> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Aprende a orar | sección
Reflexión diaria | categoría
Ser cristiano hoy | tema
Autor: SS Juan Pablo II | Fuente: Camino de María
3. Oración de acción de gracias al Padre
Es una oración llena de alabanza, abandono a la voluntad del Padre, y, por lo que se refiere a nosotros, llena de súplica y petición de perdón.
 

Audiencia miércoles 29 de julio de 1997


1. La oración de Jesús como Hijo ´salido del Padre´ expresa de modo especial el hecho de que El ´va al Padre´ (Cfr. Jn 16, 28). ´Va´, y conduce al Padre a todos aquellos, que el Padre ´le ha dado´ (Cfr. Jn 17). Además, a todos les deja el patrimonio duradero de su oración filial: ´Cuando oréis, decid: ¡Padre nuestro...!´ (Mt 6, 9; cfr. Lc 11, 2). Como aparece en esta fórmula que enseñó Jesús, su oración al Padre se caracteriza por algunas notas fundamentales: es una oración llena de alabanza, llena de un abandono ilimitado a la voluntad del Padre, y, por lo que se refiere a nosotros, llena de súplica y petición de perdón. En este contexto se sitúa de modo especial la oración de acción de gracias.

2. Jesús dice: ´Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y tierra, porque ocultaste estas cosas a los sabios y discretos y las revelaste a los pequeñuelos...´ (Mt 11, 5). Con la expresión ´Te alabo´, Jesús quiere significar la gratitud por el don de la revelación de Dios, porque ´nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquél a quien el Hijo quisiere revelárselo´ (Mt 11, 27). También la oración sacerdotal (que hemos analizado en la anterior catequesis), si bien posee el carácter de una gran petición que el Hijo hace al Padre al final de su misión terrena, al mismo tiempo está también impregnada en un profundo sentido de acción de gracias. Se puede incluso decir que la acción de gracias constituye el contenido esencial no sólo de la oración de Cristo, sino de la misma intimidad existencial suya con el Padre. En el centro de todo lo que Jesús hace y dice, se encuentra la conciencia del don: todo es don de Dios, Creador y Padre; y una respuesta adecuada al don es la gratitud, la acción de gracias.

3. Hay que prestar atención a los pasajes evangélicos, especialmente a los de San Juan, donde esta acción de gracias se pone claramente de relieve. Tales, por ejemplo, la oración con motivo de la resurrección de Lázaro: ´Padre te doy gracias porque me has escuchado´ (Jn 11, 41). En la multiplicación de los panes (junto a Cafarnaún) ´Jesús tomó los panes y, dando gracias, dio a los que estaban recostados, e igualmente de los peces...´ (Jn 6, 11). Finalmente, en la institución de la Eucaristía, Jesús, antes de pronunciar las palabras de la institución sobre el pan y el vino ´dio gracias´ (Lc 22, 17; cfr., también Mc 14,23; Mt 26, 27). Esta expresión la usa respecto al cáliz del vino, mientras que con referencia al pan se habla igualmente de la ´bendición´. Sin embargo, según el Antiguo Testamento, ´bendecir a Dios´ significa también darle gracias, además de ´alabar a Dios´, ´confesar al Señor´.

4. En la oración de acción de gracias se prolonga la tradición bíblica, que se expresa de modo especial en los Salmos. ´Bueno es alabar a Yahvéh y cantar para tu nombre, oh Altísimo... Pues me has alegrado, oh Yahvéh, con tus hechos, y me gozo en las obras de tus manos´ (Sal 91/92, 2-5). ´Alabad a Yahvéh, porque es bueno, porque es eterna su misericordia. Digan así los rescatados de Yahvéh... Den gracias a Dios por su piedad y por los maravillosos favores que hace a los hijos de los hombres. Y ofrézcanle ale sacrificios de alabanza ¨ (zebah todah) (Sal 106/197, 1.2.21-22). ´Alabad a Yahvéh porque es bueno, porque es eterna su misericordia... Te alabo porque me oíste y fuiste para mí la salvación... Tú eres mi Dios, yo te alabaré; mi Dios, yo te ensalzaré´ (Sal 117/118, 1.21.28). ´¿Qué podré yo dar a Yahvéh por todos los beneficios que me ha hecho? Te ofreceré sacrificios de alabanza e invocaré el nombre de Yahvéh´ (Sal 115/116, 12.17). ´Te alabaré por el maravilloso modo con que me hiciste; admirables son tus obras, conoces del todo mi alma´ (Sal 138/139,14). ´Quiero ensalzarte, Dios mío, Rey, y bendecir tu nombre por los siglos´ (Sal 144/145, 1).

5. En el Libro del Eclesiástico se lee también: ´Bendecid al Señor en todas sus obras. Ensalzad su nombre, y uníos en la confesión de sus alabanzas. Alabadle así con alta voz: Las obras del Señor son todas buenas, sus órdenes se cumplen a tiempo, pues todas se hacen desear a su tiempo... No ha lugar a decir: ¿Qué es esto, para qué esto? Todas las cosas fueron creadas para sus fines´ (Sir 39, 19-21.26). La exhortación del Eclesiástico a ´bendecir al Señor´ tiene un tono didáctico.

6. Jesús acogió esta herencia tan significativa para el Antiguo Testamento explicitando en el filón de la bendición (confesión) alabanza la dimensión de acción de gracias. Por eso se puede decir que el momento culminante de esta tradición bíblica tuvo lugar en la última Cena cuando Cristo instituyó el sacramento de su Cuerpo y de su Sangre el día antes de ofrecer ese Cuerpo y esa Sangre en el Sacrificio de la cruz. Como escribe San Pablo: ´El Señor Jesús, en la noche en que fue entregado, tomó el pan y, después de dar gracias, lo partió y dijo: ´Esto es mi Cuerpo, que se da por vosotros; haced esto en memoria mía´ (1 Cor 11, 23-24). Del mismo modo, los evangelistas sinópticos hablan también de a acción de gracias sobre el cáliz: ´Tomando el cáliz después de dar gracias, se lo entregó, y bebieron de él todos. Y les dijo. ´esta es mi Sangre de a alianza, que es derramada por muchos´ (Mc 14, 23-24; cfr. Mt 26.27; Lc 22, 17).

7. El original griego de la expresión ´dar gracias´ es ´ucaris thsaz´ (de´eujaristein´), de donde Eucaristía así pues, el Sacrificio del Cuerpo y de la Sangre instituido como el Santísimo Sacramento de la Iglesia, constituye el cumplimiento y al mismo tiempo la superación de los sacrificios de bendición y de alabanza, de los que se habla en los Salmos (zebah todah) Las comunidades cristianas, desde los tiempos más antiguos, unían la celebración de la Eucaristía a acción de gracias, como demuestra el texto de la ´Didajé´ (escrito y compuesto entre finales del siglo I y principios del II, probablemente en Siria, quizá en la misma Antioquía):

´Te damos gracias, Padre nuestro, por la santa vida de David tu Siervo, que nos has hecho desvelar por Jesús tu Siervo...´

´Te damos gracias, Padre nuestro, por la vida y el conocimiento que nos has hecho desvelar por Jesucristo, tu Siervo´

´Te damos gracias, Padre santo, por tu santo nombre, que has hecho habitar en nuestros corazones, y por el conocimiento, la fe y la inmortalidad que nos has hecho desvelar por Jesucristo tu Siervo´ (Didajé 9, 2-3; 10, 2).

8. El Canto de acción de gracias de la Iglesia que acompaña la celebración de la Eucaristía, nace de lo íntimo de su corazón, y del Corazón mismo del Hijo, que vivía en acción de gracias. Por eso podemos decir que su oración, y toda su existencia terrena, se convirtió en revelación de esta verdad fundamental enunciada por la Carta de Santiago: ´Todo buen don y toda dádiva perfecta viene de arriba, desciende del Padre de las luces ´ (Sant 1,17).Viviendo en la acción de gracias, Cristo, el Hijo del hombre, el nuevo ´Adán´, derrotaba en su raíz misma el pecado que bajo el influjo del ´padre de la mentira´ había sido concebido en el espíritu ´del primer Adán´ (Cfr. Gen 3) La acción de gracias restituye al hombre la conciencia del don entregado por Dios ´desde el principio´ y al mismo tiempo expresa la disponibilidad a intercambiar el don: darse a Dios, con todo el corazón y darle todo lo demás. Es como una restitución, porque todo tiene en El su principio y su fuente.

´Gratias agamus Domino Deo nostro´: es la invitación que la Iglesia pone en el centro de la liturgia eucarística. También en esta exhortación resuena fuerte el eco de la acción de gracias, del que vivía en la tierra el Hijo de Dios. Y la voz del Pueblo de Dios responde con un humilde y gran testimonio coral: ´Dignum et iustum est´, ´es justo y necesario´.








 

 
 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
 
 
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foro de círculo de oración
Mapas Mapa de Aprende a orar
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Aprende a orar
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
Evangelio meditado
Reflexión diaria
Tiempo de Adviento
Cuaresma
Pascua
Dios y personajes de la Biblia
Jesucristo
Eucaristía
María
El dolor y la muerte
La Fe
La oración
Ser cristiano hoy
Cuentos
Reflexiones Papa Francisco
Habla con Dios
Cambia tu vida
Devocionario
Libros de meditación y oración
 
Lista de correo


Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores de la sección
Acompañamiento y ayuda espiritual. Dudas acerca de la oración y la vida espiritual en general; problemas de fe y de cuestiones morales y éticas. En general, cualquier duda acerca del desarrollo espiritual y apostólico en tu vida
Ver todos los consultores
Apoyan a la sección
Buscadores del Reino
Adoración Real, Perpetua y Universal al Santísimo Sacramento
Asociación Cultural Salvadme Reina de Fátima
María Visión
Espacio Sagrado

Ver todas las alianzas que apoyan a la sección

Eventos
Ejercicios Espirituales Ignacianos
Estricto retiro espiritual
Ver todos los eventos

Encuesta
El Taller de oración interactivo de Catholic.net me ha servido para:
Cambiar el concepto que yo tenía de la oración
Controlar mejor mis pensamientos e imaginación durante la oración
Cuidar el tiempo, el lugar, la postura y el contenido de mi oración
Dedicar más tiempo a la oración
Darle una mayor importancia a la oración en mi vida
No me ha servido para nada
No conozco el taller de oración de Catholic.net
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foro de círculo de oración
¡Participa!

Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red