> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Aprende a orar | sección
Reflexión diaria | categoría
Ser cristiano hoy | tema
Autor: Pedro García, Misionero Claretiano
Los hijos adolescentes
Meditación. Época de la vida en la que los adolescentes se abren a vivir y amar
 
Hay una época en la vida del hombre y de la mujer que resulta interesante, encantadora, y viene a ser la alegría clamorosa del hogar. Nos referimos a la adolescencia, en la que el muchacho y la muchacha se abren de lleno a la vida y al amor.

Pero esos encantos del adolescente están llenos también de preocupaciones hondas, que muchas veces resultan un auténtico quebradero de cabeza para los papás. Los quinceañeros son, por igual, la ilusión más grande de los papás y el mayor de los problemas familiares.

Si este hecho de la naturaleza del hombre ha sido siempre así, hoy reviste caracteres mucho más serios que en otras épocas. La rebeldía actual de los jóvenes, con todo lo que tiene de valiosa, tiene también planteado a la familia y a la sociedad un desafío que debe ser aceptado.

Se dice que hoy es muy difícil ser papás, y es cierto. El amor ha de conjugarse con la firmeza, con la comprensión, con la condescendencia, con la conciencia propia de los papás, los cuales han de respetar la dignidad personal de los hijos y darles libertad a la vez que imponerse una prudente vigilancia.

Siempre con nuestro pensamiento en Jesucristo, volvemos instintivamente la mirada a Nazaret.
Jesús fue un adolescente. Un chico que se abrió a la vida como cualquiera de nosotros. Un mocito que empezó a tratar a José de hombre a hombre, como de hijo a padre. Un muchacho en quien su Madre tenía fijos los ojos y a la que Él se le abría como a la mejor amiga y confidente.

Jesús ha sido un adolescente ideal, que atraía las miradas, ganaba los corazones y no perturbaba ninguna conciencia...

Indiscutiblemente, que Jesús vio cómo José le trató del modo más atinado que hoy dictan la sicología y la pedagogía de los mejores maestros, que aconsejan al papá:
Para tener un hijo cabal, y ser tú respetado, aceptado y amado por él, trátalo
- de pequeño como tutor que lo cuida;
- después, como maestro que lo forma;
- ya crecido, como amigo con quien se comparte todo.

Pero, en todos los casos, con la conciencia de que eres ante todo y sobre todo su padre, y son siempre paternales la tutela, la formación y la amistad con que lo tratas.

La madre desempeña en este proceso un papel muy importante. Intuitiva y amorosa, sabe adelantarse a los problemas que surgen en el desarrollo normal del adolescente, y si se gana la confianza del hijo o de la hija, la adolescencia se convierte en el tiempo más propicio para la formación.

Cuando así se han ganado los papás la confianza del hijo o la hija adolescentes, viene en éstos el recuerdo que no se olvida nunca.

Un día le preguntó el papá al hijo que se marchaba a Estados Unidos para acabar sus estudios y con intención de establecerse en la gran nación, donde ya estaba la novia:
- Robert, ¿te llevas algún recuerdo malo de tu padre?
- No, papá. Siempre he visto en ti a un hombre cabal.
- Un hombre y un cristiano. Por ti, tu padre ha sabido mantenerse siempre en línea con Dios. No he cedido nunca a la tentación de portarme mal, de darte un solo mal ejemplo.

Pasaron los años. Y anciano el papá, recibió la carta del hijo:
- Papá, he sentido más de una vez la tentación de portarme mal. Pero, por el ejemplo que me dio mi padre, no he dado un paso en falso ni una sola vez. Cuando Dios te llame, vete en paz, que tu hijo te seguirá bendiciendo en la tierra.

Y aquella hija --cuyos papás se habían llevado el primer premio nacional sobre la familia--, que le dice cariñosamente a la madre y en tono de desafío:
- Mamá, ten presente que te voy a ganar. Yo no voy a ser menos que mi madre.

Casos como éstos no se improvisan. Vienen de lejos. Y la adolescencia es la época mejor para esta formación esmerada que pueden impartir los papás.

Para muchas cosas, la niñez es prematura, pues el niño no vislumbra el porvenir.

La juventud avanzada, con todo lo que tiene de buena, resulta a veces tardía. Se perdió la ocasión que ofrecía una edad más temprana.
Por eso, hay que aprovechar el momento oportuno.

Y esos años que van, en términos generales, de los doce a los dieciséis, son una circunstancia única e irrepetible.

El hijo y la hija adolescentes se miran en los papás. ¡Qué suerte si los encuentran intachables!
El hijo y la hija adolescentes empiezan a soñar en el amor. ¡Qué suerte si lo miran siempre puro!
El hijo y la hija adolescentes se encuentran ante la primera crisis de la fe y de la piedad. ¡Qué suerte si la superan tal como se les enseña en la actual preparación para la Confirmación, dispensada con tanta solicitud por la Iglesia en todas las parroquias!...

¡Adolescentes!... Simpáticos, queridos y turbadores adolescentes...

Suelen dar algo y bastante miedo. Normalmente, suelen causar malos ratos de inquietud en los papás y en los educadores. Pero, ¡hay que ver cómo los debe mirar Aquél que fue adolescente como ellos en la casa de Nazaret!...
 

 
 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
Descargarlo a tu Palm
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foro de círculo de oración
Mapas Mapa de Aprende a orar
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Aprende a orar
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
Evangelio meditado
Reflexión diaria
Tiempo de Adviento
Cuaresma
Pascua
Dios y personajes de la Biblia
Jesucristo
Eucaristía
María
El dolor y la muerte
La Fe
La oración
Ser cristiano hoy
Cuentos
Reflexiones Papa Francisco
Habla con Dios
Cambia tu vida
Devocionario
Libros de meditación y oración
 
Lista de correo


Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores de la sección
Acompañamiento y ayuda espiritual. Dudas acerca de la oración y la vida espiritual en general; problemas de fe y de cuestiones morales y éticas. En general, cualquier duda acerca del desarrollo espiritual y apostólico en tu vida
Ver todos los consultores
Apoyan a la sección
Buscadores del Reino
Adoración Real, Perpetua y Universal al Santísimo Sacramento
Asociación Cultural Salvadme Reina de Fátima
María Visión
Espacio Sagrado

Ver todas las alianzas que apoyan a la sección

Eventos
Ejercicios Espirituales Ignacianos
Estricto retiro espiritual
Ver todos los eventos

Encuesta
El Taller de oración interactivo de Catholic.net me ha servido para:
Cambiar el concepto que yo tenía de la oración
Controlar mejor mis pensamientos e imaginación durante la oración
Cuidar el tiempo, el lugar, la postura y el contenido de mi oración
Dedicar más tiempo a la oración
Darle una mayor importancia a la oración en mi vida
No me ha servido para nada
No conozco el taller de oración de Catholic.net
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foro de círculo de oración
¡Participa!

Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red