> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Aprende a orar | sección
Reflexión diaria | categoría
Tiempo de Adviento | tema
Autor: P Antonio Rivero LC | Fuente: Catholic.net
Vuelve tu rostro sobre el pesebre
Acércate con humildad; no temas, que nadie te dirá: atrás. Toma el Niño Jesús en tus brazos y dile cuánto deseas amarle.
 
Vuelve tu rostro sobre el pesebre
Vuelve tu rostro sobre el pesebre


En la plenitud de los tiempos …, cuando el anhelo ardoroso de la humanidad por un Líbertador asaltaba ya los mismos cielos… , en una silenciosa noche de diciembre…, en la gruta de Belén…, desconocido de todos…, rechazado de todos…, nació Nuestro Señor Jesucristo.

Lo pregonan hoy todas las campanas: ¡Ha nacido Cristo! Lo repiten hoy todos los corazones: ¡Ha nacido Cristo! Brilla hoy en todas las miradas la luz de este pensamiento: ¡Ha nacido Cristo!

¿Por qué se hizo hombre el Hijo de Dios?

Se hizo hijo del hombre para que podamos ser hijos de Dios. Se hizo débil para robustecernos. Se dejó envolver en pañales para librarnos de los lazos del pecado. Se hizo pequeño para que fuéramos más grandes. Se hizo pobre para enriquecernos. Nace llorando para secar nuestras lágrimas. Viene a la vida en país extraño para conducirnos a la patria verdadera de los cielos. No encuentra lugar en toda la ciudad para prepararnos lugar en el reino de los cielos.

No puedes negar ante este hecho el sumo amor de Dios. Dios te ama muchísimo. Aquí está la contestación a la pregunta: ¿Por qué se hizo hombre el Hijo de Dios? Antes que tú existieses te miraba ya con amorosos ojos, y te llamaba por tu nombre… En caridad perpetua te amé, dice el Señor, que es como si te dijera: “Desde que soy Dios te amo; desde que me amo a Mí, te amo a ti; tan eterno es el amor que te tengo, como eterno soy Yo y el amor con que me amo” … En esto reconoce su caridad, porque El te amó primero antes que tú le amases y le pudieses amar.

Y porque te amó se comunicó a ti, se derramó a ti, y te atrajo a Sí con infinita bondad y misericordia de la nada. Te hizo ser racional, en el cual se resumen las cualidades de todos los seres creados: libre, inteligente, con capacidad de amar y ser amado. No eres un ser inanimado, no eres planta, no eres animal irracional. Por amor te hizo hombre y por amor Él se hizo hombre para amarte como hombre, como hermano, como hijo.

Porque te amó, está aquí. Ven… mira, pasa a contemplar una de las escenas más sublimes que han admirado los siglos, los ángeles, los hombres.

Vamos, acércate, entra al desmantelado portal, y verás a un Niño, envuelto en pobres y limpios pañales… recostado sobre paja en un pesebre… ¿ Sabes quién es, cómo se llama?… Es Jesús…

Mira donde está el Niño, en un pesebre, el lugar donde se guardan a los animales. Recostado sobre paja, Áquel que es Rey de reyes y Señor de señores. Vestido sólo con unos pañales.


¿Cómo nos comportamos nosotros? ¿Buscamos el confort? ¿El primer lugar con calefacción, aire acondicionado, asientos cómodos? ¿Cuán de acuerdo está mi vida con la del Niño Jesús, pobre, desnudo, desprendido de todo?

Vuelve tu rostro sobre el pesebre, allí verás a una joven que es su Madre, María, Virgen Inmaculada.

Un varón respetable llora de ternura al contemplar este cuadro y es ¿no le conoces? el glorioso San José… el más feliz de todos los mortales que mereció ser tenido por padre de Jesús…

Y tú ¿qué haces? … ¿qué le dices a ese Niño?…¿No te atreves a llegar por respeto a su cuna?

Acércate con humildad; no temas, que nadie te dirá: Atrás.

Párate un poco al lado del pesebre. Mira y remira a tu Niño Jesús, ¿No observas que te sonríe?… es que piensa en ti. Pensaba en ti antes que tú nacieras. Piensa en los designios que tiene para ti, los inmensos regalos que quiere hacerte, el amor con el que te quiere colmar. Te ama desde toda la eternidad. Piensa en todo lo que puedes hacer por El. Piensa en el apostolado que tienes en la palma de la mano, piensa en las almas que espera recibir mediante tu labor, ve tu alma y arde en deseos de reinar en ella. ¡Qué dicha la tuya Jesús piensa en ti!

Pero escucha ahora : ¿oyes sus gemidos? ¿no ves correr sus lágrimas por sus mejillas? Pues es que llora por ti … Él ve claramente las veces que le has de traicionar, que le vas a dar la espalda, que te mirara de frente y tu dirás: No, no te conozco.

Mira al Niño Jesús y vuélvele a mirar… ¡Qué bueno es Jesús! ¡Qué hermoso! ¡Cuanto te ama!… ¿Y aún continuarás negándole o regateándole tu amor?

Toma el Niño Jesús en tus brazos como María y José. Le ves qué hermoso es. Dile, dile cuánto deseas amarle, dile cuanto has de hacer por su amor, dile de tus proyectos en el apostolado, dile que harás todo por cumplir su voluntad. Niño Dios, haz que te ame cada día más, no permitas que me separe de Vos.

Mira al Niño Jesús en tus brazos, a quien arrullan unos pobres padres y festejan unos sencillos pastores en un establo, es al propio tiempo adorado y alabado como Dios de cielos y tierra por miles de Ángeles…Y mientras padece frío, viste los campos de flores, y esmalta de verdor las praderas y cubre de hojas los árboles…Y duerme en un establo, es honrado en un trono de gloria eterna en lo más excelso de los cielos…

Ahora, acércate a su pecho, escucha los latidos de ese Sagrado Corazón, que siempre ardió en amor a los hombres. Tú viniste a poner fuego en la tierra de mi corazón, y nada deseas tanto como verlo abrasado en las llamas de tu amor…Te humillaste Señor por mí hasta hacerte hombre por mi amor.

Hoy Jesús mío estás nuevamente aquí en el Santísimo Sacramento, humillándote nuevamente por conquistar mi amor. Señor quiero en este día pedirte que me alcances la virtud de la humildad que Tú me has enseñado tantas veces especialmente, al hacerte hombre, al nacer en un pesebre pobre y frío y también quedándote aquí en el Santísimo Sacramento.
María y José, preparad una cuna en mi corazón, que quiero albergar en ella a vuestro hijo Jesús…
No la desprecies, Jesús; ven y acepta, tal cual es, la casa pobrecita de mi corazón… Adórnala Tú, purifícala Tú con todas las virtudes especialmente la virtud de la humildad, y conságrala para tu morada, y sea mi corazón tu lugar de descanso y recreo eternamente. Amén.




  • Preguntas o comentarios al autor
  • P. Antonio Rivero LC





     

     
    Publicar un comentario sobre este artículo

     Nombre

     Email (no será publicado)

     País

    Comentario



    Escriba las letras como aparecen



    * Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
         Herramientas del Artículo:
    Arriba
    .
    Ver más artículos del tema
    .
    Preguntas o comentarios
    .
    ¿En donde estoy?
    .
    Hacer un donativo
    Envíalo a un amigo
    .
    Formato para imprimir
    .
    Descargar en PDF
    .
    Descargarlo a tu Palm
    .
      Suscripción canal RSS

    Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
    DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

    Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
    Servicios por email Servicios por email
    Foros Foro de círculo de oración
    Mapas Mapa de Aprende a orar
    Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
    Comentarios Comentarios al editor de esta sección
    Biblioteca Documentos de apoyo de Aprende a orar
    Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
    Donativos Hacer un donativo
    Evangelio meditado
    Reflexión diaria
    Tiempo de Adviento
    Cuaresma
    Pascua
    Dios y personajes de la Biblia
    Jesucristo
    Eucaristía
    María
    El dolor y la muerte
    La Fe
    La oración
    Ser cristiano hoy
    Cuentos
    Reflexiones Papa Francisco
    Habla con Dios
    Cambia tu vida
    Devocionario
    Libros de meditación y oración
     
    Lista de correo


    Suscribir
    Cancelar suscripción
    Consultores de la sección
    Acompañamiento y ayuda espiritual. Dudas acerca de la oración y la vida espiritual en general; problemas de fe y de cuestiones morales y éticas. En general, cualquier duda acerca del desarrollo espiritual y apostólico en tu vida
    Ver todos los consultores
    Apoyan a la sección
    Buscadores del Reino
    Adoración Real, Perpetua y Universal al Santísimo Sacramento
    Asociación Cultural Salvadme Reina de Fátima
    María Visión
    Espacio Sagrado

    Ver todas las alianzas que apoyan a la sección

    Eventos
    Ejercicios Espirituales Ignacianos
    Estricto retiro espiritual
    Ver todos los eventos

    Encuesta
    El Taller de oración interactivo de Catholic.net me ha servido para:
    Cambiar el concepto que yo tenía de la oración
    Controlar mejor mis pensamientos e imaginación durante la oración
    Cuidar el tiempo, el lugar, la postura y el contenido de mi oración
    Dedicar más tiempo a la oración
    Darle una mayor importancia a la oración en mi vida
    No me ha servido para nada
    No conozco el taller de oración de Catholic.net
    > Ver resultados
    > Ver todas las encuestas
    Foro de círculo de oración
    ¡Participa!
    Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
    © 2014 Catholic.net Inc.
    Todos los derechos reservados
    El lugar de encuentro de los católicos en la red