> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Aprende a orar | sección
Cambia tu vida | categoría
Programa de vida | tema
Autor: Catholic.net | Fuente: Catholic.net
Día 1 La lengua mentirosa
Las mentiras se dan en forma de: engaños, verdades a medias, exageraciones y adulaciones.
 
Día 1  La lengua mentirosa
Día 1 La lengua mentirosa


“Abomina el Señor los labios mentirosos;
los que obran fielmente ésos le son gratos.” Proverbios 12,22



Todo lo que hacemos y decimos debe basarse en la verdad; las mentiras establecen una base vacilante en cualquier relación. Las mentiras se dan en cuatro formas principales: engaños, verdades a medias, exageraciones y adulaciones. Hablaremos de las adulaciones en otro capítulo.


Engaños

Cuando abrí mi correo y vi la carta de Internal Revenue Service (Servicio Interno de Ingresos) mi corazón no latió como lo hacía en el pasado. Yo temía las auditorías de mis regresos de impuestos. Habiendo sido un fiel pagador del diezmo desde los dieciocho años, he aprendido a través de los años de mantener un buen registro de mis donaciones de caridad porque esto generalmente ocasiona una auditoría. Sin embargo, yo tendía a ser bastante creativa en la interpretación de la ley de impuestos en otros aspectos de la devolución.

Mientras me encontraba sosteniendo el sobre, sabía que, fuera la que fuera la naturaleza de la indagación, todo estaría bien, ya que tenía soporte de todas las deducciones tomadas. No podía evitar recordar una auditoría en particular muchos años atrás en la que fingí ignorancia de la ley del impuesto para justificar mi reclamo de un gasto educacional no deducible. Mientras estaba sentada delante del auditor tratando de aparecer inocente, pensaba, ¡Dios va a golpearme la cabeza por mentir! Toda mi vida, mis maestros del Domingo me enseñaron que Dios no tolera a los mentirosos. Sin embargo, yo había sucumbido ante la tentación de una devolución mayor de impuestos. Entonces, sentada allí empleando la más descarada forma de mentir –viejo engaño sencillo. Decidí entonces que la vida es demasiado corta para soportar la ansiedad y el remordimiento por unos cuantos dólares extras. Pedro nos advierte, “Así pues, el que de veras ama la vida y quiere vivir días dichosos, refrene su lengua del mal, y sus labios no se desplieguen a favor de la falsedad”. (1 Pedro 3,10)

¿Por qué algunas gentes practican el engaño? Muchos lo hacen por una ganancia financiera, por ventajas sociales, para esconder actos inmorales, o para obtener otros “beneficios”. Jacob, cuyo nombre significa “tramposo”, conspiró junto con su madre y engañó a su padre para que le diera la bendición de primogenitura que le pertenecía a su hermano Esau (Génesis 27). Cuando Esaú descubrió el engaño amenazó con matarlo. Jacob fue obligado a irse del pueblo y a ir a vivir con su tío Laban. A pesar de eso tuvo que cosechar las semillas de engaño que había sembrado. Laban engaño a Jacob casándolo con su hija Lía, a quien Jacob no amaba. Laban además engañó a Jacob cambiándole varias veces los términos de su acuerdo de trabajo. Jacob fue obligado a trabajar 14 años para casarse con Raquel, a quien él amaba. Finalmente, como dejó de ser engañador y se arrepintió, Dios lo bendijo más allá de su salvaje imaginación.

Jacob regresó a su hogar después de muchos años con una hermosa familia, gran abundancia, y un nuevo nombre: Israel.

Comprometerse con el engaño es una bofetada en la cara de Dios y tiene terribles consecuencias. Cuando decidimos no confiar en que Él manejará una situación, nosotros, en esencias, estamos decidiendo que Él es un mentiroso y que está renegando a su promesa de satisfacer toda necesidad. Procedemos entonces a actuar a nuestra manera por cualquier medio que consideremos necesario –aún hasta engañando.

Haciendo esto estamos perdiendo la buena vida que Dios tiene planeada para nosotros.


Verdades a medias

Joan Smith tomó como día de descanso el lunes. Ella regresó a trabajar el martes y le explicó a su jefe que había faltado porque su anciana madre había sido hospitalizada. La verdad del asunto es que Joan había pasado solo dos horas en el hospital y seis horas comprando! El objetivo de Joan era que su jefe creyera que ella se había pasado el día completo al lado de la cama de su madre. Ella dijo una mitad a medias.

Alguna vez fui la reina de las verdades a medias y me había convencido a mi misma de que aún actuaba con integridad. Una de mis favoritas verdades a medias era la de culpar a mis llaves perdidas por haber llegado tarde a una cita. Parecía que yo siempre dejaba mis llaves fuera de lugar; sin embargo, normalmente podía encontrarlas en pocos minutos en alguno de los lugares donde yo sabía que debía buscar. La verdadera razón de mis retardos era normalmente mi mal manejo del tiempo. Cuando yo ofrecía mi disculpa, yo racionalizaba que lo que estaba diciendo era verdad: yo realmente había buscado las llaves. Pero ignoraba el hecho de que la información no revelada, como los minutos extras que me habían quedado en la cama o mi decisión de terminar con una tarea insignificante, hubieran provocado que el oyente tuviera una opinión diferente acerca de mí. Finalmente, mi marido me hizo darme cuenta de la penosa realidad de que cualquier intento de engañar es una mentira –punto.

Se me hace interesante que la palabra “integridad” derive de “entero”, que es un término matemático. Un entero es un número completo, lo opuesto a una fracción. Cuando somos íntegros, decimos la verdad completa y no solo una fracción o parte de ella. Alguien fue muy consciente de las múltiples maneras que hay de mentir cuando sugirió que en los juramentos de la corte las personas deberían decir “la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.”


Exageraciones

¿Embellece usted sus historias frecuentemente para obtener mayor atención de quien lo escucha? Exagerar puede parecer inofensivo, pero es otra forma de mentir. El peligro al exagerar es que las personas que están familiarizadas con la propensión de una persona a estirar la verdad, descontarán todo lo que ella diga. Esta es la paradoja de la exageración; una persona estira la verdad para que ésta suene más creíble, pero entonces pierde su credibilidad porque exagera. Yo conozco a varias personas estiradoras de la verdad. Sus palabras favoritas incluyen términos absolutos como: “todos”, “nadie” y “siempre”. Sus amigos bromeando advierten, “Ahora, tu sabes que solo debes creerle la mitad de lo que diga.” Que terrible acusación. ¿Es así como le gustaría que lo vieran?

Cuando se relata una historia o un incidente, es bueno contarlo con entusiasmo; solo evite las exageraciones. Apéguese a los hechos al pie de la letra y resista al impulso de ser el centro de atención comprometiéndose con esta forma de mentir.

Dios ha sellado el destino de todos los mentirosos: “Todos los mentirosos tendrán su lugar en el lago que se quema con fuego y azufre, que es la segunda muerte” (REVELACION 21:8 NKJV). Muerte significa separación. La primera muerte es la separación del espíritu del cuerpo, la segunda muerte es la separación eterna del espíritu de Dios. La separación eterna del Padre es un precio muy alto para pagar por cualquier forma de engaño.

El salmista sabía las consecuencias del engaño y constantemente imploraba a Dios que lo alejara de este abismo. Considere su ruego. “Libra mi alma, oh Señor, de labios mentirosos, y de una lengua engañadora” (Salm 120,2) ¿Ha confiado en Dios diciendo la verdad y dejándole las consecuencias a Él, o necesita unirse al salmista en su oración de salvación?


LA AFRIMACIÓN DE HOY

“Mi boca habla lo que es verdad, mis labios detestan la maldad. Todas las palabras de mi boca son justas, ninguna de ellas es torcida ni perversa” (Proverbios 8,7-8).




 

 
 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
 
 
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foro de círculo de oración
Mapas Mapa de Aprende a orar
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Aprende a orar
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Donativos Hacer un donativo
Evangelio meditado
Reflexión diaria
Habla con Dios
Cambia tu vida
¡Confiésate hoy!
Programa de vida
Devocionario
Libros de meditación y oración
 
Lista de correo


Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores de la sección
Acompañamiento y ayuda espiritual. Dudas acerca de la oración y la vida espiritual en general; problemas de fe y de cuestiones morales y éticas. En general, cualquier duda acerca del desarrollo espiritual y apostólico en tu vida
Ver todos los consultores
Apoyan a la sección
Buscadores del Reino
Adoración Real, Perpetua y Universal al Santísimo Sacramento
Asociación Cultural Salvadme Reina de Fátima
María Visión
Espacio Sagrado

Ver todas las alianzas que apoyan a la sección

Eventos
Ejercicios Espirituales Ignacianos
Estricto retiro espiritual
Ver todos los eventos

Encuesta
El Taller de oración interactivo de Catholic.net me ha servido para:
Cambiar el concepto que yo tenía de la oración
Controlar mejor mis pensamientos e imaginación durante la oración
Cuidar el tiempo, el lugar, la postura y el contenido de mi oración
Dedicar más tiempo a la oración
Darle una mayor importancia a la oración en mi vida
No me ha servido para nada
No conozco el taller de oración de Catholic.net
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foro de círculo de oración
¡Participa!

Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red