> English

> Français

El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Abogados católicos | sección
Actualidad | categoría
Artículos de Opinión | tema
Autor: Francisco Rodríguez Barragán | Fuente: Análisis digital
Los cristianos en la Iglesia
Entristece ver que hay cristianos que se declaran partidarios de Jesús pero critican y atacan constantemente a la Iglesia
 
Los cristianos en la Iglesia
Los cristianos en la Iglesia
Me entristece ver que hay cristianos que se declaran partidarios de Jesús pero critican y atacan constantemente a la Iglesia. Para ellos la Iglesia es una institución de poder que oscurece y deforma el mensaje de Jesús, a la que hay que combatir y criticar sin descanso. Pienso que anda extraviados sin entender la naturaleza y el misterio de la Iglesia.

Cuando Jesús resucitado se aparece a Pablo, el fariseo que quiere acabar con los seguidores del Crucificado, en el camino de Damasco, no le pregunta por qué persigue a sus discípulos, sino por qué lo persigue a Él. Yo soy Jesús a quien tú persigues. Pablo entiende que entre Jesús y sus seguidores, la iglesia que nace de su muerte y resurrección, hay una unidad misteriosa cuya naturaleza tratará de explicar a las comunidades que va formando.

Jesús habló de su Iglesia con un edificio levantado por Él mismo sobre la piedra de Pedro. Pablo desarrollará esta idea de edificio en su carta a los de Éfeso para explicar que la Iglesia edificada por los apóstoles sobre la piedra angular que es el mismo Cristo, se va formando por todos los fieles que entran en ella como piedras vivas, para ser por medio del Espíritu Santo, el templo de Dios.

Para los de Corinto Pablo compara la Iglesia con el Cuerpo mismo de Cristo. Jesús es la cabeza y los cristianos los miembros de este Cuerpo que viven su misma vida a través de la Eucaristía. Cristo vive en nosotros y nosotros vivimos en Cristo. Como miembros de ese Cuerpo ocupamos un lugar en la Iglesia. Si no queremos estar en la Iglesia tampoco estaremos unidos a Jesús, ya que su presencia real y el anuncio del evangelio a través del tiempo y del mundo en su integridad se realiza en la Iglesia.

Cuando Pablo escribe a los de Éfeso sobre el matrimonio aprovecha la ocasión para hablar de la Iglesia como Esposa de Cristo. El mismo Jesús se había comparado con el novio, con el esposo. Cuando los fariseos le reprochan a Jesús que sus discípulos no ayunan como hacían los de Juan el Bautista, le responde que mientras el novio está con ellos no tienen que ayunar. En el Antiguo Testamento el amor de Dios a su pueblo se presenta muchas veces como amor esponsal. El amor de Cristo a su Iglesia por la que entregó su vida y la regeneró con el agua y la palabra, muestra una vez más la íntima unión que existe entre Jesús y su Iglesia.

No se pueden separar las dos realidades, Jesús y la Iglesia. Rechazar la Iglesia invocando a Jesús me parece un dislate que no se sostiene. Cuando confesamos nuestra fe decimos que creemos en la Iglesia. Quien no crea en ella no comparte nuestra fe.

Pero si la Iglesia es santa porque tiene por cabeza a Cristo y está vivificada por el Espíritu Santo, los que formamos parte de ella no lo somos. Cada vez que asistimos a la Eucaristía tenemos que comenzar confesando nuestros pecados y arrepintiéndonos de ellos, aunque es posible que muchos lo hagamos de forma rutinaria e incluso hayamos perdido conciencia de que somos pecadores, necesitados de perdón y misericordia. Lo mismo cuando rezamos el Padre nuestro pedimos perdón de nuestras ofensas y en el avemaría pedimos la protección de la Virgen alegando nuestro pobre título de pecadores.

Formamos parte de una Iglesia santa, pero todos somos pecadores a quienes se nos ofrece el regalo del perdón y la misericordia. Si nos critican por nuestra falta de coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos, tenemos que aceptarlo. Pero los que merecen el reproche y la crítica somos las personas, individualmente consideradas, pero no la Iglesia que nos urge a amarnos, a amar a nuestros enemigos, a servir a todos, a anunciar la buena noticia de que Dios nos ama y nos regala su perdón.

Quisiera animar a los cristianos a amar a la Iglesia apasionadamente y a seguir a Jesús con fidelidad, y que las ocurrencias de los que atacan a la Iglesia no hagan vacilar nuestra fe.


Francisco Rodríguez Barragán
Licenciado en Derecho, Geografía e Historia




 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
Descargarlo a tu Palm
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foro para Abogados y legisladores católicos
Mapas Mapa de Abogados católicos
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Abogados católicos
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Chat Chat
Donativos Hacer un donativo
• Asociaciones de Abogados Catolicos
• Temas selectos del Catecismo de la Iglesia
• Acerca del Derecho
• Bioderecho
• Actualidad
• Noticias
• Tiempo de elecciones
• Artículos varios
• Boletines
• Artículos de Opinión
• Católicos y vida pública
• Muy interesante
• Declaraciones
• Cursos en Línea
• Magisterio de la Iglesia y los Juristas
• El Abogado y la Política
• El Abogado , Matrimonio y Familia
• Derechos Humanos
• Ley y Mandamientos
• Virtudes del Abogado Católico
• Biografias de Juristas Católicos
Lista de correo
Una excelente fuente de información para los juristas que desean saber más sobre la postura de la Iglesia respecto a su profesión, ante temas tan actuales como: aborto, eutanasia, divorcio, justicia social, entre mucho otros.

Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores de la comunidad
Consultas acerca de la recta aplicación de las leyes, de acuerdo con los criterios cristianos
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• E-cristians
• Matrimonio Nulo.com
• Colegio de Abogados Católicos de México
• Ius Canonicum, estudiosos del Derecho Canónico
• Corporación de Abogados Católicos

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad

Eventos de la comunidad
Conferencia "La Sábana Santa"
Conferencia sobre la síndone (La Sábana Santa)
Ver todos los eventos

Encuesta
¿Te gustaría mejorar tu comunicación con Dios?
Sí, lo necesito, pero no sé cómo ni tengo quién me enseñe
Sí, hago un poco de oración al día, pero quiero mejorar
Realmente me urge, llevo tiempo buscando eso
Sí, pero creo que no soy capaz
Creo que eso es para sacerdotes y monjas, no para mí
Sé que lo necesito, pero no estaría dispuesto a ir a un curso de oración
Lo he intentado muchas veces y no lo logro, no es para mí
Estoy satisfecho con mi vida de oración
No lo considero importante en mi vida, hay cosas prioritarias
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foro para Abogados y legisladores católicos
¡Participa!
Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red