su poder,
    dándoles la heredad de los gentiles.

    Justicia y verdad son las obras de sus manos,
    todos sus preceptos merecen confianza:
    son estables para siempre jamás,
    se han de cumplir con verdad y rectitud.

    Envió la redención a su pueblo,
    ratificó para siempre su alianza,
    su nombre es sagrado y temible.

    Primicia de la sabiduría es el temor del Señor,
    tienen buen juicio los que lo practican;
    la alabanza del Señor dura por siempre.

    V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
    R Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

    Ant 2. Destilen los montes alegría y los collados justicia, porque con poder viene el Señor, luz del mundo.

    Ant 3. Llevemos una vida honrada y religiosa, aguardando la dicha que esperamos, la venida del Señor.


    CÁNTICO
    Ap. 19,1-2. 5-7


    Aleluya.
    La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios
    porque sus juicios son verdaderos y justos.
    Aleluya.

    Aleluya.
    Alabad al Señor sus siervos todos.
    Los que les teméis, pequeños y grandes.
    Aleluya.

    Aleluya.
    Porque reina el Señor, nuestro Dios, dueño de todo.
    Alegrémonos y gocemos y démosle gracias.
    Aleluya.

    Aleluya.
    Llegó la boda del cordero.
    Su esposa se ha embellecido.
    Aleluya.

    V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
    R Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

    Ant 3. Llevemos una vida honrada y religiosa, aguardando la dicha que esperamos, la venida del Señor.


    LECTURA BREVE
    Fil 4, 4-5


    Estad siempre alegres en el Señor. Otra vez os lo digo: Estad alegres. Que vuestra bondad sea conocida de todos. El Señor está cerca.


    RESPONSORIO BREVE

    V. Muéstranos, Señor, tu misericordia.
    R. Muéstranos, Señor, tu misericordia.

    V. Y danos tu Salvación.
    R. Muéstranos, Señor, tu misericordia.

    V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
    R. Muéstranos, Señor, tu misericordia.



    CÁNTICO EVANGÉLICO

    Ant.
    Oh Sabiduría, que brotaste de los labios del Altísimo, abarcando del uno al otro confín y ordenándolo todo con firmeza y suavidad, ven y muéstranos el camino de la salvación.

    Cántico de la Santísima Virgen María



    PRECES

    Oremos a Jesucristo, nuestro redentor, que es camino, verdad y vida de los hombres,
    y digámosle:

    Ven, Señor, y quédate con nosotros.

  • Jesús, Hijo del Altísimo, anunciado por el ángel Gabriel a Maria Virgen,
    ven a reinar para siempre sobre tu pueblo.

  • Santo de Dios, ante cuya venida el Precursor saltó de gozo en el seno de Isabel,
    ven y alegra al mundo con la gracia de la salvación.

  • Jesús, Salvador, cuyo nombre el ángel reveló a José,
    ven a salvar al pueblo de sus pecados.

  • Luz del mundo, a quien esperaban Simeón y todos los justos,
    ven a consolar a tu pueblo.

  • Sol naciente que nos visitará de lo alto, como profetizó Zacarías,
    ven a iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte.

    Se pueden añadir algunas intenciones libres

    Pidamos ahora con grande confianza la venida del reino de Dios, con las palabras que Cristo nos enseñó: Padre nuestro...


    ORACIÓN

    Señor, que vez a tu pueblo esperando con grande fe la solemnidad del nacimiento de tu Hijo, concédenos celebrar la obra tan grande de nuestra salvación con cánticos jubilosos de alabanza y con una inmensa alegría.Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.


    CONCLUSIÓN

    V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
    R. Amén.


  •  

     
     
    Publicar un comentario sobre este artículo

     Nombre

     Email (no será publicado)

     País

    Comentario



    Escriba las letras como aparecen



    * Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
         Herramientas del Artículo:
    Arriba
    .
    Ver más artículos del tema
    .
    Preguntas o comentarios
    .
    ¿En donde estoy?
    .
    Hacer un donativo
    Envíalo a un amigo
    .
    Formato para imprimir
    .
    Descargar en PDF
    .
    Descargarlo a tu Palm
    .
      Suscripción canal RSS

    Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
    DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

    Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
    Servicios por email Servicios por email
    Foros Foro de círculo de oración
    Mapas Mapa de Aprende a orar
    Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
    Comentarios Comentarios al editor de esta sección
    Biblioteca Documentos de apoyo de Aprende a orar
    Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
    Donativos Hacer un donativo
    Evangelio meditado
    Reflexión diaria
    Habla con Dios
    Habla con Dios: la oración
    Catequesis sobre la oración
    Retiro Espiritual
    Cambia tu vida
    Devocionario
    Libros de meditación y oración
     
    Lista de correo


    Suscribir
    Cancelar suscripción
    Consultores de la sección
    Acompañamiento y ayuda espiritual. Dudas acerca de la oración y la vida espiritual en general; problemas de fe y de cuestiones morales y éticas. En general, cualquier duda acerca del desarrollo espiritual y apostólico en tu vida
    Ver todos los consultores
    Apoyan a la sección
    Buscadores del Reino
    Adoración Real, Perpetua y Universal al Santísimo Sacramento
    Asociación Cultural Salvadme Reina de Fátima
    María Visión
    Espacio Sagrado

    Ver todas las alianzas que apoyan a la sección

    Eventos
    Ejercicios Espirituales Ignacianos
    Estricto retiro espiritual
    Ver todos los eventos

    Encuesta
    El Taller de oración interactivo de Catholic.net me ha servido para:
    Cambiar el concepto que yo tenía de la oración
    Controlar mejor mis pensamientos e imaginación durante la oración
    Cuidar el tiempo, el lugar, la postura y el contenido de mi oración
    Dedicar más tiempo a la oración
    Darle una mayor importancia a la oración en mi vida
    No me ha servido para nada
    No conozco el taller de oración de Catholic.net
    > Ver resultados
    > Ver todas las encuestas
    Foro de círculo de oración
    ¡Participa!

    Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
    © 2014 Catholic.net Inc.
    Todos los derechos reservados
    El lugar de encuentro de los católicos en la red