> English
> Français
> Italiano
El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
 
Tus Favoritos   |   Página de Inicio   |   Recomiéndanos   |   Opiniones   |   Suscríbete
Abogados católicos | sección
Magisterio de la Iglesia y los Juristas | categoría
Autor: . | Fuente: Zenit.org
El Bien Común
Concepto del Bien Común, algunas definiciones de los Papas
 
El  Bien Común
El Bien Común


1. Concepto del Bien Común.

1. Algunas definiciones de los Papas.

El bien común temporal es el fin especifico del Estado. El bien común de orden temporal consiste en una paz y seguridad de las cuales las familias y cada uno de los individuos pueden disfrutar en el ejercicio de sus derechos, y al mismo tiempo en la mayor abundancia de bienes espirituales y materiales que sea posible en esta vida mortal mediante la concorde colaboración los activa de todos los ciudadanos.

Pío XI: "Divinis illius magistri"
Toda actividad del Estado, política y económica, está sometida a la realización permanente del bien común; es decir de aquellas condiciones externas que son necesarias al conjunto
de los ciudadanos para el desarrollo de sus cualidades y de sus oficios, de su vida material, intelectual y religiosa.

Pío XII: Radio mensaje Navidad 1942
Un sano concepto del bien común abarca todo un conjunto de condiciones sociales que permitan a los ciudadanos el desarrollo expedito y pleno de su propia perfección.

Juan XXIII: "Mater et Magistra"
En la época actual se considera que el bien común consiste principalmente en la defensa de los deberes y derechos de la persona humana.

Juan XXIII: " Pacem in terris"
El bien común abarca el conjunto de aquellas condiciones de la vida social, con las cuales los hombres, las familias y las asociaciones pueden lograr con mayor plenitud y facilidad su propia perfección.

Concilio Vaticano II: "Gaudium et spes"
Fines del Bien Común
El bien común concreta se en tres fines:
a) El respeto a la persona en cuanto a tal.
b) El bien común exige el bienestar social y el desarrollo del grupo mismo.
c) El bien común implica la paz, la estabilidad y la seguridad de un orden justo.

2. Interpretaciones contradictorias.

Según las ideologías el bien común tiene interpretaciones diferentes.
Los sistemas políticos colectivistas consideran el bien común como la suma de los valores sociales para el servicio de la comunidad. El individuo queda supeditado al fin de la sociedad,
se identifica el bien común con el bien social.
La ideología liberal profesa rectamente la prioridad del individuo sobre la sociedad y el Estado, pero descuida la atención a las condiciones sociales. Contra el liberalismo es preciso afirmar que el bien común tiene carácter supraindividual, es un bien social en sí mismo.
El bien común se asienta en la naturaleza humana; su centro es el hombre y no es ajeno a los planes de Dios.

II. Características del Bien Común.
El concepto teológico del bien común consiste en promover la vida virtuosa de la multitud. Algunos aspectos que caracterizan al bien común son:

1. El bien común es un bien y no un mal.
No pueden considerarse como elementos principales del bien común algunas determinaciones negativas de la vida social.
Por ejemplo frenar los vicios de la vida social mediante una actividad legislativa, sin procurar los medios necesarios para evitar que se produzcan. El bien no es la restricción del
mal.

2. El bien común no es la suma de los bienes
particulares.

Es el error de los socialismos históricos. No se trata de hacer el bien común eliminando los bienes individuales para alcanzar una suma acumulativa que luego se reparta entre todos
los ciudadanos.
La concepción colectivista del bien común es injusta, dado que tal igualitarismo es contrario a la justicia que demanda que se da cada uno lo que le pertenece.
"El bien común es el fin de las personas singulares que existen en la comunidad, como el fin del todo es el fin de las partes. Sin embargo el bien de una persona singular no es el
fin de otra." (Sto. Tomás)

3. El bien común no es lo que resta en
el reparto general.

Error del liberalismo económico. El bien común es el bien de toda la sociedad: el conjunto social se orienta a un bien general, que ha de ser compartido por todos y cada uno de los
individuos. La sociedad humana es una sociedad de personas.

El bien común, es pues el bien del todo, al cual contribuye cada uno de los individuos y en consecuencia de él participan todos. Se requiere que la participación en el bien común sea
justa. El dinamismo del bien común de un pueblo viene regido por la Cooperación común y el Reparto proporcional.
En resumen, cualquier Estado debe crear las condiciones sociales, económicas, culturales, políticas y religiosas que permitan a todos y a cada uno de los ciudadanos alcanzar la
perfección que les corresponde en su calidad de personas y en el caso de los creyentes les permita vivir como verdaderos cristianos.

III Principios morales del
Bien Común

Se enumeran los ocho principios éticos que lo regulan.

1. Bien particular y bien común no se contraponen.
No puede haber contraposición entre el bien particular y el bien común. Este es un principio básico de la antropología que explica el ser del hombre en la singularidad del individuo y
en la dimensión social de la persona.
El conflicto se presenta en la vida práctica cuando se trata de armonizar la esfera privada y la esfera publica o en los casos
en los que entran en colisión los derechos personales con las exigencias de la sociedad.
Cuando se presentan esos dos conflictos la solución no viene por la simplificación de anular una dimensión del hombre, sino por el esfuerzo de salvar las dos. Como en sea Juan Pablo
II: "La persona se ordena al bien común porque la sociedad a su vez está ordenada a la persona y a su bien, estando ambas subordinadas al bien supremo, que es Dios." Discurso Contraponer bien particular a bien público es optar por una
antropología insuficiente y es poner los cimientos de un desorden social.
Esta afirmación no va en contra de la disputa acerca de la primacía del bien común, puesto que es una discusión en el terreno teórico. Aún en esos casos no debe haber contraposición,
puesto que incluso el bien común debe respetar la ley
natural que rige la conducta singular del individuo.

2. Igualdad de los particulares ante
el bien común.


Los ciudadanos situados en el mismo plano, no pueden ser privilegiados frente a otros, ante el bien común y en la misma escala de valores. Se condenan favoritismos y se defiende la
igualdad de oportunidades y de derechos. Este principio condena el tráfico de influencias y mantiene la igualdad de todos los ciudadanos ante a ley.
Dice el Concilio Vaticano II: "Los partidos políticos deben promover todo lo que crean que es necesario para el bien común; pero nunca es lícito anteponer el propio interés al bien
común."
3. Limitaciones de los derechos de los
ciudadanos ante las demandas
del bien común.

No confundir el bien común con un bien colectivo, puesto que el bien común mira por igual al individuo/a que a la colectividad, pero en ocasiones el bien común demanda que el bien
particular, ceda ante las exigencias de la colectividad.

Pío XI: "Quedando siempre a salvo los derechos primarios y fundamentales, como el de la propiedad, algunas veces el bien común impone restricciones a estos derechos" En este
último caso el propietario debe ser recompensado convenientemente.

4. Gradualidad en la aplicación del bien común.
El bien común debe redundar en beneficio del conjunto de los ciudadanos, pero no del mismo modo ni en el mismo grado.
Han de ser beneficiados los más débiles y los más necesitados. Un trato por igual puede comportar una grave injusticia. Cierto igualitarismo social puede comportar una injusticia social generaliza.

5. El bien común abarca a todo el hombre.

El bien común no se concreta solo en los bienes económicos, sino en la riqueza de la persona, las necesidades de la familia y en el bien de las sociedades intermedias.
Ante el bien común se distinguen:
¨ Necesidades más urgentes: bienes de subsistencia física (Vivienda)
¨ Necesidades más importantes: educación, valores
éticos o religiosos, protección de la familia. Aunque las urgentes deben ser atendidas pronto, no deben hacer olvidar las verdaderamente importantes. Se debe hacer esto sin omitir aquello.

6. Valores concretos que integran el bien común .
Cada autor cataloga estos bienes según la propia ideología, además de que cada poca demanda nuevas concreciones conforme a las necesidades que su suscitan.
Se citan los siguientes:
¨ Defensa y protección del territorio propio,
¨ uso de la lengua, justa regulación jurídica,
¨ la independencia de la justicia del poder legislativo,
¨ la enseñanza,
¨ los servicios públicos (transporte, vivienda, asistencia sanitaria, comercio, agua potable, energía eléctrica,etc.;
¨ garantizar la atención en la enfermedad, viudedad,vejez, desempleo;
¨ regulación justa en el campo laboral (deberes y derechos de empresarios y trabajadores),
¨ defensa de los derechos ciudadanos, la exigencia jurídica respecto al cumplimiento de los respectivos deberes,
¨ la defensa de la libertad personal y de las libertades sociales,
¨ protección de la moralidad pública,
¨ protección del medio ambiente, la previsión de los bienes de consumo y la regulación del intercambio comercial,
¨ garantías jurídicas de protección de la libertad de la conciencia, de religión y de culto,
¨ la armonía y conjunción entre las diversas clases sociales y profesionales,
¨ la vigilancia sobre el recto funcionamiento de los poderes del Estado, etc, etc.
Por último una función genérica que no es la menos es la educación cívica a todos los niveles:
¨ cultura, preparación técnico laboral de los trabajadores,
¨ atención al arte,
¨ oferta para el ocio y descanso, etc.

7. El bien común debe respetar la ley natural.
El bien común permite el mal menor, es decir algunos de los bienes anteriores pueden ser postergados en favor de un bien mayor. El límite lo ponen los derechos exigidos por la ley
natural.
Nunca puede pasarse la frontera que fija la ley natural. Si el bien común está íntimamente ligado a la naturaleza humana es lógico que en su obtención se sigan los dictámenes de la
ley que rige esa naturaleza.
La tolerancia en el gobierno de un pueblo tiene sus límites.
El gobernante en ocasiones no puede legislar lo mejor, pero tampoco puede hacerlo permitiendo que se quebrante la ley natural.
J. Maritain dice: " El bien común ... no se mantiene en su verdadera naturaleza si no respeta aquello que es superior a el, si no está subordinado... al orden de los bienes eternos y a
los valores supra temporales de los que depende la vida humana ... . Me refiero a la ley natural y a las reglas de la justicia
y a las exigencias del amor fraterno.. a la vida del espíritu...
a la dignidad inmaterial de la verdad ... y de la belleza"

8. El bien común y el bien posible.
Una vez salvados los principios de la ley natural, al gobernante le queda un margen para buscar el bien común, sin legislar
lo mejor, sino lo que sea posible. Los documentos del Magisterio recuerdan que "la prudencia es la virtud del príncipe".
El legislador cristiano también puede encontrarse en la obligación de buscar el bien posible al legislar como reconoce Pío XII "Un político cristiano no puede - hoy menos que nunca -
aumentar las tensiones sociales internas, dramatizándolas, descuidando lo positivo y dejando perderse la recta visión de
lo racionalmente posible"

IV El bien común Internacional

La internacionalización de la vida política, demanda que el bien común sea un concepto que pase las fronteras nacionales y alarga sus límites a la comunidad internacional. En algunos
sectores se exige la internacionalización de la política, como puede ser la energía atómica, la droga, la venta de armas,el comercio entre distintas bloques de economía de mercado.
Juan XXIII dice: "Deben coordinarse de una parte, los individuos y los estados, y de otra, la comunidad mundial de todos los pueblos, cuya constitución es una exigencia urgente al
bien común universal ".
El Magisterio se adelanta a hablar del bien común internacional antes de que la geografía política se internacional izara,puesto que ninguna ideología integra tantos valores universales
como el cristianismo, as como las grandes verdades universales de la fe. El bien común en sentido cristiano integra el bien común internacional.
Este bien común de límites mundiales, persigue la Solidaridad, la "nueva virtud Cristiana" según Juan Pablo II. El Papa la define as: " Es la determinación firme y perseverante de
emplearse por el bien común; es decir, por el bien de todos y cada uno, para que todos seamos verdaderamente responsables de todos. Esta determinación se funda en la firme convicción
de que lo que frena el pleno desarrollo es aquel afán de ganancia y aquella sed de poder de la que ya se ha hablado"
La universalización de problemas es coincidente con la universalización del género humano, tal como profesa la fe católica,por lo que debe ser exigencia de la Moral Política la ocupación por todos los problemas como recomienda el Catecismo
de la Iglesia Católica Nº. 1911.

La cosmovisión de la fe cristiana, nacida del concepto universal de creación, de la condición pecadora de los hombres desde el origen, la salvación universal, as¡ como el destino último de la humanidad entera, ofrece los elementos válidos para asentar y defender una política planetaria. Ninguna orientación cultural ni religiosa profesa tantos elementos universalizadores como el cristianismo. De aquí que el mismo origen y la misma esperanza escatológica constituyan los supuestos que demandan la universalización del bien común de la humanidad entera.

Para recibir las noticias de Zenit por correo electrónico puede suscribirse aquí

Zenit.org, 2004. Todos los derechos reservados. Para conocer las condiciones de uso, puede visitar el sitio zenit o con-tactar a infospanish@zenit.org


 

 
Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre

 Email (no será publicado)

 País

Comentario



Escriba las letras como aparecen



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.
     Herramientas del Artículo:
Arriba
.
Ver más artículos del tema
.
Preguntas o comentarios
.
¿En donde estoy?
.
Hacer un donativo
Envíalo a un amigo
.
Formato para imprimir
.
Descargar en PDF
.
Descargarlo a tu Palm
.
  Suscripción canal RSS

Todos los servicios de Catholic.net son gratuitos. Sólo nos mantenemos gracias a los donativos que, voluntariamente, nos hacen algunos de nuestros visitantes. Necesitamos de tu ayuda para continuar anunciando el mensaje de Cristo a través de la Red. Ayúdanos, Dios te lo recompensará.
DA CLICK AQUÍ PARA DONAR

Inicio | Secciones | Comunidades | Servicios | Consultorios | Alianzas | Foros | Contacto
Servicios por email Servicios por email
Foros Foro para Abogados y legisladores católicos
Mapas Mapa de Abogados católicos
Opiniones ¿Qué opinas de Catholic.net?
Comentarios Comentarios al editor de esta sección
Biblioteca Documentos de apoyo de Abogados católicos
Preguntas frecuentes Preguntas Frecuentes
Chat Chat
Donativos Hacer un donativo
• Asociaciones de Abogados Catolicos
• Temas selectos del Catecismo de la Iglesia
• Acerca del Derecho
• Bioderecho
• Actualidad
• Magisterio de la Iglesia y los Juristas
• Papa Francisco
• Voz de los obispos
• Academia Pontificia para la vida
• La Palabra de Benedicto XVI
• Encíclicas Sociales
• Iglesia-Estado
• Doctrina de la Iglesia
• Declaraciones
• Cartas Apostólicas y Doctrina Social
• Santa Sede
• Documentos Ecclesiales
• Catecismo de la Iglesia Católica
• Código de Derecho Canónico
• Consejo Pontificio de Justicia y Paz
• Noticias y artículos de interés
• El Abogado y la Política
• El Abogado , Matrimonio y Familia
• Derechos Humanos
• Ley y Mandamientos
• Virtudes del Abogado Católico
• Biografias de Juristas Católicos
Lista de correo
Una excelente fuente de información para los juristas que desean saber más sobre la postura de la Iglesia respecto a su profesión, ante temas tan actuales como: aborto, eutanasia, divorcio, justicia social, entre mucho otros.

Suscribir
Cancelar suscripción
Consultores de la comunidad
Consultas acerca de la recta aplicación de las leyes, de acuerdo con los criterios cristianos
Ver todos los consultores
Apoyan a la comunidad
• E-cristians
• Matrimonio Nulo.com
• Colegio de Abogados Católicos de México
• Ius Canonicum, estudiosos del Derecho Canónico
• Corporación de Abogados Católicos

Ver todas las alianzas que apoyan a la comunidad

Eventos de la comunidad
Conferencia "La Sábana Santa"
Conferencia sobre la síndone (La Sábana Santa)
Ver todos los eventos

Encuesta
¿Catholic.net te ayuda de alguna manera a la conversión, es decir, a un cambio de vida fruto de un encuentro con Jesucristo?
Sí me ha ayudado a llegar al arrepentimiento y al sacramento de la confesión
Sobre todo a la conversión del corazón concretado en obras
Me recuerda la reconciliación con Dios y la ruptura con el pecado.
Encuentro motivación y razones para ser fiel a la gracia de Dios
Me ayuda a convertirme constantemente a Jesucristo
Favorece a la comunión íntima de vida con Dios
No, sólo encuentro recursos pastorales y artículos interesantes
No, pues pienso que la conversión no llega a través de un portal.
Otros (escribe a participa@catholic.net)
> Ver resultados
> Ver todas las encuestas
Foro para Abogados y legisladores católicos
¡Participa!
Homenajes  |   Condiciones de uso   |   Donativos   |   Privacidad   |   Transparencia   |   Publicidad   |   Contáctanos   |  RSS
© 2014 Catholic.net Inc.
Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red